X

Gualeguaychú parió otra alianza anti K que amenaza a la unidad del peronismo

Encabezados por Pichetto, legisladores del peronismo federal, el randazzismo y el massismo lanzaron un espacio rumbo a 2019. Afirmación de identidad, rechazo a CFK y la posibilidad de una PASO.
Por 06/04/2018 19:24

GUALEGUAYCHÚ (Enviada) Definir una identidad propia. Marcar distancia absoluta de Cristina Fernández de Kirchner. Encontrar una pata bonaerense. Poner la piedra fundacional de una construcción que se convierta en una alternativa electoral. Con esas premisas en el horizonte, un grupo de diputados y senadores que forma parte del interbloque Argentina Federal, que encabeza Miguel Ángel Pichetto, una delegación del massismo y representantes del randazzismo se reunieron en Gualeguaychú y anunciaron el nacimiento de una fuerza "constructiva y democrática, del centro nacional" que se posicionará como "nueva oposición de cara al 2019".

"No tenemos nada que ver con la ex presidenta y con La Cámpora, quiero decirlo categóricamente porque hace a la cuestión fundacional", definió, contundente, Pichetto ante la consulta de Letra P en la conferencia de prensa posterior al "Encuentro para una mejor Argentina", que culminó con un almuerzo y la confección de un documento constitutivo. Como hace tres años, cuando la Convención de la Unión Cívica Radical decidió, en una madrugada agitada y tras una intensa discusión, el armado de una alianza con el PRO que puso fin al ciclo kirchnerista, bajo una intensa lluvia, Gualeguaychú alumbró este viernes el armado de un espacio peronista que se propone sepultar toda posibilidad de regreso del cristinismo al poder.

 

Pichetto y Graciela Camaño, la embajadora de Sergio Massa. Alianza consumada.

 

Sin presencia de gobernadores, los representantes del peronismo federal, el massismo y el randazzismo anunciaron, además, el comienzo de una construcción parlamentaria colectiva que, si bien por el momento no se traducirá en el armado de un interbloque, buscará generar más coincidencias de las que hubo hasta la actualidad. "Hay votaciones en las que nos encontramos y otras en las que no. Es un camino que vamos a recorrer. Lo importante es que la oposición está dando respuesta al reclamo de unidad que la gente pide", apuntó Graciela Camaño. La presencia de la jefa del bloque del Frente Renovador fue el sello de aprobación del propio Sergio Massa, quien todavía se mantiene al margen de las fotos.

"La oposición va a tener vericuetos, idas y vueltas. Pero vamos a hacer todo para que esta construcción sea importante. Con las limitaciones que planteó Miguel (Pichetto). Como dice (Diego) Bossio, no queremos prontuariados ni procesados. El límite es ese", agregó Camaño, mucho más cómoda en la construcción de una alternativa peronista alejada del kirchnerismo, a diferencia de lo que plantean otros diputados de su bloque, como Felipe Solá, que promueven el armado de un frente electoral con el espacio que encabeza la ex presidenta.

La presencia del massismo, marcada por Camaño y otros diputados del espacio como Marco Lavagna, Daniel Arroyo y Raúl Pérez, sumada a la de los dirigentes que en la última elección acompañaron a Florencio Randazzo, como Florencia Casamiquela, Juan Manuel Abal Medina y Oscar Romero, le aportaron al peronismo federal la "pata bonaerense" que varios dirigentes creen que le faltaba para no mostrar vacío en el distrito electoral más importante del país.  

 

 

Tanto Abal Medina como Arroyo forman parte del grupo de dirigentes que promueven, desde los espacios de Randazzo y Massa, la posibilidad de que el peronismo confluya en 2019 en una gran primaria que incluya a todos los sectores, desde el kirchnerismo hasta el peronismo federal, pasando por el Frente Renovador y el randazzismo. Pero esa posibilidad parece haber quedado descartada en Gualeguaychú, al menos a nivel nacional.

"Acá se sepultó la idea de la unidad", dijo a Letra P uno de los senadores que tomó la palabra durante el encuentro reservado que mantuvieron al mediodía en el tercer piso del hotel Aguay, ubicado en la costanera de la ciudad entrerriana. Públicamente, ni Pichetto quiso ser tan contundente en esa definición. "Esa es otra etapa posterior. Lo que hay que tener es una identidad. Esta es nuestra identidad, tenemos que trabajar sobre eso. No pensar en los otros. El proceso electoral se verá a posteriori", dijo el senador durante la conferencia. La estrategia de cada distrito quedará supeditada a lo que decida cada gobernador. "No nos vamos a meter en eso", afirmó uno de los organizadores.  

 

 

Para los dirigentes que lo acompañaron, la respuesta del presidente del interbloque Argentina Federal obedeció solamente a la necesidad de "salir del paso y no darle el protagonismo a Cristina" pero no refleja la idea del encuentro, en el que prevaleció la idea de la construcción propia, encarnada principalmente por Pichetto, Camaño, el senador Carlos Caserio - que transmitió el apoyo al espacio del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti - y del salteño Rodolfo Urtubey. Para descartar el frente con el kirchnerismo y pensar en la oportunidad de ganarle a Mauricio Macri en 2019, el peronismo federal hace la misma cuenta que los K: el Presidente no llegaría a un 45% ni sacaría 10 puntos de ventaja para ganar en primera vuelta, y en un eventual ballotage los votos peronistas se unirán detrás de quien pueda vencerlo.

El encuentro comenzó a las 10, con una visita de los legisladores a la planta industrial de la empresa Baggio y una reunión con autoridades de la Corporación del Desarrollo Gualeguaychú. Luego llegó el tiempo del almuerzo y los discursos en el salón del hotel. El encargado de abrir la reunión fue el anfitrión, el senador entrerriano Pedro Guastavino.

 

Pichetto, el jefe de los diputados de Argentina Federal, Pablo Kosiner, y Camaño.

Más tarde se pronunciaron Urtubey, Pichetto y el presidente del interbloque Argentina Federal en Diputados, el salteño Pablo Kosiner. Estaba hablando Camaño cuando llamó desde Misiones el gobernador Gustavo Bordet, quien dio su apoyo a la conformación del nuevo espacio. Los dirigentes lo escucharon por el altavoz del teléfono, mientras aprovechaban para degustar una picada, sandwiches y empanadas. Según relató uno de los presentes, Bordet también transmitió el aliento de otros gobernadores. El entrerriano viajó a Misiones el jueves, donde se reunió con los gobernadores Hugo Passalacqua (Misiones), Gustavo Valdés (Corrientes), Domingo Peppo (Chaco), Gildo Insfrán (Formosa) y con el presidente Macri.

El panorama económico estuvo a cargo de Lavagna, Bossio y del ex ministro de Economía de Néstor Kirchner Miguel Peirano. Convocado por Pichetto para dar su mirada sobre temas internacionales, otro ex histórico colaborador de Kirchner que se sumó al encuentro fue Rafael Follonier, armador de Unasur. El cierre estuvo a cargo del cordobés Caserio y, en ausencia de Guastavino, que para ese momento estaba preparando el encuentro con la prensa, la lectura del documento final quedó en manos de Urtubey.

 

 

"Los que pensaron que se iban a encontrar con un acto en un gimnasio se equivocaron. Esto es un debate de ideas", aclaró Pichetto, en una obvia alusión a los actos kirchneristas, que hacen alarde de la masividad. El senador dejó claro su sello personal en el documento final, con varias de las frases que se destacaron en sus declaraciones públicas de los últimos dos años y que marcan tres ejes claros: un peronismo "de centro" o clásico en lo político, un "capitalismo moderno" en lo económico, que asegure el crecimiento con equidad regional y social, y la garantía de gobernabilidad en el plano institucional.  Sin que haya sido enfatizada como tal durante la conferencia, la diferenciación de Cambiemos se centró en las críticas que se hicieron durante el encuentro y en el texto al programa económico -fundamentalmente en la situación de la industria, las pymes y las economías regionales - y la mirada social.

 

 

Del encuentro participaron los senadores Miguel Pichetto, Pedro Guastavino, Carlos Caserio, Rodolfo Urtubey, Alfredo Luenzo, Guillermo Snopek, Sigrid Kunath, Carlos Espínola, Beatriz Mirkin, Julio Catalán Magni y José Ojeda, los diputados Pablo Kosiner, Diego Bossio, Marco Lavagna, Graciela Camaño, Juan José Bahillo, Mayda Cresto, Juan Mosqueda, José Ignacio de Mendiguren, Daniel Arroyo, Raúl Pérez, Alejandro Grandinetti, Martín Llaryora, el ex senador Juan Manuel Abal Medina, el ex diputado Oscar Romero y Florencia Casamiquela, entre otros.