OPERACIÓN 2019

Los K y Moyano coparon el acto de San Luis y ahuyentaron a los moderados

Alberto Rodríguez Saá fue anfitrión del mitín en el que finalmente el kirchnerismo fue protagonista. A último momento se bajaron massistas y randazzistas. Presencias incómodas.

Una abrumadora mayoría de dirigencia kirchnerista, Hugo Moyano, el presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, y el anfitrión, Alberto Rodríguez Saá, encabezaron este viernes el Encuentro Nacional de la Militancia que se celebró en La Pedrera, San Luis, y finalmente no contó con la presencia de referentes del massismo y el randazzismo, que prefirieron evitar la foto en lo que calificaron como “un acto K”.

 

“Hay 2019” fue la consigna con la que Rodríguez Saá convocó a dirigentes del peronismo en lo que intentó ser una suerte de edición superadora del encuentro que organizaron en febrero, en la Universidad Metropolitana (UMET), referentes del randazzismo, el kirchnerismo y el massismo y tuvo al gobernador puntano como invitado.

 

Pero, aunque el objetivo era mostrar amplitud, la concurrencia quedó limitada a los representantes del kirchnerismo, que ya demostraron interés en trabajar por la unidad para las próximas presidenciales. Según pudo saber Letra P, fueron el formato del acto y la presencia de algunos dirigentes lo que ahuyentó a los referentes de otros sectores, que en un principio habían manifestado su voluntad de participar.

 

Aun así, el complejo La Pedrera, ubicado en Villa Mercedes, a unos 90 kilómetros de la capital provincial, estuvo colmado. A la mañana comenzaron a llegar micros, combis y autos desde distintos puntos del país con militantes y dirigentes que, al ingresar, dejaron un mensaje que fue transmitido por pantallas gigantes.

 

 

Fue el gobernador Rodríguez Saá el encargado de tomar la palabra y dar la bienvenida. “Los convocamos a todos a trabajar juntos para llegar unidos al 2019 y recuperar el Gobierno”, arengó el puntano desde el centro del estadio, para luego cederles el micrófono a los demás dirigentes, como el jefe del bloque del Frente para la Victoria en Diputados, Agustín Rossi; el intendente de Resistencia, Jorge Capitanich; el secretario general de la CTA, Hugo Yasky; el líder de los Camioneros, Hugo Moyano; el presidente del PJ, José Luis Gioja, y la diputada Cristina Álvarez Rodríguez, entre otros.

 

 

 

Moyano recibió la ovación del estadio y escuchó el clásico cantito que reza por la “unidad de los trabajadores”, Capitanich pidió “no excluir a nadie”, Rossi reivindicó a Juan Domingo Perón y a Evita y a Néstor Kirchner y cerró con una defensa cerrada de CFK. “Acá estamos los que nos enorgullecemos de tener una compañera como Cristina Fernández de Kirchner, que ha sido atacada y vilipendiada por esta derecha”, dijo tras volver a convocar a la unidad para vencer a Mauricio Macri. El llamado “hit del verano” dedicado al Presidente también sonó en La Pedrera.

 

 

 

En primera fila aplaudieron diputados del Frente para la Victoria como Guillermo Carmona, Daniel Filmus, Sergio Leavy, Daniela Castro y Vanesa Siley, las senadoras Anabel Fernández Sagasti y María Inés Pilatti Vergara, el ex canciller Jorge Taiana, las ex diputadas nacionales Diana Conti y Teresa García, el ex ministro y legislador porteño Carlos Tomada, el ex titular de la AFSCA Martín Sabbatella, el histórico Lorenzo Pepe, el ex gobernador entrerriano Sergio Urribarri, el ex presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez, el ex vicepresidente Amado Boudou y los diputados camporistas Andrés “Cuervo” Larroque y Axel Kicillof.

 

 

 

Los intendentes también mandaron una delegación. El presidente del PJ bonaerense e intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, viajó junto a sus pares Fernando Gray (Esteban Echeverría), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Ariel Sujarchuk (Escobar), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Mario Secco (Ensenada). Fueron los alcaldes quienes, apenas pisaron San Luis, entendieron que el evento tendría mucho de kirchnerismo y poco de otros espacios.

 

“Veo que es un acto de un espacio del peronismo que expresa su voluntad de unirse a otros espacios. Eso está bien, pero no es un acto de unidad del peronismo”, le dijo a Letra P el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, uno de los organizadores del encuentro de la UMET junto a los kirchneristas Rossi y Filmus, el dirigente del Movimiento Evita Fernando “Chino” Navarro, los diputados del Frente Renovador Daniel Arroyo y Felipe Solá y el secretario general del gremio de los encargados de edificios, Víctor Santa María.

 

Salvo Filmus y Rossi, ninguno de los otros dirigentes estuvo en San Luis. El martes, cuando ya estaba claro que la organización del acto de San Luis había quedado, en parte, en manos del ex vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto, uno de los organizadores del acto de la UMET ya anunciaba el faltazo. “Es demasiado”, dijo ante Letra P, al tiempo que recordaba cómo había sido organizado el encuentro de febrero: un participante de cada espacio en cada panel de debate, todo de manera absolutamente equitativa.

 

 

 

El riesgo de que el kirchnerismo se quedara con el protagonismo le había sido advertido a Rodríguez Saá durante una cena que mantuvieron los siete dirigentes y el gobernador hace dos semanas en Buenos Aires. El puntano había manifestado su intención de armar un encuentro en San Luis tras participar de la reunión en la UMET. En un primer momento, obtuvo el visto bueno de todos los comensales, pero el entusiasmo se fue diluyendo a medida que vieron cómo avanzaba la organización.

 

 

 

Según evaluaron dirigentes del massismo, el randazzismo y algunos sindicalistas que se bajaron a último momento, como Ricardo Pignanelli (Smata), el formato “aluvional”, que implicaba que cualquier dirigente podía anotarse para hablar en el evento sin tener en cuenta el equilibrio de fuerzas conspiraba contra la idea de pluralidad en la unidad. La confirmación de la asistencia de dirigentes como Boudou y el ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández tampoco ayudó.

 

 

 

Los gobernadores, a excepción de Rodríguez Saá, tampoco formaron parte del encuentro, pese a que muchos mantuvieron, por lo bajo, contacto con los organizadores y algunos concurrentes. “Todavía no es tiempo de que aparezcan los gobernadores, no tienen margen frente al apriete del Gobierno. Es lógico”, se sinceró ante Letra P uno de los dirigentes que tomó la palabra en San Luis. El formoseño Gildo Insfrán fue el único que mandó un emisario a La Pedrera: fue el diputado nacional Luis Basterra, quien transmitió un mensaje de aliento del gobernador antes de que comenzara el evento. El senador Adolfo Rodríguez Saá se había desmarcado de su hermano a comienzos de la semana. "El Partido Justicialista quiere informar que no somos organizadores, no somos anfitriones, no hemos sido invitados, no participamos de ninguna manera”, había aclarado.

 

 

 

Aun así, el entusiasmo del acto alentó a los concurrentes, que aseguraron que no hay que mirar tanto la lista de asistentes, sino tomar este encuentro como “uno de muchos” que habrá en el año, con la participación de distintos sectores.

 

El evento continuará el sábado, con el trabajo en ejes temáticos en comisiones y un acto de cierre que incluirá la lectura de un documento. En tanto, los encuentros del peronismo, con la unidad como objetivo, seguirán. El domingo 18 habrá una reunión de "Agrupaciones del Campo Nacional y Popular" en la UMET de la que participarán Rossi y Santa María, mientras que la semana próxima el jefe del bloque del Frente para la Victoria en Diputados invitará a la dirigencia a Rosario, con motivo de la visita del ex presidente de Ecuador Rafael Correa.

 

Andrés Larroque en San Vicente (X)
Roberto Feletti

También te puede interesar