25|7|2022

Cayó Díaz Gilligan

19 de febrero de 2018

19 de febrero de 2018

El subsecretario general de la Presidencia dejó su cargo tras el escándalo por la cuenta off shore no declarada en Andorra, donde escondía 1,2 millones de dólares.

El subsecretario General de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, dejó su cargo esta tarde debido al escándalo que se desató al comprobarse que es titular de una cuenta off shore en Andorra. Por la mañana, como informó en exclusiva Letra P, el presidente Mauricio Macri le rechazó la renuncia y decidió sostenerlo, como hizo con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Horas más tarde, con el tema propagado en los medios de comunicación, la dimisión no pudo esperar y el funcionario confirmó su salida.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Díaz Gilligan ocultó la participación en una sociedad offshore que tenía 1,2 millón de dólares en una entidad financiera de ese país mientras era un paraíso fiscal –según denunció el diario español El País-. A pesar de la denuncia y el escándalo mediático, Macri decidió mantenerlo en su puesto hasta tanto se resuelva su situación mediante una investigación de la Oficina Anticorrupción (OA), a cargo de la macrista Laura Alonso.

 

 

La actitud del mandatario tiene un antecedente cercano que revela la decisión de Macri de no soltar bajo presión el lastre de funcionarios complicados incluso por asuntos éticos. Según revelaron las fuentes consultadas, el ministro de Trabajo también había presentado la renuncia cuando se supo que tenía una empleada en negro y le había pagado parte de su salario con un contrato en la intervención del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU). Y había recibido la misma respuesta del jefe de Estado: la negativa a aceptar su dimisión.

 

Según publicó el diario español, el número dos de Fernando de Andreis habría ocultado esa suma en Andorra, un país de menos de 80.000 habitantes, emplazado entre España y Francia, donde hasta el año pasado regía el secreto bancario. Díaz Gilligan figuró hasta noviembre de 2014 como director de la firma Line Action, dedicada a la compra y venta de jugadores, radicada en Inglaterra pero perteneciente en un 100 por ciento a una empresa panameña denominada Nashville North Inc.

 

 

 

Según la investigación del diario español, el funcionario de Cambiemos abrió la cuenta en 2012, cuando ya era asesor en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con Macri como jefe de Gobierno. La firma mantuvo actividad hasta 2014, cuando el actual subsecretario general de Presidencia había alcanzado el cargo de director general de Promoción Turística.

 

La filtración de la cuenta offshore generó un revuelo político y mediático justo cuando el Presidente y su gabinete se encontraban en el retiro espiritual de Chapadmalal, incomunicados y envueltos en discusiones de gestión. Además, el hecho generó tensiones hacia dentro de la alianza Cambiemos: el jefe del interbloque oficialista en Diputados, Mario Raúl Negri, y la diputada Paula Oliveto pidieron el paso al costado del funcionario y que rinda cuentas ante la Justicia, respectivamente.

 

Apenas revelado el escándalo, Díaz Gilligan se defendió y subrayó que no había “fondos públicos” involucrados. “Más allá de que a veces se busca confundir y que parezca todo lo mismo, no hay fondos involucrados. La gente entiende la diferencia”, explicó el funcionario durante una entrevista concedida al diario La Nación.