X
En el Gobierno dicen que están dispuestos a debatir el texto en Diputados, pero cuando Lilita lo presente. La espina por las advertencias que hizo a los policías federales sobre su desprotección.
Por 06/12/2018 18:55

La Casa Rosada está dispuesta a debatir en el Congreso el reglamento para el uso de armas de fuego que firmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y que fue duramente criticado por la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. La primera señal de acercamiento fue lanzada por la diputada en la noche del miércoles, mediante una carta pública, pero en el Gobierno admitieron que aguardan que la socia menor de Cambiemos presente un proyecto.

"Al menos dejó de acusarnos de fascistas”, contestó a Letra P un funcionario de la Casa Rosada para insistir que “el reglamento rige así como está, y será aplicado así como está”. Según las fuentes consultadas, la salida legislativa, de existir, recién se concretaría el año que viene porque las sesiones extraordinarias ya están por concluir. Para entonces, el Ejecutivo haría valer sus argumentos contra la posición de Carrió, que fue explicitada en su última carta. 

 

 

En la Coalición Cívica reconocen que la carta que firmó Carrió abrió otro compás a la pelea con el Gobierno. “Por ahora solo está la idea de que se resuelva por la vía legislativa, por ahora falta resolver cómo será la redacción del proyecto y después veremos los tiempos”, dijo a Letra P un colaborador de la diputada chaqueña para abordar el nuevo interrogante que gira en torno a la pelea que mantiene con Bullrich. El período de sesiones extraordinarias del Congreso se encamina a su final y en la Cámara baja, donde Carrió tiene su banca, el oficialismo se “está preparando para bajar la persiana hasta marzo”, en línea con el planteo presidencial de “cerrar el Poder Legislativo hasta el arranque del año que viene, y si es posible todo el año”, bromeó una fuente de Cambiemos.

 

 

Lilita tiene la certeza del aprovechamiento electoral que hará Bullrich del reglamento, pero tampoco entierra la ilusión de “salir por arriba del laberinto”. La única posibilidad de hacerlo sería que el Ejecutivo convoque a nuevas sesiones extraordinarias para tratar el tema antes de fin de año, algo que no registra antecedentes.

El escepticismo de los lilitos sobre una salída rápida a la crisis interna con el PRO implica el reconocimiento tácito de la Coalición Cívica sobre las limitaciones de la ofensiva que lanzó Carrió, porque el reglamento de la polémica ya rige, está en funcionamiento y sería aplicado durante todo el verano hasta que el Congreso reanude sus sesiones el año próximo.

 

Carrió y Macri reunidos en Olivos hace dos meses. Desde entonces casi no se hablan.

 

Ante la ausencia de diálogo entre Macri y Carrió, la negociación quedaría en manos del Legislativo, que está por entrar en el sopor del verano. De hecho, apenas se multiplicó el impacto de las críticas de Carrió, Bullrich retomó su raid por los medios, insistió en que el reglamento tiene el apoyo del Presidente y que está dispuesta a debatir el tema en el Congreso. 

“No es el momento para andar sondeando a los demás bloques a ver si tenemos los votos, cuando ha sido la propia Lilita la que ha tensado la negociación con otros proyectos que el Presidente quería resueltos en las extraordinarias de diciembre”, remató un escudero que va y viene entre el Congreso y el Patio de las Palmeras.

 

 

Aún así, la fuente insiste en hacer “un balance positivo” sobre las sesiones extraordinarias, aunque el proyecto para penalizar barras bravas sufrió cambios clave y la iniciativa sobre el financiamiento de partidos políticos quedó para el año que viene, especialmente por la negativa de Carrió y de la UCR.

 

 

Detrás de la actitud distante y autosuficiente que buscan comunicar en Balcarce 50 sobre Carrió, hay un espina clavada que todavía no fue digerida. Late en la segunda parte de la carta que Carrió publicó en su perfil de Facebook este miércoles por la noche, donde le advierte a los efectivos de las policías y fuerzas de seguridad federales que están legalmente desprotegidos por una “resolución ministerial” y que pueden ser afectados por los mismos riesgos que sus superiores argumentaban hasta la semana pasada, antes de la publicación del nuevo reglamento que firmó Bullrich.

La furia de Carrió contra el reglamento de Bullrich se diluye en el Congreso

En el Gobierno dicen que están dispuestos a debatir el texto en Diputados, pero cuando Lilita lo presente. La espina por las advertencias que hizo a los policías federales sobre su desprotección.

La Casa Rosada está dispuesta a debatir en el Congreso el reglamento para el uso de armas de fuego que firmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y que fue duramente criticado por la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. La primera señal de acercamiento fue lanzada por la diputada en la noche del miércoles, mediante una carta pública, pero en el Gobierno admitieron que aguardan que la socia menor de Cambiemos presente un proyecto.

"Al menos dejó de acusarnos de fascistas”, contestó a Letra P un funcionario de la Casa Rosada para insistir que “el reglamento rige así como está, y será aplicado así como está”. Según las fuentes consultadas, la salida legislativa, de existir, recién se concretaría el año que viene porque las sesiones extraordinarias ya están por concluir. Para entonces, el Ejecutivo haría valer sus argumentos contra la posición de Carrió, que fue explicitada en su última carta. 

 

 

En la Coalición Cívica reconocen que la carta que firmó Carrió abrió otro compás a la pelea con el Gobierno. “Por ahora solo está la idea de que se resuelva por la vía legislativa, por ahora falta resolver cómo será la redacción del proyecto y después veremos los tiempos”, dijo a Letra P un colaborador de la diputada chaqueña para abordar el nuevo interrogante que gira en torno a la pelea que mantiene con Bullrich. El período de sesiones extraordinarias del Congreso se encamina a su final y en la Cámara baja, donde Carrió tiene su banca, el oficialismo se “está preparando para bajar la persiana hasta marzo”, en línea con el planteo presidencial de “cerrar el Poder Legislativo hasta el arranque del año que viene, y si es posible todo el año”, bromeó una fuente de Cambiemos.

 

 

Lilita tiene la certeza del aprovechamiento electoral que hará Bullrich del reglamento, pero tampoco entierra la ilusión de “salir por arriba del laberinto”. La única posibilidad de hacerlo sería que el Ejecutivo convoque a nuevas sesiones extraordinarias para tratar el tema antes de fin de año, algo que no registra antecedentes.

El escepticismo de los lilitos sobre una salída rápida a la crisis interna con el PRO implica el reconocimiento tácito de la Coalición Cívica sobre las limitaciones de la ofensiva que lanzó Carrió, porque el reglamento de la polémica ya rige, está en funcionamiento y sería aplicado durante todo el verano hasta que el Congreso reanude sus sesiones el año próximo.

 

Carrió y Macri reunidos en Olivos hace dos meses. Desde entonces casi no se hablan.

 

Ante la ausencia de diálogo entre Macri y Carrió, la negociación quedaría en manos del Legislativo, que está por entrar en el sopor del verano. De hecho, apenas se multiplicó el impacto de las críticas de Carrió, Bullrich retomó su raid por los medios, insistió en que el reglamento tiene el apoyo del Presidente y que está dispuesta a debatir el tema en el Congreso. 

“No es el momento para andar sondeando a los demás bloques a ver si tenemos los votos, cuando ha sido la propia Lilita la que ha tensado la negociación con otros proyectos que el Presidente quería resueltos en las extraordinarias de diciembre”, remató un escudero que va y viene entre el Congreso y el Patio de las Palmeras.

 

 

Aún así, la fuente insiste en hacer “un balance positivo” sobre las sesiones extraordinarias, aunque el proyecto para penalizar barras bravas sufrió cambios clave y la iniciativa sobre el financiamiento de partidos políticos quedó para el año que viene, especialmente por la negativa de Carrió y de la UCR.

 

 

Detrás de la actitud distante y autosuficiente que buscan comunicar en Balcarce 50 sobre Carrió, hay un espina clavada que todavía no fue digerida. Late en la segunda parte de la carta que Carrió publicó en su perfil de Facebook este miércoles por la noche, donde le advierte a los efectivos de las policías y fuerzas de seguridad federales que están legalmente desprotegidos por una “resolución ministerial” y que pueden ser afectados por los mismos riesgos que sus superiores argumentaban hasta la semana pasada, antes de la publicación del nuevo reglamento que firmó Bullrich.