X
En un contexto de inflación creciente, las empresas de luz, agua y gas hicieron dos ajustes en lo que va del año, mientras que los pasajes de colectivos y trenes se incrementaron en seis ocasiones.
Redacción 31/10/2018 9:36

A lo largo de este año, las tarifas de la energía eléctrica, el gas y el agua han experimentado fuertes subas porcentuales y, cada vez más, los trabajadores destinan gran parte de sus salarios para pagar los servicios. Sin embargo, el rubro que más se encareció fue el transporte público, que acumula hasta un 175% de aumento en lo que va de 2018. 

De hecho, los boletos de colectivos y trenes subieron seis veces en lo que va de 2018. En enero, el viaje mínimo de colectivos valía $6 y ahora cuesta $13 luego de la suba escalonada que aplicó el Ministerio de Transporte en agosto pasado. Es decir, se encareció un 117%. 

 

En la línea San Martín, Sarmiento y Mitre, el pasaje pasó de $4 en enero a $8,75 en la actualidad acumulando un incremento 118,7%.

En tanto, el ticket del Belgrano Sur, Roca y Urquiza subió desde enero de $2 a $5,50 en octubre con un alza acumulada del 175%.

En la línea Belgrano Norte, el pasaje se encareció un 135% en diez meses. Pasó de $2 en enero a $4,75 desde el 15 de octubre.

En resumen, el incremento acumulado desde enero pasado hasta ahora fue de un 117% en el caso de los colectivos, mientras que viajar en tren aumentó entre 118% y 175%, según la línea.

 

El subte lo utilizan diariamente 1,3 millones de personas y el pasaje cuesta desde agosto pasado $12,50 hasta 20 viajes (hay una reducción en la tarifa si se utiliza el servicio más de esos días), mientras que el Premetro sale $4. En lo que va del año subió una sola vez, en agosto, un 67%.

Sin embargo, la empresa Subterráneos de Buenos Aires S.E. (Sbase), propuso subir $1 por mes el precio de los viajes a partir de noviembre, hasta llegar a los $16,50 en febrero.

Desde Gobierno sostienen que los aumentos se deben a la suba de costos que implica el servicio de transporte, como el incremento salarial de los choferes y el valor del combustible, entre otras variables.

 

 

En el caso del gas, el Gobierno aplicó dos aumentos en 2018: en abril las boletas comenzaron a llegar con un incremento promedio del 32%, mientras que en octubre se concretó un nuevo incremento del 35%. De esta manera, el acumulado ascendió a un 67% promedio en el área metropolitana.

Las facturas de gas están compuestas por tres eslabones: producción, distribución y transporte de gas. En promedio, el 50% del peso de la factura es el valor del gas. Casi un 15% es distribución, un 10% es transporte y lo que queda son impuestos (un 21% por IVA y el resto por Ingresos Brutos y otros tributos provinciales o municipales).

Según el Gobierno, el incremento de gas que se aplicó en octubre fue el último de este año ya que no habrá subas de este servicio hasta abril de 2019.

El Ministerio de Energía (ahora devenido en secretaría) también autorizó dos aumentos en las boletas de la luz. En febrero, Juan José Aranguren anunció un alza del 24% y luego su sucesor Javier Iguacel informó un nuevo incremento del 24,4% promedio en octubre.

De esta manera, el acumulado alcanzó el 48,4% en promedio para usuarios sin tarifa social de Capital Federal y Gran Buenos Aires.

 

 

Por su parte, la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) aplicó en mayo una suba del 26% para todos sus usuarios de la Ciudad de Buenos Aires y los partidos del Gran Buenos Aires.

La semana pasada, el gobierno oficializó la convocatoria a una audiencia pública para discutir un nuevo ajuste en el servicio de agua potable y de desagüe cloacal. Será el 15 de noviembre.

Según un estudio del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), los argentinos destinan el 25% de un salario mínimo para afrontar los gastos de luz, gas y agua.