X

Adelante, radicales: Cornejo blanqueó el plan para de competir con el PRO en las PASO

La UCR teme, en privado, que Macri la deje más afuera de lo que está. El mendocino, muy duro en el plenario pero cuidadoso en su discurso público. Críticas para Stanley y Frigerio. Señales para Lilita
Por 19/10/2018 20:35

La UCR desempolvará las PASO como una forma de dirimir internas de Cambiemos en distintas provincias del país. Tal como anticipó Letra P, los socios radicales del oficialismo resolvieron poner en marcha ese mecanismo dentro de la alianza como una de las primeras definiciones oficiales del partido centenario en vísperas del año electoral que se avecina, donde el presidente Mauricio Macri ya confirmó que buscará su reelección.

El encargado de blanquear la resolución inicial del debate interno del partido que tuvo lugar este viernes en un hotel porteño (que duró seis horas) fue el gobernador mendocino y titular del Comité Nacional, Alfredo Cornejo. “Hemos ratificado nuestra pertenencia a Cambiemos, entendemos que no hace falta esa ratificación, pero, para que no queden dudas, la reafirmamos”, aclaró el jefe radical, luego de confirmar el apoyo orgánico a la sanción del proyecto de Presupuesto 2019 y la aprobación, por unanimidad, de un documento con tenues autocríticas, acompañadas por el pedido de "abandonar la agenda del ajuste" y pasar "al desarrollo con inclusión".

 

 

INTIMIDADES NO DICHAS. Los mensajes públicos de Cornejo no reflejaron la profundidad de las críticas que retumbaron dentro del plenario. Uno de los asistentes al encuentro cerrado le atribuyó al mandatario mendocino una frase que no desmintió ninguno de los presentes consultados por Letra P. “Macri desprecia la política y también al radicalismo; por eso, tenemos que hacer un esfuerzo para curarlo de esa enfermedad”, le escucharon decir al cacique boiniblanco, en una especie de sinceramiento interno de su pensamiento personal como cuadro de la UCR. Las palabras del gobernador, oriundo del interior mendocino, reflejan el clima de fatalidad que viven algunos miembros de la conducción. Están seguros de que el líder del PRO se prepara para relegarlos del armado de listas para el año próximo, con una arquitectura de poder similar a la que utilizó para dejarlos virtualmente afuera del esquema de decisiones del Gobierno, pero como aliados parlamentarios.

Para conjurar esa posibilidad, la UCR puso en marcha, en boca de Cornejo, un plan para preservarse de esa hipótesis de fricciones con el PRO, mediante la utilización de internas provinciales, pero sin descartar la carta de jugar una fórmula presidencial.

 

 

EL PLAN PASO, A PASO. “No tenemos una decisión tomada”, arrancó Cornejo para postergar una definición sobre una primaria presidencial en Cambiemos, pero enunció la ofensiva “paso a paso” que pondrán a prueba, desde abajo hacia arriba.

“Hoy queremos concentrarnos en la agenda de los argentinos, que no es electoral, pero no descartamos que vamos a evaluar esa oportunidad”, cintureó, aunque también jugó su punto de vista. “En mi opinión particular, que es la opinión del conjunto, en el marco de Cambiemos y habida cuenta de que habrá un cronograma electoral de provincias que van a adelantar sus procesos electorales, creemos que donde el radicalismo tenga una figura con mejor performance electoral, consideramos que el PRO debe respetar a esos dirigentes y que sean los candidatos de Cambiemos”, detalló.

 

 

“En los lugares donde la marca Cambiemos tiene importancia, pero que los dirigentes no tengan peso específico propio, lo vamos a definir de común acuerdo. Y si no hay acuerdo, entonces en los lugares donde haya ley de interna abierta, se resolverá a través de PASO y, si no, mediante algún mecanismo”, completó.

Esa gradualismo para las internas tiene una razón que el jujeño Gerardo Morales se encargó de explicar dentro del plenario, aunque sólo aportó silencio y un susurro a la oreja de su colega durante la conferencia de cierre. “Tenemos candidatos competitivos en al menos diez provincias y eso tiene que ser valorado por el PRO”, dijo, en referencia al interés de la UCR por mantenerse en las gobernaciones de las provincias que ya controla, como Mendoza, Jujuy y Corrientes (que no tendrá elecciones el año que viene), y lanzar candidatos a mandatarios provinciales en Santa Cruz, Catamarca, Córdoba, Santa Fe, Chubut, La Rioja y Tucumán.

 

 

DARDOS PARA STANLEY Y FRIGERIO. En materia de gestión del Ejecutivo, Cornejo disparó dos críticas de peso. Una fue destinada a la cartera de Interior, Obras Públicas y Vivienda, que conduce Rogelio Frigerio, sobre la necesidad de mantener “una política específica de vivienda social, al margen del FONAVI y del presupuesto para generar crédito privado. Porque es imprescindible mantener líneas de financiamiento a la vivienda social. No la tienen que abandonar ni el estado nacional ni las provincias”, sentenció. 

 

 

El otro punto que pasó inadvertido en medio de su frondosidad discursiva fue la crítica a la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, por la relación con los movimientos sociales, que también fueron duramente estigmatizados. “También hemos hablado de críticas sobre cómo se ha movido el Gobierno sobre el financiamiento de movimientos sociales que han servido para financiar una actividad de protestas”, disparó. Para Cornejo, los cortes suceden “en gran medida concentrados en la Ciudad, por movimientos financiados por el propio gobierno cuando no tienen representatividad social, que se financian para ser opositores al Gobierno”, insistió. “Creemos que hay que terminar con ese tipo de financiamiento: el subsidio social tiene que ir a las personas y no a los movimientos sociales; hay que proteger a la gente por vía directa y no de intermediarios. Es una crítica que ya hemos hecho en privado”, completó. Y vaticinó que "en 2019 vamos a estar mucho más exigentes".

 

 

TELÉFONO PARA LILITA. El orador principal del cierre fue consultado por las críticas de la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, contra Macri y el ministro de Justicia, Germán Garavano, que había planteado sus dudas sobre el desafuero de la ex presidenta Cristina Fernandez de Kirchner.  El miembro del gabinete encargado de la relación con el Poder Judicial tiene un pedido de juicio político presentado en el Congreso por la socia menor de Cambiemos. Cornejo no habló del pedido de destitución, pero reivindicó las detenciones de funcionarios de la gestión anterior y dijo que CFK "puede estar presa, con Garavano o sin Garavano de ministro, y es el gobierno de Cambiemos el que generó esas condiciones. Por lo tanto, es un activo de Cambiemos y no tiene que ser desdibujado por unas declaraciones interpretadas fuera de contexto". También opinó que "Carrió es un activo de Cambiemos; valoramos mucho su presencia, pero creemos que en la polémica con Garavano, si una presidenta robó, tiene que estar presa".

Aunque no dijeron una palabra en el cierre del plenario, Cornejo estuvo flanqueado por Morales, su par de Corrientes, Gustavo Valdés; el titular del bloque de diputados radicales y del Interbloque de Cambiemos, Mario Negri; el jefe de las bancadas de la alianza en la Cámara alta, Luis Naidenoff, y el presidente de la Convención Nacional partidaria, Jorge Sappia, entre otros.