X
Gioja celebró la multiplicidad de actos y el mensaje de apertura que salió de Tucumán. Elogios a Manzur y festejo por los discursos anti Macri. El partido lanzó una campaña de afiliación masiva.
Por 18/10/2018 20:27

Fue música para sus oídos. Más allá de que se relativizó por lo bajo, el mensaje de unidad que Juan Manzur, Graciela Ocaña y Héctor Daer emitieron desde el escenario en el acto por el Día de la Lealtad en Tucumán fue recibido como una buena noticia por la dirigencia peronista más cercana a Cristina Fernández de Kirchner, que prefirió destacar la capacidad de movilización partidaria y la apertura discursiva antes en detrimento de la dispersión que mostró el 17 de Octubre.

“¡Qué lindo que ayer haya habido muchos actos! En todos los actos de festejó la lealtad y se habló de la unidad. ¡Tenemos que levantar esa bandera!”, celebró el presidente del PJ, José Luis Gioja, en el acto de lanzamiento de la campaña de afiliación masiva al partido en todo el país, que se realizó este jueves en la sede de la calle Matheu, con la presencia del presidente del PJ Bonaerense, Gustavo Menéndez; el intendente de Malvinas Argentinas; Leonardo Nardini, y la diputada Cristina Álvarez Rodríguez, entre otros dirigentes, y cientos de representantes de la Juventud Peronista (JP).

Abajo del escenario ubicado en el auditorio Juan Carlos “Checo” Mazzón, Gioja insistió ante Letra P en la “buena noticia” que significaron los actos por el 17 de Octubre, más allá de la dispersión. “Lo más importante de todo fue el mensaje de unidad que dieron todos. Más allá de que después alguno por lo bajo haya dicho otra cosa”, dijo el sanjuanino, que este viernes estará en San Juan en el lanzamiento de Unidad Ciudadana en esa provincia. Para Gioja, los actos no fueron divisorios, sino “complementarios”.

 

 

Los discursos por el Día de la Lealtad fueron tema de conversación de los dirigentes en la sede partidaria. “Qué bien estuvo Manzur, muy bueno lo que dijo”, destacó Menéndez ante Álvarez Rodríguez, Nardini y Gioja, que coincidieron. En Tucumán, el gobernador fue el más enfático en el pedido de apertura a la dirigencia. “Les pido a todos los compañeros sin excepción: el peronismo en 2019 debe y tiene que ir unido”, interpeló Manzur, que antes había interrogado: “¿Qué carajo nos pasa a los peronistas que no nos podemos sentar a una mesa y ponernos de acuerdo?”.

“¿Cuál es el límite? ¿Los compañeros que estuvieron en Tucumán? No, lejos de eso. El único límite es el macrismo y el modelo económico neoliberal que está haciendo mierda a nuestro pueblo”, coincidió después Nardini ante el auditorio. Pero no solo el pedido de unidad entusiasmó al peronismo más kirchnerista. “Fueron discursos muy críticos del Gobierno. Fue todo contra ellos”, apuntó ante Letra P otro de los dirigentes que pasó por la sede Matheu.

“El Gobierno dice que este es un sello de goma. Yo creo que los actos de Merlo, Tucumán, Corrientes y Córdoba son la foto que el Gobierno no quiere ver, porque muestran que estamos empezando a juntarnos”, destacó Menéndez. “¿Cuántos actos hubo el año pasado? Fueron todas cosas sueltas, locales. Lo que pasó este año fue muy bueno”, apuntó Nardini.  

 

 

Si el mensaje de unidad fue una consigna vacía y, por lo bajo, los dirigentes que estuvieron en Tucumán volvieron a excluir del armado peronista a Cristina Fernández de Kirchner, no fue tema de preocupación. “Todos vimos el saludo de Massa con (Daniel) Scioli. Después de eso, se puede dar cualquier cosa”, se esperanzó un dirigente.

“Todos vimos el saludo de Massa con Scioli. Después de eso, se puede dar cualquier cosa”, se esperanzó un dirigente.

En el peronismo que respalda la conducción de Gioja creen que la unidad en 2019 puede no llegar a ser completa, pero aspiran a que, al menos, contenga a un 80 por ciento de la dirigencia. En ese universo contemplan la inclusión en un frente común de algunos gobernadores que no reniegan del kirchnerismo, como Manzur, y también al massismo, al que no ven tan lejos. Afuera, ven a los antikirchneristas más furiosos, como Juan Manuel Urtubey. Para ese sector, la eventual candidatura de Cristina – que muchos ven poco probable- será un tema a definir después.  

Esa lectura es la contracara de aquella que hacen varios de los dirigentes que estuvieron el 17 en Tucumán, que señalan que el mensaje de unidad que dieron Manzur, Camaño y Daer no apuntó en absoluto al núcleo duro kirchnerista – donde ubican a Cristina y a La Cámpora –, sino que busca formar consenso entre los referentes que no rompieron con la ex presidenta aunque se mueven por los márgenes del Frente para la Victoria. En una palabra, que quieren aislar a Cristina en Unidad Ciudadana.

Relacionado con esa idea - o no-, el lanzamiento de la campaña de afiliación masiva del PJ apunta a fortalecer el partido como herramienta electoral y afirma la idea de que, a diferencia de lo que ocurrió en 2017, cuando Cristina compitió con Unidad Ciudadana y dejó el partido en manos de Florencio Randazzo, esta vez el kirchnerismo no piensa renegar del sello tradicional.