X

Sica se agranda y avanza sobre Etchevehere, que resiste protegido por Macri

El ministro de Producción suma poder en el área de Agroindustria. El ex presidente de La Rural tiene cada vez menos aire. Sin respuestas de su parte, empresarios las buscan en el jefe de la cartera.
GABINO REBAGLIATI 11/10/2018 11:45

“El secretario de Gobierno tiene que bajar un poco la soberbia, porque, si no, no se puede avanzar en ningún tema”, le dijo el ministro de Producción, Dante Sica, a un grupo de empresarios con los que almorzó la semana pasada. Se refería al titular de Agroindustria, Miguel Etchevehere, que quedó bajo el ala del ex funcionario de Eduardo Duhalde cuando su cartera fue degradada y resiste en el cargo, por ahora, gracias al respaldo del presidente Mauricio Macri.

El ex presidente de la Sociedad Rural había planteado, en medio de los cambios del gabinete provocados por el maquillaje de reducción de gastos dispuesto por el jefe de Estado, la necesidad de depender de Sica y no de Dujovne, con quien se enfrentó duramente por las retenciones. Pero, con el correr de los días, la relación con el actual jefe de Producción se hizo cada vez más difícil.

“Se la pasa llamando por teléfono a Pablo Clusellas (secretario de Legal y Técnica) para cuidar que no le saquen los temas; es insoportable”, confió una fuente de la Casa Rosada. “Irónicamente, acá muchos a Macri le dicen papá Mauricio, porque Etchevehere acude al Presidente por cualquier problema que tiene”, destacaron.

Fuentes cercanas al ex ministro, que lo acompañan en su aventura política entrerriana, dijeron a este medio que “le quedan dos o tres meses más”. “No va a aguantar, no da para más”, señalaron.

 

 

AVANZADA Y RELACIÓN CON EMPRESARIOS. Este miércoles, Sica ascendió a Marisa Bircher a secretaria de Comercio Exterior, que antes dependía de Etchevehere y ahora pasará a responder directamente al ministro. Esto se suma a que, en gran parte por sus vínculos como consultor, pero también por vocación política, el ministro de Producción mantiene asiduos contactos con empresarios que hace rato no encuentran respuestas a sus problemas en las gestiones del dirigente ruralista.

Por ejemplo, por el tema del proyecto de ley de Semillas, que Etchevehere había prometido a la industria apenas asumió, incluyendo reuniones con CEOs como Juan Farinati, de Monsanto, y Tim Collins, de Corteva, el monstruo que nació de la fusión de Dow Agro y Dupont, los semilleros están evaluando cambiar de ventanilla. “No nos resolvió nada; vamos a probar con Sica, que se sienta y al menos escucha”, señalaron.

 

 

“EL EMBAJADOR EN BRASIL ES UN VAGO”. Sobre el cierre de la semana pasada, Etchevehere se reunió con uno de los hombres de negocios más importantes del país, Hugo Sigman, que es accionista de Bioceres, la empresa argentina que busca la aprobación del primer trigo transgénico.

Durante la reunión, que ya había sido cancelada una vez por el ex ministro, Etchevehere desairó al empresario. “No les vamos a aprobar nada; tienen que tener el okey en Brasil y si el embajador (por Carlos Magariños) es un vago que no les responde los llamados no es mi problema”, dijo el entrerriano, ante un Sigman anonadado.

Justamente, Bioceres, junto a una firma francesa, lleva invertidos 20 millones de dólares en el desarrollo del trigo resistente a la sequía, que, de aprobarse, sería el primer trigo transgénico del mundo. Sigman, accionista de Bioceres y, además, presidente de la Cámara Argentina de Biotecnología, seguirá el mismo camino que los otros empresarios: buscará una respuesta más afín en Dante Sica.

Sica se agranda y avanza sobre Etchevehere, que resiste protegido por Macri

El ministro de Producción suma poder en el área de Agroindustria. El ex presidente de La Rural tiene cada vez menos aire. Sin respuestas de su parte, empresarios las buscan en el jefe de la cartera.

“El secretario de Gobierno tiene que bajar un poco la soberbia, porque, si no, no se puede avanzar en ningún tema”, le dijo el ministro de Producción, Dante Sica, a un grupo de empresarios con los que almorzó la semana pasada. Se refería al titular de Agroindustria, Miguel Etchevehere, que quedó bajo el ala del ex funcionario de Eduardo Duhalde cuando su cartera fue degradada y resiste en el cargo, por ahora, gracias al respaldo del presidente Mauricio Macri.

El ex presidente de la Sociedad Rural había planteado, en medio de los cambios del gabinete provocados por el maquillaje de reducción de gastos dispuesto por el jefe de Estado, la necesidad de depender de Sica y no de Dujovne, con quien se enfrentó duramente por las retenciones. Pero, con el correr de los días, la relación con el actual jefe de Producción se hizo cada vez más difícil.

“Se la pasa llamando por teléfono a Pablo Clusellas (secretario de Legal y Técnica) para cuidar que no le saquen los temas; es insoportable”, confió una fuente de la Casa Rosada. “Irónicamente, acá muchos a Macri le dicen papá Mauricio, porque Etchevehere acude al Presidente por cualquier problema que tiene”, destacaron.

Fuentes cercanas al ex ministro, que lo acompañan en su aventura política entrerriana, dijeron a este medio que “le quedan dos o tres meses más”. “No va a aguantar, no da para más”, señalaron.

 

 

AVANZADA Y RELACIÓN CON EMPRESARIOS. Este miércoles, Sica ascendió a Marisa Bircher a secretaria de Comercio Exterior, que antes dependía de Etchevehere y ahora pasará a responder directamente al ministro. Esto se suma a que, en gran parte por sus vínculos como consultor, pero también por vocación política, el ministro de Producción mantiene asiduos contactos con empresarios que hace rato no encuentran respuestas a sus problemas en las gestiones del dirigente ruralista.

Por ejemplo, por el tema del proyecto de ley de Semillas, que Etchevehere había prometido a la industria apenas asumió, incluyendo reuniones con CEOs como Juan Farinati, de Monsanto, y Tim Collins, de Corteva, el monstruo que nació de la fusión de Dow Agro y Dupont, los semilleros están evaluando cambiar de ventanilla. “No nos resolvió nada; vamos a probar con Sica, que se sienta y al menos escucha”, señalaron.

 

 

“EL EMBAJADOR EN BRASIL ES UN VAGO”. Sobre el cierre de la semana pasada, Etchevehere se reunió con uno de los hombres de negocios más importantes del país, Hugo Sigman, que es accionista de Bioceres, la empresa argentina que busca la aprobación del primer trigo transgénico.

Durante la reunión, que ya había sido cancelada una vez por el ex ministro, Etchevehere desairó al empresario. “No les vamos a aprobar nada; tienen que tener el okey en Brasil y si el embajador (por Carlos Magariños) es un vago que no les responde los llamados no es mi problema”, dijo el entrerriano, ante un Sigman anonadado.

Justamente, Bioceres, junto a una firma francesa, lleva invertidos 20 millones de dólares en el desarrollo del trigo resistente a la sequía, que, de aprobarse, sería el primer trigo transgénico del mundo. Sigman, accionista de Bioceres y, además, presidente de la Cámara Argentina de Biotecnología, seguirá el mismo camino que los otros empresarios: buscará una respuesta más afín en Dante Sica.