26|7|2022

Vidal tira el achique en cancha ajena: apura ajuste en Legislatura y municipios

26 de octubre de 2017

26 de octubre de 2017

Enviará al parlamento provincial un paquete de leyes que marcarán la segunda etapa de su mandato. Busca controlar el gasto de las comunas y el Legislativo y reducir estructuras del Estado.

Antes de que llegue diciembre y se activen las nuevas cámaras parlamentarias, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, enviará un paquete de leyes que involucran a representantes de otros poderes y jurisdicciones.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Los proyectos resultarán una suerte de relanzamiento de gestión, tras la exitosa elección legislativa que la tuvo como principal protagonista.

 

 

Pero también serán convenientes para promocionar el recorte de gastos y la eficiencia de la gestión con los bolsillos ajenos, es decir, de la Legislatura y las comunas bonaerenses.

 

Además del presupuesto y la ley impositiva, imprescindibles para todo mandatario, la gobernadora tiene firmadas otras propuestas que avanzan sobre el Poder Legislativo y también sobre los 135 municipios de la provincia.

 

Recorte del gasto público, reducción de la estructura del Estado, armonía en las cuentas municipales y mucho control es parte del cóctel que tiene ya preparado la mandataria.

 

Se suman, además, la modificación a la ley de jubilaciones especiales, que tocan a la propia jefa de Estado, el vicegobernador y los legisladores, y la extensión a los diputados y senadores de la obligatoriedad de presentar su declaración jurada anual.

 

 

 

PLAN V. Acompañando a los proyectos de presupuesto e impositiva, la gobernadora Vidal enviará a la legislatura una ley denominada “pacto fiscal” con las 135 intendencias de la provincia.

 

La iniciativa, difundida a este portal por fuentes del Ejecutivo, establece cuatro reglas que deberán cumplir los jefes comunales para poder continuar recibiendo asistencia del Estado bonaerense.

 

En primer término, las comunas deberán respetar que el gasto corriente no crezca más que la inflación. Segundo término, la planta de empleados municipales no podrá crecer más que la población de esa comuna. En tercer lugar, las deudas contraídas no deberán superar el ocho por ciento del gasto corriente. En cuarto lugar, en una regla denominada “final de mandato”, los intendentes no podrán incrementar el gasto corriente con carácter permanente en el último semestre del año en que termina su gestión.

 

 

Pacto fiscal con intendentes:
1-El gasto corriente no podrá crecer más que la inflación.
2-La planta de municipales no podrá crecer más que la población de esa comuna.
3- Las deudas contraídas no deberán superar el ocho por ciento del gasto corriente.
4- Los jefes comunales no podrán incrementar el gasto corriente con carácter permanente en el último semestre del año en que culmina su gestión.

 

Vidal pretende, además, que los intendentes bajen las tasas municipales, pero, como no es competencia del Poder Ejecutivo, el proyecto se conforma con invitar a las intendencias a que “armonicen” esos tributos.

 

Como los municipios tienen autonomía la iniciativa es por adhesión, más allá de que resulta difícil imaginar disidencias. Las comunas que no adhieran y, por ende, no respeten esas reglas, no tendrán los beneficios de la prioridad en la obra pública o posibilidad de endeudamiento y asistencia en emergencias.

 

La “austeridad” y el control que pretende tener el gobierno en las jurisdicciones bonaerenses se extiende al Poder Legislativo.

 

 

 

La mandataria encargó a sus principales representantes, el titular de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca, y el vicegobernador Daniel Salvador, que activen un recorte en el presupuesto de ambas cámaras.

 

La intención es ahorrar aproximadamente 2 mil millones de pesos, que, según indicaron fuentes del gobierno, “se utilizará para obra pública”, aunque no se especificó cómo será esa distribución.

 

Este año, la Legislatura bonaerense tuvo un presupuesto de 6.500 millones de pesos, que representa el 1,5 por ciento del total de los recursos de la Provincia. La intención es bajar ese techo al 1,3 por ciento aproximadamente.

 

 

 

En el paquete de leyes que progresivamente enviará la Gobernadora, se incluyen además dos iniciativas que apuntan a reducir algunos privilegios y mostrar más “transparencia”.

 

Una establece la reforma al régimen jubilatorio especial para los jefes de Estado, vicegobernadores y legisladores, y otra extiende a los parlamentarios la obligación de presentar la declaración jurada anual.

 

En la línea del “recorte”, Vidal enviará una nueva reforma a la ley de ministerios que busca “seguir reduciendo cargos públicos”, según indicaron desde el Ejecutivo.

 

En la línea del “recorte” Vidal enviará además una nueva reforma a la ley de ministerios

Será la cuarta vez que la mandataria reformule su estructura de gobierno, aunque en este caso no sería para eliminar o crear nuevas áreas.

 

Según indicaron las fuentes, la intención es fusionar espacios para eliminar “cargos políticos” que se encuentran distribuidos en secretarías y subsecretarías.

 

De acuerdo a lo informado por el gobierno, el recorte supondrá un ahorro de aproximadamente “500 millones de pesos”, aunque se aclaró que “no es solo para reducir costos sino también para imprimir celeridad a la gestión, ya que existen muchas departamentos o áreas iguales en diferentes dependencias”.

 

A comienzos de su gestión, la gobernadora había realizado un primer retoque a la estructura de gobierno heredada de su antecesor, Daniel Scioli. En ese momento, creó el Ministerio de Modernización del Estado y eliminó la jefatura de Gabinete. A mitad de ese año (2016), para consolidar el ingreso del massista Joaquín de la Torre (actual ministro de Gobierno, ex titular de Producción), ordenó un segundo cambio, que fue la división del Ministerio de la Producción, Ciencia y Tecnología. Unos meses después, realizó el tercer cambio, con la eliminación de Modernización y el restablecimiento de la jefatura de Gabinete.

 

MARCA VIDAL. La gobernadora inicia la segunda etapa de su gestión con la revalidación de su título de jefa del Estado y líder del espacio político de mayor volumen de la provincia.

 

Antes de que se diluyan esos festejos, avanzará sobre el bolsillo de otro poder, el Legislativo, y la autonomía de los 135 municipios bonaerenses.

 

El ahorro que pretende del Parlamento es plata que se quedará en las arcas de su gobierno, en tanto el pacto fiscal que busca hacer firmar a los intendentes supone un alivio del presupuesto provincial, ya que de ahí salen las partidas para la asistencia de las comunas bonaerenses.

 

Una Vidal empoderada por el voto popular avanza sólida por la provincia. Solo resta esperar la reacción del peronismo, si la tiene, y de los jefes comunales, si se animan.