28|2|2021

Por qué Vidal y Ortiz no sacan a la calle el SAME bonaerense

15 de diciembre de 2016

15 de diciembre de 2016

La instalación de antenas para terminar de aplicar los equipos de comunicación comprados por el Ministerio de Seguridad y la tarea casi imposible de conseguir médicos. El rol de los intendentes.

A días de haber asumido, en diciembre del año pasado, la gobernadora María Eugenia Vidal y su ministra de Salud, Zulma Ortiz, comenzaron a trabajar en un esquema para extender el servicio del SAME (el sistema de emergencias médicas de la Ciudad de Buenos Aires) a territorio bonaerense. Hoy, a un año del inicio de las gestiones, todavía no se implementó, pese a que ya fueron compradas ambulancias y demás equipos. Los problemas para conseguir personal por ofrecer salarios bajos en relación a la administración porteña y las demoras en la instalación de un sistema de comunicación de lujo, adquirido por el Ministerio de Seguridad, ponen en mora a las dos funcionarias en un ítem destacado del catálogo de anuncios de la gestión Cambiemos en la Provincia.

 

Oficialmente se conoce que los gobiernos de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad -conducido por Horacio Rodríguez Larreta- firmaron el convenio de adhesión, previo a la creación del SAME Provincia. Posteriormente, se compraron los móviles, el equipamiento, la vestimenta y los equipos de comunicación necesarios para ponerlo en marcha. También se inició la capacitación del personal, se establecieron acuerdos con diez municipios y hasta se realizaron pruebas piloto.

 

Lo concreto es que este 2016 está a punto de finalizar y aún el proyecto no puede salir a la calle. Vidal lo había prometido en campaña. El dispositivo que conduce Alberto Crescenti es modelo en todo el país: ofrece un promedio de mil auxilios diarios con una tasa de mortalidad del 0,04 % sobre 190 mil atenciones. La idea, entonces, fue replicarlo gradualmente en territorio bonaerense, cosa que todavía continúa en veremos.

 

EL EQUIPO DE COMUNICACIÓN. A mitad de año se compraron las ambulancias, ya que estaba la partida presupuestaria para todo. Posteriormente se largó en dos municipios oficialistas: Lanús -al mando de Néstor Grindetti- y Morón -Ramiro Tagliaferro-, aunque ambos utilizaban un sistema de comunicación propio, distinto al que se quiere implementar en el resto de los distritos afectados.

 

Al gobierno provincial le está costando mucho conseguir personal médico.

En ese sentido, una fuente conocedora de la situación en Provincia le explicó a Letra P que una de las trabas que impiden el lanzamiento es que todavía no hay sistema de comunicación. Atrás del hospital El Dique de Ensenada funcionan la región sanitaria, el Cucaiba, el hospital y el SIES -Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria-; allí hay guardadas más de treinta ambulancias, que sumadas a las que están en un playón provincial y atrás del hospital San Martín de La Plata, por ejemplo, configuran un panorama que sorprende: "Todas las unidades 0 km están durmiendo porque no tienen los equipos de comunicación".

 

El sistema de comunicación, explicado simplemente, es la radio que va a tener la ambulancia. Las atenciones van a entrar por el 107. Llamando ahí, atenderá el SAME, se subirán los datos en un sistema operativo -este punto también configuraba otra traba ya que la discusión era acerca de cuál sistema operativo podía ser el más útil-, y se cargará la atención luego de que un recepcionista reciba las salidas. Mientras se cargan los datos, estos le aparecen en la pantalla al despachador, que por radio avisa a los móviles. Ese sistema de comunicación es lo que está faltando. El móvil sale, va al lugar y avisa por radio con qué se encontró, qué es lo que tiene, y el despachador por radio avisa a qué hospital va a ir derivado el paciente. Y si la ambulancia llega y ve que necesita apoyo, llama y pide otros móviles.

 

Según pudo saber este portal, el sistema de comunicación se compró junto con otros equipos de seguridad de la Policía Bonaerense. En su momento hubo un problema y no pudieron entrar al país. Muchos allegados a la cartera que conduce Ortiz comentan que aún desconocen el paradero físico de estos equipos, aunque fuentes cercanas al ministro Cristian Ritondo aseguran que estos aparatos ya están acá y que es más, por estos días se están instalando antenas para dejar todo listo antes del 31 de diciembre. Están destinados no solo para la fuerza que conduce Pablo Bressi sino también para los Bomberos y, según describen, "son un lujo, de primer mundo". Fueron, por ejemplo, utilizados en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro a mediados de año.

 

"Todas las ambulancias 0 km están durmiendo porque no tienen los equipos de comunicación".

Así, los equipos de comunicación van a ir siendo entregados por tandas, dependiendo de la disponibilidad de antenas que haya.

 

"La orden es que el gobierno provincial tiene que entregar todo como corresponde, por supuesto; las ambulancias con todo el equipamiento y un subsidio para pagar una parte de lo que serían los salarios, que en 2017 va a ser de un monto, en 2018 va a ser un 75% de ese monto, en 2019 el 50%, para en 2020 estar totalmente independizados", detalló una fuente, y agregó: "la exigencia para los municipios, en un principio, fue que hagan funcionar al SAME como si fuese una marca, pero en las últimas horas se decidió que no, que cada municipio lo haga funcionar de acuerdo a su idiosincrasia, ya que la Ciudad de Buenos Aires no es lo mismo que La Plata, que Tres de Febrero, y así".

 

EL PERSONAL MÉDICO. La ministra de Salud desea que el SAME esté funcionando ya mismo, y según describen involucrados en la organización, viene haciendo un buen trabajo al respecto. Muchos destacan que la titular de la cartera sanitaria -cuya gestión estuvo bajo la lupa de la gobernadora en más de una ocasión, por su falta de muñeca política- cuenta con un perfil técnico de excelencia. Pero hay otro problema, tal vez el más importante: al gobierno provincial le está costando mucho conseguir médicos, lo cual configura un fuerte dolor de cabeza para la funcionaria.

 

También consultado por Letra P, el titular de CICOP -sindicato bonaerense que nuclea a los trabajadores de la salud- Fernando Corsiglia, dijo que hace varios meses que no tienen novedades sobre el proyecto trunco del SAME: "A mitad de año Ortiz nos reunió para comentarnos los lineamientos de las políticas sanitarias, entre ellos, el SAME. Nos dijo que había un grupo de once municipios que estaban muy cerca de inaugurar el servicio, que había otros 33 para una segunda etapa, pero después de eso no supimos más nada".

 

En todo este último tiempo, a la Provincia se le está complicando más de la cuenta poder armar la tropa de profesionales necesaria para que el plan se implemente al 100%. Y esto, debido en gran parte a que ofrecen un sueldo de 15 mil pesos para los médicos y 10 mil para telefonistas y choferes, que es considerablemente menor a lo que se paga en territorio porteño. Hace unas semanas, el SAME de la Ciudad sacó una solicitada en el diario La Nación llamando a contratar poco más de 300 médicos para emergencia, a un valor de 25 mil pesos. La comparación no resiste análisis. Esta cuestión de los salarios motivó incluso un enfrentamiento entre autoridades provinciales con el Colegio de Médicos.

 

Pero más allá de los motivos estrictamente económicos, esta carencia de médicos se explica también porque hoy los recién recibidos prefieren otros perfiles, según le explicaron a este medio. "En cuanto a las residencias, eligen más de dermatología y oftalmología, por ejemplo, que son más tranquilas, y de esta manera quedan cargos vacantes en las residencias de terapia y emergencia", detalló un profesional.

 

Además de las dificultades para conseguir personal -sobre todo personal de tipo médico-, la preocupación del gremio apunta a que en un futuro serán los municipios los encargados de pagar el sueldo completo de los trabajadores, con lo cual "esto implica también resolver la cuestión de la continuidad y estabilidad laboral". Por último, la grave crisis estructural que atraviesa la provincia de Buenos Aires en cuanto al sistema de salud: "Otra cosa que observamos es que lanzar el SAME sin resolver ni de cerca la situación del sistema de salud provincial es un gran problema, porque van a estar recogiendo pacientes en un lugar y en otro y llevándolos a guardias que muchas veces no tendrán el profesional para poder resolver el problema", reprochan desde el sindicato.