Política

Tucumán descansa después de la tormenta y Macri paga la cuenta

Con los radicales de capa caída, el candidato presidencial de Cambiemos pierde fuerza militante a 20 días de las elecciones nacionales.

A más de un mes y medio de los comicios que pusieron en jaque el sistema electoral de la provincia y ya con gobernador electo y proclamado, Tucumán descansa. Faltan menos de 20 días para las elecciones presidenciales, y la campaña todavía no levanta vuelo. José Alperovich busca dejar el poder tras doce años con todas las cuentas políticas al día, con nombramientos en cargos vacantes y la promesa de que la jornada del 25 de octubre va a transcurrir sin el menor atisbo de incidentes.

 

La judicialización de las elecciones del 23 de agosto todavía no terminó. La Corte Suprema de Justicia de Tucumán todavía no se pronunció sobre la apelación que el Acuerdo para el Bicentenario (ApB), encabezado por el radical José Cano, presentó el 25 de septiembre para llegar a la máxima instancia judicial, la Suprema Corte de la Nación. “Se especula con que se va a rechazar el planteo. De todos modos, todavía pueden elevar un recurso de queja, aunque quizás no lo presenten”, confiaron a Letra P fuentes del oficialismo provincial.

 

La militancia radical, por su parte, oscila entre la frustración y el cansancio. Fuentes de distintas fuerzas tucumanas coincidieron en confirmar a este medio que el ánimo está por el piso y que hay una gran reticencia para militar las boletas con el nombre de Mauricio Macri. En el PRO, por su parte, no disimulan su preocupación. Su despliegue territorial es prácticamente nulo. “No por nada en la boleta de Cambiemos el único macrista puro es Garretón, que encabeza la lista de diputados. El candidato a gobernador es radical, el vice es peronista y la primera candidata a senadora [Silvia Elías de Pérez] va también con Stolbizer y peleó por llevar su boleta enganchada también a la de Massa”, explicó a Letra P un dirigente del PJ tucumano.

 

Ya que el Acuerdo para el Bicentenario todavía no reconoce el triunfo del oficialista Juan Manzur, su posición institucional fue la de no asistir a la ceremonia de entrega de diplomas para las autoridades electas. Pero esa decisión no fue acatada orgánicamente: los candidatos a legisladores electos Ariel García –quien, además, es vicepresidente de la UCR local– y Raúl Albarracín concurrieron a recibir sus diplomas. También lo hizo así el intendente electo de la localidad de Bellavista, Sebastián Salazar.

 

En el massismo se muestran optimistas. Confían en que el fracaso judicial y electoral del frente Cambiemos y el papelón del peronismo local hayan hecho subir las acciones de Massa entre el electorado. “De acuerdo a los números que manejamos, Scioli va a estar en 50 puntos, no en 57 como en las PASO. Nosotros tenemos 22, 23 puntos y Macri 18”, confiaron desde las filas del ex intendente de Tigre. “De los cinco diputados en juego, creemos que el Frente para la Victoria se va a quedar con tres, uno para el macrismo y uno para nosotros”, explicaron.

 

“Va a haber un control tremendo, va a ser una elección diferente. Vamos a tener nada más que seis boletas en el cuarto oscuro, es otra cosa”, explican desde el massismo, consultados sobre la posibilidad de que se vuelvan a registrar incidentes en la provincia. Por lo pronto, la justicia impugnó las candidaturas de varios candidatos de las localidades Villa Nougués, San Ignacio, Sargento Moya y Los Ralos, donde el 23 de agosto pasado se quemaron urnas. 46 mesas deberán repetir la elección el 8 de noviembre, aunque sin seis de los candidatos.

 

Mientras tanto, José Alperovich apura la designación de jueces en siete cargos vacantes en los fueros Penal, Civil, y en la Defensoría Oficial. “Son trámites que llevan un trámite de cinco meses y que incluyen a otros organismos del Estado, como el Consejo Asesor de la Magistratura. No tiene que ver con los tiempos de la política”, explicaron fuentes oficialistas. De todos modos, en el PJ dan por descontado que el gobernador saliente, que ahora es candidato a senador sacional, accederá cómodo a su banca en la cámara Alta.

 

Juan Manzur, por su parte, no quiso oficializar ningún nombre de su gabinete hasta después de las elecciones nacionales, pero ya adelantó que realizará cambios en el organigrama del Estado para ponerle su impronta a la gestión. Por ahora, se dedica a recorrer la provincia junto a Alperovich y tratar de recuperar lo perdido respecto de la excelente elección de las PASO. Daniel Scioli necesita cada voto que pueda sumar.

 

Martín Menem.
El Monumento a la Bandera en Rosario, donde se realizan los actos conmemorativos del 20 de junio.  

También te puede interesar