LADO A

Santiago Caputo 2025: el Marcos Peña de Javier Milei para la campaña

El creador del relato libertario ya piensa en las legislativas. Su “escuelita” con Jaime Durán Barba, las cuentas fantasmas en las redes y el fin de su alterego 2.0.

Santiago Caputo se convirtió en un consultor imprescindible para Javier Milei, que lo definió como el verdadero “arquitecto” de su triunfo electoral: fue uno de las pocas personas que le expresaba con verdadera convicción que llegaría a la Casa Rosada, a pesar de lo que auguraban las encuestas. A cargo de la comunicación digital y con poder en ascenso, el objetivo del asesor silencioso es construir el relato libertario. Y tendrá un rol clave en la definición de la estrategia de cara a las elecciones legislativas de 2025.

Desde la consultora Move Group, Caputo trabajó en diversas campañas de dirigentes latinoamericanos de distinto color político. Sin embargo, los allegados al consultor aseguran que con el Presidente se involucró de un modo distinto. “Su compromiso en la campaña fue total, porque Santiago es libertario. Él cree en las ideas de Milei y se hicieron amigos, Pueden charlar de política durante horas, con vino y asado”, contó a Letra P uno de los pocos funcionarios con llegada a ambos.

Ese mismo dirigente aportó que el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, el otro hombre de confianza de Milei que acumula poder en el Gobierno, que tiene la característica de “bajar a tierra” al Presidente con algunas opiniones, en un fuerte contraste con Caputo, que siempre “redobla la apuesta”: es quien lo envalentona para profundizar las peleas. Un mantra para 2025.

Santiago Caputo, el Marcos Peña modelo 2024

Hay quienes comparan a Caputo con Marcos Peña, exjefe de Gabinete de Mauricio Macri, que además de haber sido su principal estratega de campaña, oficiaba de consultor político y acaba de volver a escena con un libro que está por sacar. La diferencia más notable es que a Caputo no se le conoce la voz y se mueve con soltura en la informalidad de su cargo por los pasillos de la Casa Rosada, pero al igual que Peña ya se espera que se ponga delante de la estrategia política para el año próximo, cuando La Libertad Avanza (LLA) tendrá el desafío de revertir su desventaja en el Congreso.

Pero su rol va más allá: además de incidir en la comunicación, Caputo participa de las reuniones oficiales, incluidas las de Gabinete, y acompaña a Milei en su agenda diaria desde una oficina ubicada a pocos meses del despacho presidencial. Pese a no hablar en público, les baja línea a los ministros, que saben que deben acatar sus pedidos porque cuenta con el aval de Milei.

De la escuela de Durán Barba a la Casa Rosada

Luego de cursar tres años de Ingeniería en informática en la Universidad de la Defensa Nacional, Caputo abandonó sus estudios para arrancar Ciencia Política en la Universidad de Buenos Aires (UBA), que tampoco terminó. Sus primeros pasos como consultor político los dio de la mano del ecuatoriano Jaime Durán Barba, exasesor estrella de Macri. Un hombre que trabajó con ellos durante años describió a Letra P que el rol del "arquitecto de la victoria" de LLA no era protagónico: “Era un asistente y luego se volvió PM (Project Manager), pero no era ‘front’ en la época de Jaime, era un asesor como tantos otros. El verdadero discípulo de Durán Barba fue Gandhi Espinosa Tinajero y Santiago (Caputo) los seguía para escucharlos en las reuniones”.

En las últimas semanas, Durán Barba reapareció con duras críticas al gobierno de Milei al calificarlo de "desconcertante" por su "falta de experiencia en política". Aun así, en lo que podría ser un guiño a Caputo, elogió la comunicación oficial: "Es brillante", opinó.

Jaime Durán Barba Jaime Durán Barba

Caputo empezó a tener un rol más importante como consultor cuando se fue a trabajar con Guillermo Garat a Move Group, donde ascendió hasta convertirse en socio. Desde allí asesoraron a Jorge Triaca cuando ocupaba el cargo de ministro de Trabajo y luego pusieron un pie en la provincia de Buenos Aires para trabajar con la entonces gobernadora María Eugenia Vidal y a varios candidatos del Conurbano con chances de ganar intendencias.

Caputo aprendió en esa época la “especialidad” de Garat: los IVR, un sistema de mensajes telefónicos pregrabados con respuesta interactiva, que les servía como "termómetro en la campaña" al evaluar las respuestas de la gente. Luego se concentraron principalmente en campañas en el exterior.

Además de Garat, Caputo también trabajó en esa consultora con otros discípulos de Durán Barba como Rodrigo Lugones, Derek Hampton y Tomás Vidal. “En 2023 hubo ruido porque tenían un socio ubicado en cada campaña”, confió el hombre que trabajó con ellos, en referencia a Hampton como asesor de Patricia Bullrich y Caputo volcado al triunfo de Milei. Garat, por caso, fue contactado por Wado de Pedro cuando el entonces ministro aspiraba a ser el candidato presidencial del kirchnerismo.

Luego del triunfo libertario, Caputo compensó a Garat, ubicándolo en la Vicepresidencia Relaciones Institucionales, Comunicación y Marketing de YPF.

Las granjas libertarias

Caputo se quedó con el manejo del equipo de comunicación digital, un terreno en el que le ganó la interna a Iñaki Gutiérrez, relegado en el manejo de las redes de Milei. El grupo del asesor se instaló en el Salón de los Próceres, exsalón de las Mujeres recientemente rebautizado por Karina Milei, aunque trascendió que estarían ya buscando un espacio fuera de la Casa Rosada para comenzar a trabajar en la próxima campaña.

En las últimas semanas, Caputo quedó en el centro de las discusiones por las frases en Twitter de una cuenta que se le atribuía. Bajo el seudónimo de Enfant Terrible se dedicó en los últimos meses a apoyar el rumbo del Gobierno con agresiones a los opositores, en una reminiscencia a las "granjas de trolls" de las que siempre se acusó de manejar a Peña.

"Me resulta contradictorio que se me hagan los vivos y al mismo tiempo me acusen de ser una persona que según ustedes es un psicópata con delirios de grandeza al mando de un grupo de enfermos mentales y la AFI. Yo lo pensaría dos veces", fue uno de sus mensajes, con un dejo de amenaza.

También escribió: "La democracia argentina es una cáscara vacía de contenido cuya función es evitar los cambios que el país requiere para salir adelante. Ese es el verdadero problema argentino".

La polémica escaló y en las últimas horas el usuario dejó de existir. Desde el Gobierno, igual, admiten que no sería la única cuenta fantasma que acumula seguidores y que es manejada por el equipo de Caputo.

image.png

Federico Sturzenegger
Javier Milei.

También te puede interesar