LEY ÓMNIBUS XXS

Maximiliano Pullaro viaja a defender el RIGI del Senado, pero quiere el paquete fiscal de Diputados

El santafesino se reunirá con Rodrigo de Loredo y Miguel Ángel Pichetto, caciques de la oposición dialoguista. A la tarde, cumbre con Francos por obra pública.

El gobernador de Santa Fe llega sobre la hora: la reunión será por la mañana, un rato antes del plenario de comisiones convocado a las 15 para dictaminar la ley ómnibus que quiere el oficialismo. Cerca del gobernador no descartan que al encuentro se sume algún otro jefe de bloque, pero todavía no lo tenían confirmado. A la tarde tendrá un encuentro en Casa Rosada con el Jefe de Gabinete Guillermo Francos, con el traspaso de la obra pública como tema principal.

Maximiliano Pullaro, militante del RIGI del Senado

Al inquilino de la Casa Gris lo acompañará su ministro de Desarrollo Productivo, Gustavo Puccini, para fundamentar uno de los dos principales pedidos que lleva a Buenos Aires: mantener las modificaciones que hizo el Senado en el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones. Como contó Letra P, la versión original generaba mucha zozobra en el sector industrial santafesino, la cual era recogida por el gobierno provincial a la hora de plantear sus reparos. Con las modificaciones que decidió la Cámara alta, el gobernador pasó de las dudas a celebrar el modelo final.

Uno aspecto central que preocupaba a Pullaro eran los más de 200 proveedores santafesinos de las industrias petrolera, minera y gasífera que empezarían a perder contra los insumos importados que facilitaba el articulado original del RIGI. La obligación incluida por el Senado de tener al menos un 20% de proveedores nacionales en los proyectos de inversión, en ese sentido, fue un aliciente. También se festejó la delimitación de sectores que pueden invertir porque se salvaron las áreas más importantes de la matriz productiva santafesina.

El paquete fiscal que prefiere Maximiliano Pullaro

El segundo planteo del santafesino seguramente sea festejado por la Casa Rosada: volver al paquete fiscal que sancionó Diputados. Es decir, que se mantenga la reversión del Impuesto a las Ganancias (con los cambios que se introdujeron en el debate parlamentario) y la baja de Bienes Personales, lo mismo que pretende el gobierno de Javier Milei y para lo que cuenta votos de a uno como perlas, diría un ya fallecido intendente del sur santafesino. “Es lo mejor para Santa Fe”, consideraron cerca del gobernador.

PullaroDeLoredo.jpg
Maximiliano Pullaro y Rodrigo De Loredo, en una de las reuniones públicas que tuvieron.

Maximiliano Pullaro y Rodrigo De Loredo, en una de las reuniones públicas que tuvieron.

Como contó Letra P, un grupo de diputados radicales que votó la reversión de Ganancias en su momento ahora se amotinó y no quiere volver a hacerlo si el gobierno no reconoce públicamente que tiene la decisión de subir impuestos. Talla aquí aquel axioma que le atribuyen a Pichetto sobre que el oficialismo se lleva la ley y la oposición los discursos.

El problema es que la postura de los legisladores radicales amotinados choca con la de los gobernadores de su propio partido, entre ellos el propio Pullaro, que defienden el regreso de Ganancias porque es un impuesto coparticipable, por lo que si crece en recaudación derramará en recursos a las provincias. La discusión, después de todo, es por plata: con la versión que votó Diputados y que volteó el Senado, el gobierno aumentaría su recaudación en un 0,41% del PBI, estimado en $600.000 millones.

PullaroPichetto.jpg
Maximiliano Pullaro, su vicegobernadora Gisela Scaglia y parte de su gabinete reunidos con Miguel Ángel Pichetto y otros caciques de la oposición dialoguista en la Cámara Baja.

Maximiliano Pullaro, su vicegobernadora Gisela Scaglia y parte de su gabinete reunidos con Miguel Ángel Pichetto y otros caciques de la oposición dialoguista en la Cámara Baja.

Por su parte, el tema de Bienes Personales tiene otras aristas: la rebaja de ese impuesto iba de la mano del blanqueo. La idea de la Casa Rosada era sumar una herramienta de seducción para convencer a los contribuyentes que dudaban de sumarse al blanqueo. Sin esa rebaja, el blanqueo pierde razón de ser.

El encuentro por obra pública con Guillermo Francos

Durante la tarde, el santafesino sumará también un encuentro -acompañado por su ministro de Obras Públicas Lisandro Enrico- con el Jefe de Gabinete Guillermo Francos con la reactivación de la obra pública como tópico principal. En Casa Rosada aseguran que allí se firmará el convenio de traspaso de unas once obras que el gobierno nacional venía llevando adelante en Santa Fe y que ahora estarán a cargo del gobierno provincial. En la Casa Gris son más cautelosos, cuentan que la negociación sigue abierta y no dan por seguro que las firmas se estampen mañana.

Una de las cuestiones que todavía no están aclaradas gira en torno a la obra de la pantalla de reestructuración de la cascada del Arroyo Saladillo. En principio, se contaba entre los proyectos que quedarían a cargo del gobierno nacional. Sin embargo, dada su urgencia, en Santa Fe manejan la posibilidad de que se haga cargo de ella el gobierno provincial y, a cambio, la Nación se encargue de la primera etapa del Acueducto Gran Rosario, una obra menos urgente.

Como ya reveló Letra P, de las 189 obras que Nación tenía en Santa Fe retomará sólo veinte. Además de la mencionada reestructuración de la cascada del Arroyo Saladillo -o de la primera etapa del Acueducto Gran Rosario si se concreta el cambio-, también están las plantas potabilizadoras de Granadero Baigorria y Santa Fe, el acueducto San Javier-Tostado, la cárcel federal de Coronda y la renovación del Monumento a la Bandera, además de otras quince obras viales.

francos_y_pullaro_1.jpg
Guillermo Francos y Maximiliano Pullaro.

Guillermo Francos y Maximiliano Pullaro.

Otras once obras nacionales serán traspasadas a la órbita del gobierno provincial. En ese listado, que aún no se conoce por completo, figura la finalización de unas ochocientas viviendas, cinco centros de infancia y algunas obras sanitarias como cloacas o agua potable en algunas localidades. También se negocia un tema que interesa y mucho a la Casa Gris: el traspaso del control de las rutas nacionales en la zona del complejo agroexportador del Gran Rosario, para que el gobierno provincial establezca un nuevo sistema de concesión que se haga cargo de las mejoras y el mantenimiento de las arterias.

Rodrigo De Loredo, jefe del bloque UCR, clave en el tratamiento de la ley ómnibus. 
El presidente Javier Milei

También te puede interesar