NUEVO CONGRESO I DIPUTADOS

Ley ómnibus: se reunió la oposición dialoguista y exigió cinco cambios para negociar

Participaron la UCR, el bloque de Pichetto y el PRO. Renovaron el semáforo con temas que no pasan o deben corregirse. La falta de interlocución con la Rosada.

Referentes de los bloques de la oposición en la Cámara de Diputados que están dispuestos a colaborar en la aprobación del proyecto denominado "ley ómnibus" que el presidente Javier Milei envió al Congreso definieron este miércoles durante una cumbre los cambios que exigirán, algunos ya aceptados por los integrantes del Gobierno durante los plenarios de comisiones. Pedirán corregir o eliminar cinco temas: las facultades delegadas, la privatización de las empresas públicas, el aumento de las retenciones a las exportaciones, la eliminación de la fórmula jubilatoria y la reforma política. Otras cuestiones son resistidas, pero pueden ser parte de una negociación.

Participaron de la reunión referentes de la UCR, Hacemos Coalición Federal y del PRO, que si bien en La Libertad Avanza consideran un aliado natural, también tiene demandas. Por ahora, están fuera de la rosca Unión por la Patria, la izquierda y los partidos provinciales.

Este último grupo suma 13 miembros (nueve del bloque Innovación Federal, sos de Santa Cruz y dos de San Juan) y tal vez LLA lo necesite, porque si bien la suma de los dialoguistas le permitiría alcanzar 137 votos, ocho más que los necesarios para el cuórum, en la UCR y HCF hay sectores díscolos que amenazan con apartarse de las negociaciones. Para contenerlos, sus autoridades exigen al oficialismo una interlocución fluida con la Casa Rosada y por ahora no tienen éxito.

Oficiaron de intermediarios con el Congreso el ministro del Interior, Guillermo Francos, y el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem. Ninguno pudo dar respuestas puntuales a las propuestas de los posibles aliados, ni siquiera aquellas que luego fueron tomadas en cuenta por funcionarios que expusieron, como la eliminación del artículo que penaba una reunión de tres personas o la restricción de las facultades delegadas.

"La metodología que tienen es escuchar lo que decimos por los medios, tomarlo y anunciar los cambios como si fueran de ellos, para no mostrarse cediendo. El problema es que sin trabajo parlamentario es muy difícil refinar un texto de consenso", explicó a Letra P la autoridad de uno de los bloques dialoguistas.

El nuevo semáforo

Como anticipó Letra P, la semana pasada las autoridades de la UCR y HCF armaron un semáforo para discriminar los temas del proyecto que no están dispuestos a aceptar (que son marcados en rojo); de aquellos que quieren revisar (amarillo) y los que respaldan (en verde), que son la mayoría, un dato que, entienden, debería ser tenido en cuenta por el Gobierno para aceitar el diálogo.

En la cumbre de este miércoles, luego de escuchar los primeros discursos de los enviados de Milei, referentes de ambas bancadas se reunieron para armar un semáforo común. El encuentro fue en el despacho de Emilio Monzó (HCF). Participaron sus pares Nicolás Massot, Miguel Pichetto, Agost Carreño, Carlos Gutiérrez (del bloque de Córdoba) y Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica). Por la UCR estuvieron Rodrigo De Loredo, Soledad Carrizo, Danya Tavella y el asesor Alejandro Cacace. El PRO envió a Silvia Lospennato, Daniel Arabia, María Eugenia Vidal y Laura Rodríguez Machado.

Rodrigo De Loredo
Ley ómnibus: Rodrigo De Loredo, jefe de la UCR; y el jefe del PRO, Cristian Ritondo participan de la negociación.

Ley ómnibus: Rodrigo De Loredo, jefe de la UCR; y el jefe del PRO, Cristian Ritondo participan de la negociación.

Hay dos temas que están en un rojo intenso: las facultades delegadas que pide Milei en el proyecto para los cuatro años de su gestión y la eliminación de la fórmula jubilatoria. En el primer caso, a través del secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, el Gobierno propuso reducir a la mitad la posibilidad del Presidente de gestionar sin pasar por el Congreso. Los dialoguistas aceptan la contraoferta, pero quieren que los últimos doce meses requieran de aval parlamentario.

Sobre los haberes previsionales no hay acuerdo y es un tema sensible. El Gobierno no quiere definir un nuevo índice porque busca garantizar superávit fiscal. En la oposición advierten que la Corte Suprema tiene un fallo que impide delegar los aumentos a discrecionalidad del Poder Ejecutivo.

El rechazo a la privatización de empresas unió a las tres bancadas, con diferente intensidad, aunque con la coincidencia de que debe discutirse un proyecto por cada una de las 41 compañías. Un grupo de radicales, referenciado en el exgobernador de Jujuy Gerardo Morales, presentó un proyecto para prohibir vender el Banco Nación.

La reforma política fue rechazada por todos los bloques ante la mirada atenta de Francos, quien la dio por perdida. La suba de retenciones a las exportaciones es otra cuestión que puede trabar el debate: el secretario de Agricultura, Fernando Vilella, las defendió durante su exposición de este miércoles. Los aumentos incluyen a los subproductos de la soja (suben de 31 a 33) y a la totalidad de las economías regionales, que hacen sentir la presión en cada provincia.

Otras propuestas

Los dialoguistas enumeraron otros temas del proyecto que quieren corregir o hasta eliminar. En la Coalición Cívica reclaman excluir a exfuncionarios del blanqueo y no avalan la habilitación para que agentes de Bolsa pueden cruzarse de vereda y asumir en la Comisión Nacional de Valores (CNV), que debe controlarlos.

El partido de Elisa Carrió y el PRO no coinciden en eliminar la facultad de querellar que hasta ahora tuvo la Oficina Anticorrupción. El martes defendió esa decisión el ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona. Hay coincidencia en revisar los artículos que habilitan al gobierno a emitir deuda sin límites.

Existen objeciones a otros capítulos. Un sector de la UCR no votará el divorcio simplificado que incluye la reforma del Código Civil, o los cambios a la ley Micaela, que obliga a capacitar a empleados públicos en perspectiva de género (se restringe a áreas específicas) y a la de los 1000 días (se elimina la definición de persona gestante). En este escenario, algunos referentes del dialoguismo opositor sugieren dejar capítulos no urgentes para otro momento y evitar que sean desmenuzados en un dictamen. Intentarán negociarlo estos días. Aún no saben bien con quién.

milei, sobre la ley omnibus: estan los numeros, creemos que va a salir todo
Germán Martínez, jefe del bloque de diputados de Unión por la Patria. 

También te puede interesar