Todos contra Todos

Entre Ríos: Cresto y Piaggio miden los riesgos de darle batalla al candidato de Gustavo Bordet

Los intendentes de Concordia y Gualeguaychú ambicionan la gobernación. Negociaciones abiertas mientras contienen a la militancia que les demanda ir a las PASO. Lo que pone en juego cada uno.

Los intendentes peronistas de Concordia, Enrique Cresto, y de Gualeguaychú, Martín Piaggio, transitan el tiempo de descuento de cara al cierre de listas en Entre Ríos con dos grandes pesos en sus espaldas: contener a la militancia que los empuja a dar la interna por la gobernación, y calcular los riesgos de esa aventura. Luego de la definición del gobernador Gustavo Bordet por la precandidatura de Adán Bahl, ambos confirmaron las suyas, pero el cierre de listas previsto para el 24 de junio se aproxima y no hay mayores señales de un armado provincial para competir en las PASO de agosto.

En ambos casos se trata de jefes comunales que cumplen mandato tras ocho años de gestión y sin posibilidad de reelección. Mientras tantean el escenario por delante, con conversaciones en Paraná, se ocupan de mandar mensajes para contener la demanda de las bases en sus territorios. Concordia y Gualeguaychú son las dos ciudades más grandes en las que gobierna el peronismo después de la capital, tierra de Bahl.

Las conversaciones de estas horas rondan en torno a la magnitud de la empresa que representaría para Cresto o Piaggio enfrentar en una interna al candidato del gobernador. Sin respaldo ni financiamiento provincial, los precandidatos se expondrían, según interpretan desde el entorno del gobernador, a una derrota que les marcaría un antecedente innecesario.

En esa lógica, sin embargo, ambos no tienen lo mismo que perder. Parten de lugares diferentes. Cresto es un dirigente consolidado en la provincia que ha cumplido con todos los pasos de la escuela política: fue diputado y senador provincial y ocho años intendente. En el medio, fue funcionario nacional y candidato a diputado nacional, cargo para el que fue electo en 2021 y al que renunció.

Una persona que forma parte del gobierno provincial y que conoce al concordiense reflexionó ante Letra P que de dar la interna y perderla, el futuro de Cresto podría quedar “obturado”. En cambio, razona, si acompaña a Bahl el turno le podría llegar en cuatro años, cuando concluya un eventual mandato del paranaense sin posibilidad de reelección porque ya fue vicegobernador en la primera gestión de Bordet.

“Enrique es un dirigente de vuelo en la provincia. Ir a la interna sería quemar un cartucho y es joven todavía, tiene recién 47 años”, evaluó la misma fuente.

El caso de Piaggio se monta sobre otro escenario. El gualeguaychuense nunca ocupó otro cargo que la intendencia y no logró expandir su armado por fuera de la ciudad. Participar de una interna le permitiría recorrer la provincia y hasta capitalizar el voto k, algo que podría posicionarlo a futuro. Las cartas que juega son bien distintas a las de Cresto, y están más atadas a una directiva que podría llegar desde la conducción nacional referenciada con la vicepresidenta que a un mandato territorial.

Por eso, a pesar de que se muestren juntos, el destino de uno y otro podría ser diferente. Eso sí, ambos sostienen por estos días un diálogo intensivo con Bahl, que ya diseña su eventual gabinete. Bordet, de gira oficial por África, va pensando la lista para la legislatura provincial, otra nómina que es su as bajo la manga a la hora de buscar acuerdos.

Para encarar este período de negociaciones sin más presiones que las propias, Cresto y Piaggio compartieron una carta pública en la que aseguran que están en conversaciones sobre los desafíos que tienen en común. “Hemos acordado difundir esta declaración conjunta, que expresa nuestra visión actual y se dirige especialmente a quienes forman parte de los proyectos colectivos que conducimos”, introdujeron en el documento.

En ese texto, dieron el mensaje de unidad y aseguraron respetar la decisión adoptada por Bordet. Afirmaron tener una “excelente relación” con Bahl, con quien están “hablando” para establecer “núcleos de coincidencia y reglas precisas”, debatiendo cuál es la mejor estrategia para participar de las PASO.

El recurso de las conversaciones es inclusive promovido por la tropa, que busca allanar el camino de la negociación. La exdiputada nacional Mayda Cresto, hermana del concordiense, lo planteó sin rodeos: declaró esta semana que estos “son tiempos de negociaciones” y que “no hay que apresurarse, faltan todavía muchos días para el cierre de listas y esta es una etapa para charlar, dialogar, negociar. Sentarse a discutir para llevar los mejores candidatos y candidatas a esta elección tan importante”, dijo.

Enrique Cresto mantiene la intención de ir a internas por la sucesión de Gustavo Bordet en Entre Ríos.
El senador nacional por Entre Ríos Edgardo Kueider

También te puede interesar