LA POSTA DEL CONGRESO

El dietazo también acorrala a Javier Milei

El Presidente necesita leyes de un Congreso que pide discutir salarios propios y ajenos. Sus funcionarios quieren negociar más que él. ¿Quién está afuera de la casta?

Palabras más, palabras menos, el proyecto que redactó el salteño Juan Carlos Romero y avalaron casi todos los bloques sostiene que, si las dietas siguen congeladas, el Congreso dejará de funcionar y la democracia estará en peligro. De hecho, disconformes con sus ingresos, referentes de ambas cámaras afirman que no pelearán por un nuevo mandato en 2025. Justifican su decisión en números. Con dietas que no llegan a dos millones de pesos, no pueden costear alquileres en la Ciudad de Buenos Aires mientras deben sostener a sus familias. Hay quienes duermen en hoteles y los precios de los alojamientos también se fueron por las nubes: gastan entre 300 y 800 mil pesos mensuales.

Juan carlos Romero
Juan Carlos Romero, autor de la resolución del Senado para aumentar las dietas.

Juan Carlos Romero, autor de la resolución del Senado para aumentar las dietas.

Quien sí intentó frustrar el acuerdo fue el gobernador de Mendoza, el radical Alfredo Cornejo. Supo de la idea a través de la senadora Mariana Juri, presente en la reunión de autoridades de bloque. También se abrió la radical Carolina Losada, quien retiró su firma por la tarde. Cornejo pierde terreno con los libertarios día a día en su provincia. No hay muchos casos así que repercutan en el Senado, poblado de figuras sin mucho futuro político. Por eso tomaron este riesgo.

En UP apoyó sin fisuras el dietazo, al igual que los partidos provinciales. Estas fuerzas acusan a la radical Juri de difundir la resolución por la noche del miércoles y acobardar a muchos colegas. Por esa filtración, la iniciativa no formó parte del orden del día de la sesión. La mendocina no consiguió resolver la interna de la UCR, porque el jefe del bloque, el correntino Eduardo Vischi, se mantuvo firme y garantizó los votos que faltaban.

Conteo final

El careo de jefes de bloque previo a la sesión fue decisivo. Sin el proyecto en el temario, se necesitaban 48 votos firmes dispuestos a avanzar con la iniciativa de Romero, lo justo para los dos tercios. El salteño, que preside el bloque Cambia Federal, de tres miembros, estaba dispuesto a abrir el debate -en vivo y en directo- si se lo pedía el oficialismo. No pasó.

Tarde o temprano la discusión llegará al recinto y Milei no tendrá todas las de ganar en la construcción del relato libertario. Pisó el palito su senador Bruno Olivera Lucero, quien firmó la resolución en una muestra de inocencia sin precedentes: dice que se equivocó. Nada hubiera cambiado si no suscribía, porque los votos de LLA no formaban parte del conteo. El gesto que tuvieron el oficialismo y el PRO fue no pedir votación nominal. Villarruel colaboró con un conteo a ojo de las manos alzadas. Fue una ayuda tácita.

¿Dónde está la plata?

Sin nada para perder, en caso de prosperar un debate en el recinto sobre dietas, en el Senado pedirán discutir tres temas: cuánto gana cada funcionario, cuál es el presupuesto que maneja Karina Milei en la Secretaría General de la Presidencia y de qué viven quienes donan sus ingresos. Hay un listado de 500 directores del Estado con sueldos altos que podrían ser escrachados, con nombre y apellido. Algunos trabajaron en anteriores gobiernos.

Martín Lousteau, acosado como nadie por los trolls libertarios por votar con timidez, anunció que solicitará las declaraciones juradas d e Milei para saber de qué vivía cuando donaba su dieta como diputado. Una alerta para Martín Menem, que también sortea sus ingresos cada mes.

Tarde o temprano, en el Congreso abordarán otro tema espinoso para todo gobiernos: los sueldos en la Justicia, que superan con creces los que se pagan en los otros dos poderes. Hay proyectos para congelarlos por un tiempo hasta equipararlos al resto de los poderes, el último de ellos presentado por el jefe de Unión por la Patria, José Mayans, quien podría pedir que se trate en los próximos días. La iniciativa también pone tope para las dietas. El problema es que a ningún Presidente le interesa molestar en los Tribunales por chirolas.

Menem pretendía dar un aumento en Diputados en el segundo semestre, pero no sabe bien cómo hacerlo. Con el espejo del Senado, los peronistas más experimentados le aconsejan no llevar la discusión al recinto y resolverla él mismo. La tiene difícil.

Ley ómnibus y reforma fiscal

La historia se repite: como en el verano, mientras Milei comparte memes contra el Congreso, sus funcionarios negocian con autoridades de bloques en Diputados para conseguir las primeras leyes de su gestión. La ley ómnibus XS y la reforma fiscal son prioridad.

Confiado, Menem armó su hoja de ruta: dictámenes para esta semana y una sesión maratónica que arranque el 29 de abril y y termine el 1 de mayo, el Día del Trabajador. Sin embargo, la agenda de comisiones está sobrecargada en Diputados y no figuran los dos temas que pide Milei para cumplir ese itinerario.

El viernes, los funcionarios a cargo de la negociación se juntaron con los jefes de bloque para afinar los reclamos. Prometieron enviar correcciones el lunes. Lidera el equipo el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, quien asiste a todos lados junto a María Ibarzábal, flamante secretaria de Planeamiento Normativo. Por el Ministerio de Economía, maneja las gestiones el secretario de Hacienda, Carlos Guberman.

El gabinete de Milei está más interesado que él en sancionar leyes. En su despacho, Guillermo Francos le prometió al bloque Innovación Federal (partidos provinciales) que, si aprueba los proyectos, en el segundo semestre convencerá al Presidente de reactivar las obras públicas. Sus interlocutores miraron sorprendidos al ministro del Interior.

Francos y el resto de los funcionarios tienen el mismo desafío que hace dos meses: persuadir a Milei de ceder en el articulado de los proyectos para romper el invicto en el Congreso. El economista tiene otro criterio, propio de un novato político. No considera un triunfo la sanción de leyes que no le sirvan del todo, mientras pueda gobernar por decreto. Esa será la discusión decisiva en el Gobierno.

Los lobbys

Milei insiste con la misma redacción de algunos temas de la ley ómnibus XS que no pasan el filtro de la oposición dialoguista, como la emergencia administrativa (con posibilidad de intervenir organismos), la privatización del Banco Nación y el aval para desregular la economía a gusto.

Si se mantiene firme, la oposición dialoguista firmará el dictamen en disidencia o presentará uno en minoría. No sería un buen indicio de la ley ómnibus para volver al recinto.

También en las negociaciones se acordó incorporar un artículo para gravar a la tabacalera Sarandí, de Pablo Otero. El que se anime a votar en contra será acusado de lobista. Nicolás Massot (HCF) y la Coalición Cívica reclaman eliminar los regímenes especiales y lo escribirán en un dictamen. Hay empresarios en la mira beneficiados de estas excepciones impositivas.

Juan Manuel López Nicolás Massot Miguel Ángel Pichetto.jpg
Juan Manuel López delante de Nicolás Massot y Miguel Ángel Pichetto.

Juan Manuel López delante de Nicolás Massot y Miguel Ángel Pichetto.

En la reforma tributaria, la reversión de Ganancias sólo se aprobará si se actualizan los mínimos cada tres meses. En su exposición del jueves, Guberman dijo que eso no lo aceptaba y los montos seguirán subiendo una vez al año, lo que implicaría que en cada ronda de paritarias se sumen miles de contribuyentes. Tras reuniones privadas con la oposición, el funcionario entendió que no puede permitirlo. Resta convencer a Milei. El Presidente también deberá definir si avala que el Registro de Inversores, el RIGI, se extienda a pequeñas empresas, como pide la oposición. Rolandi se llevó, como tarea para el hogar, redactar otro artículo de eliminación de fondos fiduciarios. Los gobernadores reclaman que se coparticipe o, al menos, asegurarse las transferencias previstas.

Jubilaciones, reforma laboral y universidades

La UCR pretende empezar a discutir la reforma laboral el miércoles y anexarla a la ley ómnibus XS. El Gobierno se resiste a ceder la letra fina del DNU referida a ese tema, aun cuando no se aplica, porque fue objetado en la Justicia. HCF, el bloque presidido por Miguel Ángel Pichetto, sólo avala tres puntos del texto radical: reducción de multas (no eliminación), el fondo de cese laboral y la extensión del periodo de prueba, que el radicalismo pide llevar a seis meses, mientras algunos federales prefieren ocho, como Milei. La baja del aporte sindical y de contribuciones patronales, otras propuestas del partido centenario, no tienen consenso.

Como fue adelantado en esta columna, los debates por el presupuesto educativo y las jubilaciones pueden complicar el semestre de Milei. Unión por la Patria pidió una sesión especial para el miércoles con esos temas y la agenda está abierta.

En el capítulo jubilaciones, el Gobierno quedó acorralado. Una mayoría del recinto solicita un aumento para compensar la inflación de enero, lo cual quedó plasmado en tres dictámenes y será introducido en el proyecto de ley ómnibus, le guste o no a Milei, quien calcula una pérdida de un punto del PBI si avala este incremento. La eliminación de la moratoria previsional, presente en la ley ómnibus, por ahora no tiene los votos. Los dialoguistas no la apoyarán si antes no se define un empalme con otro sistema para no dejar un tendal de gente sin saber cómo será su retiro.

Además, los gobernadores con caja previsional propia solicitan retomar la asistencia suspendida hace un mes. Alcanza con levantar la mano en el recinto, pedirlo y juntar la mayoría.

En cuanto al presupuesto universitario, el Gobierno promete una auditoría para identificar gastos superfluos, pero, mientras no la lleve a cabo, se arriesga a chocar con un sector de la sociedad que tiene prestigio por montos que no representan gran cosa en el presupuesto. Para la marcha del martes, por primera vez, Milei logró unir a la UCR en su contra. Al día siguiente, en Diputados, están invitados a seguir el reclamo en el recinto.

Manuel Adorni. 
Martín Menem (LLA) y Cristian Ritondo (PRO)

También te puede interesar