19N SEGUNDA VUELTA

Chubut: Ignacio Torres resiste la embestida de Macri y ensaya un partido provincial

El gobernador electo no sale de la "neutralidad" y evita apoyar a Milei. Sueña con armar un sello propio en la misma lógica de otros pares patagónicos.

Aprovechando sus lugares en dos lados del mostrador; con el relativo alivio de todavía no estar en gestión y potenciando en esta circunstancia la idea de alambrar su armado, que desde tiempo le ronda en la cabeza, el gobernador electo de Chubut, Ignacio Torres se las rebusca para resistir la embestida macrista para que se defina en favor de Javier Milei.

Torres se sentó en dos mesas de peso la semana pasada: la de las gobernaciones de Juntos por el Cambio y la del bloque senatorial. En ambos escenarios primó su posición de “libertad de acción”. Aunque sobrevinieron aprietes del riñón macrista, que incluso sedujeron a alguna dirigencia que le es cercana, Torres se mantiene en su posición y banca los trapos de la “neutralidad”.

Sin embargo, lo cortés no quita lo valiente: Torres gambeteó las presiones para definirse en favor de La Libertad Avanza, en una provincia donde Milei talló alto y pegó fuerte. El gobernador electo salió golpeado del calendario proselitista nacional: a JxC no le fue nada bien en las PASO y tampoco el 22 de octubre, cuando quedó tercero cómodo.

Atado a la desgracia de Bullrich, Juntos por el Cambio perdió el 38% de adhesiones: más de 45.000 votos de los 116.000 que sacó el 30 de julio cuando “Nacho” Torres dio el batacazo. Ese mojón y la novela nacional de roscas en la medianoche reimpulsan a Torres a su decisión de apuntar a un armado provincial: busca concretar un sello propio, en el estilo que ya se ha demostrado exitoso en otros territorios patagónicos, para desatarse de los personalismos centralistas. Podría bautizarse como "Despierta Chubut", según reveló el portal ADN Sur.

El mismo día en que ganó las elecciones, Torres se atrevió a caracterizar a su espacio como un “movimiento ciudadano que es renovación generacional y en el que no hay halcones y palomas”. Relegó a segundo plano las instituciones partidarias que formalizaron la alianza que lo llevó al triunfo.

senadoresneutrales.jpg

Torres mira de reojo desde hace tiempo el histórico armado del Movimiento Popular Neuquino, el movimiento que en el mismo sentido hizo Mario Das Neves en Chubut, o el crecimiento de Alberto Weretilneck en Río Negro, sin “casarse con nadie”. También espía la reciente experiencia ganadora de Claudio Vidal, en Santa Cruz, que apuntalado en el sindicalismo petrolero armó su partido SER (Somos Energía para Renovar Santa Cruz) para terminar con la dinastía pingüina. Torres y Vidal vienen sumando gestos de coincidencias y acuerdos. Jorge “Loma” Ávila, otro gremialista del petróleo, que es diputado nacional electo por JxC y viene del peronismo, es factor clave para aceitar ese vínculo.

La cúpula y la trinchera

“No voy a hablar de mi voto”, cerró la puerta Torres a las especulaciones, incluso cuando lo apuraron en el canal La Nación+ para ayudarlo a definirse como pro-Milei. Nunca se lo escuchó patalear formalmente contra el pacto de medianoche de Macri, Bullrich y el libertario, pero de regreso en la provincia soltó una definición sugestiva: “una cosa son los acuerdos de cúpula y otra cosa los que estuvimos en la trinchera”.

Los gobernadores de JxC quieren marcar la cancha cuando plantean esa diferencia con los popes nacionales. Torres, además, debe cuidar fronteras adentro su alianza variopinta, donde el radicalismo tiene participación estelar, sobre todo con el vicegobernador electo Gustavo Menna, que hasta marcó presencia en el encuentro de jefes territoriales del espacio y dijo que Milei "es un salto al vacío".

La senadora Edith Terenzi, que participó de la cumbre de bloque que santificó la “neutralidad”, también le dio un espaldarazo a Torres: dijo que los gobernadores “son los nuevos líderes del espacio”.

Mirando a futuro y recalculando, “Nacho” hasta supone que no es un buen plan enemistarse de más con el actual gobernador peronista Mariano Arcioni, quien tiene línea directa con Sergio Massa y podría convertirse en un puente de valor para las necesidades de Chubut si el ministro llegara a ser presidente.

terenzi-macri-nachotorrees-romero.jpg

La que sí dio una voltereta y se sumó al Team Javier fue la diputada Ana Clara Romero, cercana a Torres y posiblemente integrante de su futuro gabinete, pero que a la vez fue derrotada en las elecciones como candidata a la intendencia de Comodoro Rivadavia. Romero cedió a los planteos del macrismo recalcitrante, pese a que horas antes había dicho: “A nosotros nos pasa que con el discurso de Milei tenemos mucha diferencia”.

Torres ya había dicho que los planteos de Bullrich y compañía le parecían “expresiones personales válidas” y redondeó: “Tengo mis dudas acerca de que una manifestación de un dirigente pueda cambiar el escenario electoral”.

El gobernador electo insiste en su cautela y pone en agenda las preocupaciones que se le vienen, más temprano que tarde: Chubut está endeudada, se queja por la “injusticia” de la copartipación que le toca y Torres en principio aparece un poco solo en la región si no logra alianzas. Desde ese lugar inestable y cargado de desafíos, “Nacho” redondea: “A mí me interesa parar la pelota, levantar la cabeza y señalar que la Argentina está agonizando. A mí me gustaría que más que sentarnos a discutir cuestiones superficiales, nos organicemos para levantar la bandera del federalismo”.

Karina Milei, secretaria general de la Presidencia.
Federico Zárate le bajó el pulgar a las designaciones a dedo en la Justicia de Faltas de Jesús María. 

También te puede interesar