SANTA FE EN LLAMAS

Ahora, un gendarme: quién es el cuarto ministro de Seguridad de Perotti

Claudio Brilloni arrancó como un secretario de segunda línea y fue escalando en menos de un año tapando los huecos. Consenso político y pergaminos.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) Claudio Brilloni subió dos escalones en poco más de un año hasta convertirse en ministro de Seguridad de esta provincia, un cargo que podría asimilarse a la trillada definición de silla eléctrica. El rápido ascenso del comandante general retirado de Gendarmería no sólo es por méritos propios sino por constantes tropiezos de sus superiores. Cuando a un ministro o un secretario se le quemaron los papeles, Brilloni estuvo dispuesto y el gobernador Omar Perotti metió mano en su experiencia. La última vez fue este miércoles, tras la salida del ministro Rubén Rimoldi, un expolicía con fama de duro a quien deglutió en seis meses la incesante violencia de organizaciones criminales. 

 

Esos ascensos indican algo: arrancó en un cargo menor. Cuando en diciembre de 2021 asumió como secretario de Prevención y Control de la provincia en un paquete de relanzamiento del ministro Jorge Lagna ya se comentaba que el cargo le quedaba chico. Sí le ofrecía una plataforma para el despliegue y operatividad, que es lo que más resaltan. Meses después, los traspiés del secretario de Seguridad Pública, Jorge Bortollozi, lo posicionaron como reemplazo natural, y en este caliente arranque de año para la violencia urbana de Rosario lo llevó al máximo peldaño. Para arriba no hay más: o triunfa o se va como a todos los que suplantó.

 

Ahora deberá demostrar toda la probidad, prestigio y conocimiento profundo en la materia que le destacan tanto en el oficialismo como en la oposición. “Es lo mejor en seguridad del país”, sostuvo sin vueltas el diputado radical Maximiliano Pullaro, uno de los mayores críticos de la gestión en seguridad de Perotti. “Tengo una gran consideración de él, en lo profesional y personal”, agregó a Letra P el intendente de Rosario Pablo Javkin cuando asumió su primer cargo. Justamente, el alcalde de la golpeada ciudad viene de señalar a fondo a Rimoldi horas antes de su caída.

 

En su carrera de casi 30 años como gendarme, Brilloni estuvo ligado a los operativos en frontera con Paraguay y Bolivia, en intervenciones en Fuerte Apache y la villa 1-11-14 y participó de investigaciones judiciales, datos nada menores en una ciudad desbordada por el narcotráfico, las extorsiones y las balaceras. En Santa Fe, el exgendarme de 61 años es conocido por haber tenido un rol importante coordinando el Operativo Conjunto de las fuerzas federales que enviaba a la provincia la, por entonces, ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich

 

El oriundo de la ciudad de Santa Fe reconoció la inacción policial que impacta en los territorios y dijo que es producto de la “falta de liderazgo” y de “entrenamiento”. En ese punto sostuvo que enfocará su plan de trabajo, incluso con la definición de los secretarios que lo acompañarán. "Busco un perfil de conocimiento sino con muchos despliegue territorial y control de la policía. No sólo para supervisar acciones operativas, sino para acompañar motivar e incentivar el trabajo", sostuvo en Radio2.

 

De esa forma se contrapone a las formas de Rimoldi quien, paradójicamente, había hablado de hacer foco en el mando de la fuerza. También marcó otras diferencias con su antecesor. Habló de un despliegue territorial distinto, de un contacto con intendentes que él sí promulga, y de una formación poco semejante: Rimoldi policía, él de una fuerza de naturaleza militar. 

 

El consenso político que reúne le será útil para ponerse al frente de Seguridad en los diez meses que le quedan de gestión a Perotti. No parece que se pueda dar vuelta la situación en tan poco tiempo, quizás bajar los índices o al menos frenar la violencia. Vale aclarar que no es ajeno a la situación actual porque fue número tres y dos de Seguridad, pero la diferencia al resto es que tenía promesas y demostraba capacidad. Eso lo mantenía. Ahora,  tiene el desafío final de validar por qué fue la figurita difícil tan buscada.

 

Ruiz de Galarreta, Mauricio Macri y Germana Figueroa Casas
La caída de la industria se profundizó con Javier Milei

También te puede interesar