PRETEMPORADA 2023

La estrategia de Cubría en la carrera contra Espinoza en La Matanza

La dirigente del Evita confía en que le den la interna. “No se puede perder votos”, avisa. Amplitud, territorio, asambleas, publicidad y fiscalización.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) La diputada bonaerense y dirigente del Movimiento Evita Patricia Cubría despliega su estrategia para enfrentar en internas al intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. Lejos de las luminarias de la costa, hace su pretemporada 2023 en el distrito que sueña gobernar. Está convencida de que podrá competir en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO): “Este año no se puede correr el riesgo de perder votos”, dijo a Letra P al explicar su confianza sobre la exclusión de las listas a dedo. Su campaña se basa en una “convocatoria amplia” a las fuerzas vivas del distrito y un “fuerte trabajo territorial” que incluye desde asambleas de discusión vecinal a la instalación y el armado de fiscalización para asegurar cada voto.

 

“Creo que están dadas las condiciones para que nos den la interna, no se puede correr el riesgo de perder votos; estamos en una situación en la que no solo hay que ampliar, sino llenar de participación, sobre todo abajo. Creo que estamos en condiciones de competir”, afirmó Cubría ante la consulta de este medio respecto de si considera que tendrá la boleta para competir contra Espinoza.

 

Queremos “dar vuelta como una media esta gestión” porque no se ve reflejado “el enorme potencial que tiene La Matanza”, dispara. La clave para el espacio es la conformación de un frente vecinal que amplíe la participación y abra el juego a diferentes fuerzas vivas del distrito.

 

Cubría dice que ya cuenta con el respaldo no sólo de los movimientos sociales, columna vertebral del armado, sino también de sindicatos, cámaras de comercio e industria; representantes de la universidad de La Matanza, iglesias del distrito, sectores del radicalismo y parte del peronismo tradicional desencantado con la gestión de Espinoza.

 

“Con esos sectores vamos construyendo una agenda de campaña que tiene que ver con la cercanía, la presencia concreta, física y de cara a los vecinos, además del trabajo para brindar soluciones concretas que estén al alcance de nuestra fuerza”, afirman fuentes del Evita.

 

La actividad diaria de campaña consiste en recorridas, asambleas vecinales donde se discuten los problemas barriales y el trabajo de los centros comunitarios donde tienen trabajo no sólo vinculado a la economía popular, sino también a deportes, apoyo escolar y salud, con un camión sanitario itinerante con médicos especialistas, por un lado, y la articulación con otros sectores como comerciantes e industriales con quienes trabajan otro tipo de problemáticas vinculadas al ámbito municipal.

 

Según explica a Letra P un miembro de la organización, el espacio que lidera Cubría está distribuido en todo el distrito, aunque –reconoce– con mayor anclaje en el segundo y el tercer cordón. No obstante, confían en el trabajo que vienen realizando en el primer cordón distrital a partir de sectores aliados como las cámaras de comercio y militancia del radicalismo local que está fuera de Juntos.

 

Fuentes del armado explican que hay sectores muy amplios que no quieren votar a Espinoza, pero que tampoco quieren votar a Juntos por el Cambio o al liberalismo; “ahí tenemos un punto de unidad con sectores medios y más pudientes del distrito”, explican.

 

En paralelo a la agenda de campaña en el territorio, Cubría trabaja en la instalación de su figura con métodos más tradicionales como afiches, volantes y pintadas, pero también en redes sociales, donde están viendo “buenos resultados”. También el trabajo de fiscalización está en marcha. Indicaron a este medio que ya tienen el número de fiscales necesarios para atender el vasto territorio que concentra 4,8 millones de personas habilitadas para votar.

 

Como contó Letra P, el Movimiento Evita, a contramano de gran parte de la dirigencia política que pasea su campaña por los centros turísticos de la provincia, no se toma vacaciones y los más de veinte candidatos y candidatas que pretenden competir por intendencias bonaerenses permanecen en sus distritos reforzando la campaña para llegar lo mejor posible al momento de la negociación final.

 

Lourdes Arrieta, la diputada del patito en la cabeza, a cargo del armado de La Libertad Avanza en Mendoza. 
Patricia Bullrich, ministra de Seguridad.

También te puede interesar