JUNTOS EN EL BARRO

Vidal y el efecto tapón que perjudica a su alfil Ritondo

Aunque relegada en las encuestas, la exgobernadora no se baja de la carrera por la presidencia y obtura los movimientos del diputado. Stop fotos con Bullrich.

LA PLATA (Corresponsalía) Pese a que ninguna consultora privada la posiciona en el podio de presidenciables, la diputada del PRO por la Ciudad de Buenos Aires María Eugenia Vidal  aún sostiene su pretensión de llegar a la Casa Rosada o, al menos, no despeja en público su futuro político. Si bien este escenario anima a quienes militan su nombre y le da cierto margen para hacer campaña dentro de la interna de Juntos por el Cambio, termina resultando incómodo para su delfín bonaerense, el diputado Cristian Ritondo, que busca convertirse en el candidato del PRO a la gobernación de Buenos Aires. Dicho de otro modo: la exgobernadora termina siendo un efecto tapón para el presidente del bloque amarillo en la Cámara Baja porque no le permite ganarse el aval de otras líneas del PRO, de los halcones específicamente.

 

En el entorno cercano al exministro de Seguridad bonaerense no lo admiten y apelan a que la figura de su jefa política crezca en los próximos meses, algo improbable –al menos en la medida que se necesita para ser competitivo– según los socios de la alianza.

 

Algunas fuentes vidalistas se entusiasman con que Vidal se convierta en una suerte de salida de consenso a la interna, por su volatilidad para mostrarse tanto con una postura dura como moderada, según mande la agenda del momento, a diferencia de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, principal exponente del team halcón, o el alcalde de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, jefe de los moderados del partido amarillo. 

 

Que a Ritondo lo buscan en el campamento de Bullrich no hay dudas, pero ya hace unas semanas atrás le advirtieron a través de algunos emisarios que esperaban de él una definición electoral en el inicio de la campaña. No más fotos. “No lo podemos esperar”, aclaraban en su momento, pese a que de un lado y otro intercambiaban elogios políticos. El mensaje fue enviado, sobre todo, porque la presidenta del PRO tiene detrás suyo tres candidatos, uno en representación de cada línea interna, y no quiere desgastar la relación con ninguno de ellos por esperar a Ritondo. Se trata del intendente Néstor Grindetti, el referente más pulido del macrismo bonaerense; el senador Joaquín de la Torre, un conservador de derecha con raíces en el peronismo tradicional; y el también jefe comunal Javier Iguacel, incondicional de la primera hora del proyecto de Bullrich.

 

De todos modos, según pudo saber Letra P, Ritondo le habría pedido a Larreta ir pegado a su boleta nacional en el caso de que Vidal no compita y enfrentar bajo esas condiciones al diputado Diego Santilli. Dirigentes cercanos a Larreta ratifican que “el único candidato que tiene Horacio es el Colorado y nadie más”. La mueca con cierta gracia en el rostro de otros dirigentes larretistas consultados por este tema, seguido por un silencio prolongado, pareciera dar crédito al pedido de Ritondo.

 

Como sea, si bien Ritondo y Santilli están cabeza a cabeza en las mediciones de las encuestadoras que consultan de manera mensual, el efecto tapón de Vidal perjudica a su principal y único candidato bonaerense. Por supuesto que el respaldo político que marcó el expresidente Mauricio Macri al exministro de Seguridad -que incluso lo llevó a negarle una fotografía conjunta a Santilli en más de una oportunidad- puede modificar las estrategias electorales del PRO. La implementación de la “Y” sigue siendo para muchos dirigentes una salida posible.

 

Donald Trump.
Donald Trump y Javier Milei en Estados Unidos.

También te puede interesar