PRETEMPORADA 2023

Grindetti, con Plan B y disparo al palomar bonaerense

Instalado en Pinamar, el intendente candidato combina relax familiar y rosca. Macri o Bullrich y chicana a Santilli. La señal en la carpa del balneario.

PINAMAR (Enviado) Después de cuatro décadas de incondicionalidad política al proyecto de Mauricio Macri y dos periodos al frente de la intendencia de Lanús, Néstor Grindetti cree haber reunido las cualidades necesarias para conducir los destinos de la provincia más grande del país. “El 2022 fue un año de preparación, de planes, 2023 es otro partido: voy a ser precandidato a gobernador”, le dice a Letra P en una charla en esta ciudad balnearia, donde reparte su tiempo entre el ocio y la rosca política veraniega. Su deseo principal es que el expresidente despeje la incógnita sobre su postulación presidencial y se ponga el frente de la batalla contra el cristinismo. Por las dudas, aclara que, si eso no sucede, respaldará con las mismas convicciones la candidatura de Patricia Bullrich. “Es la que mejor encarna el pensamiento de Mauricio”, repite. Su enemigo interno es el jefe de gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, quien apadrina la candidatura a gobernador de Diego Santilli. Grindetti dice que el diputado no tiene las capacidades necesarias para hacer frente a las dificultades de la provincia.

 

“Voy a ser precandidato, me vengo preparando para eso junto a todo mi equipo”, asegura a este medio el jefe comunal de Lanús, durante una entrevista en Hipocampo, el balneario pinamarense en el que amalgama la agenda familiar junto a su esposa, la directora del Instituto de Formación Política y Gestión Pública de la Ciudad, Karina Spalla, y la rosca en la que también se adentran otros exponentes del team halcón, como el diputado Hernán Lombardi

 

Alojado en la carpa 23 junto a su esposa, Grindetti bromea sobre sobre el azar o presagio del número en un año electoral, mientras cierra sus últimos días antes de regresar a Lanús, donde al igual que su jefe político tiene pensado hacer una presentación de su primer libro, en el que repasará sus años al frente de la gestión y su experiencia política.

 

Grindetti está convencido de que el expresidente “merece un segundo tiempo en la gestión, tanto como la Argentina merece un segundo tiempo suyo”. Lo destaca por sus cuatro años en la Casa Rosada y por su “autocrítica” respecto “a las cosas que no se hicieron bien”, sobre todo respecto a la crisis económica y social en tiempos de Cambiemos. “No me cabe ninguna duda: si Mauricio decide jugar, todos debemos alinearnos detrás suyo, porque está entre los cuatro estadistas más importantes de la Argentina. Si él se pone al frente de esta patriada, se acaba la interna del PRO, además de que tiene grandes chances de ganar”, se entusiasma.

 

Como sea, tiempista profesional y cultor del diálogo, reconoce que Macri no dice ni en público ni en privado qué le deparará su futuro electoral, por lo que se adelanta y elabora un plan B que tiene como protagonista a la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, a quien entrona por “ser hoy la que mejor encarna el pensamiento de Mauricio desde lo ideológico y desde las cuestiones de política nacional”.

 

El escenario en el territorio bonaerense se torna un poco más complejo, aunque no pierde las esperanzas de llegar a una lista de unidad con sus competidores internos. “Tenemos que tener la capacidad de ponernos de acuerdo. Veo natural las PASO entre los espacios políticos, pero puedo decir que, sobre todo, con Cristian Ritondo, Javier Iguacel y Joaquín de la Torre nos vamos a poner de acuerdo en una sola candidatura. Respecto del Colorado, depende más de alineamientos hacia arriba”, aclara.

 

Grindetti bromea con el número de su carpa y el año de la vuelta al poder.

-¿Qué cualidades debe tener el candidato del PRO?

 

-Aspiracionalmente, conceptualmente y, hasta te diría estomacalmente, el candidato tiene que ser de la provincia, con experiencia en la provincia, preferentemente un intendente. Valoro también la experiencia del Cabezón (Ritondo) como ministro de Seguridad. Lo que no podemos seguir teniendo en la provincia son gobernadores que cuando entran a la Residencia no saben dónde está la puerta del baño.

 

-¿Está excluyendo a Santilli?

 

-No tiene experiencia en la provincia. No es nada en contra de él, pero realmente creo que es importante la experiencia previa, el trabajo territorial, sobre todo en un distrito grande. El Colorado puede tener un montón de virtudes para gobernar un distrito, pero para gobernador me parece que hay que conocer la provincia. Llevo casi ocho años de intendentes, puedo hablar con criterio.

 

De paseo con su esposa Karina Spalla, funcionaria de la Ciudad.

Grindetti evita lanzar críticas contra Larreta, a quien define como “un gran laburante y un hombre de gran capacidad de gestión”, y se concentra sólo en los cuestionamientos a su estrategia bonaerense. “La construcción que se ha hecho del larretismo en la provincia de Buenos Aires, sobre todo con Santilli, es la de cerrarse e ir a los distritos y decir ‘este dirigente es mío’, lo cual es un error. No se puede ser dueño de la gente, tenemos que estar todos juntos, ampliar y ser generosos para ganar”, lanza. 

 

Lo que dice tiene asidero también en el despliegue de Hacemos, la agrupación que fundó hace unos dos años para persuadir a peronistas desencantados de la gestión del Frente de Todos y con la que ahora busca posicionar a candidatos y candidatas en distritos del conurbano bonaerense. La amplitud, por supuesto, tiene un límite. “Coincido en un 90% con lo que dice (José Luis) Espert, pero no puedo decir lo mismo de (Javier) Milei, quien sólo tiene un voto enojo con la política y más que liberal habla de libertinaje con la eliminación del Banco Central o el Estado, algo que no existe en ninguna parte del mundo”, sostiene.

 

Juliana Santillán criticó al kirchnerismo por los incidentes en el Congreso
Guillermo Francos. 

También te puede interesar