01|12|2022

JxC cierra filas para resistir el juego a dos bandas de Schiaretti

14 de agosto de 2022

14 de agosto de 2022

La oposición cordobesa quiere desdramatizar las charlas entre el gobernador y las figuras nacionales de la alianza. Paciencia y abroquelamiento interno.

CÓRDOBA (Corresponsalía) La lista de mensajes archivados del WhasApp del equipo de prensa de Juan Schiaretti sigue juntando material para disparar cuando el tiempo lo amerite. Stickers caseros del mandatario posando con figuras radicales y abrazado con intendentes de la oposición. Fotos de dirigentes PRO en palcos oficiales de la provincia. Textuales de elogios empresarios y de la dirigencia nacional de Juntos por el Cambio (JxC). Todo un combo electoral listo para ser reenviado a quien corresponda cuando la etapa de definiciones se aproxime. En la coalición opositora cordobesa, quienes quieren “terminar con 24 años de peronismo en Córdoba” ya recibieron todos esos mensajes y, aunque quisieran borrarlos, los miran con impaciencia.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Yo tengo la tranquilidad de que tanto Facundo Manes como los demás referentes del radicalismo que se sientan con Schiaretti lo hacen desde una postura de diálogo interpartidario que busca terminar con los enfrentamientos que tenemos hoy, pero descartan cualquier propósito electoral. Si bien acordamos con esa idea, el problema es que al hacerlo están elogiando una gestión que nosotros consideramos que no ha sido buena para Córdoba y por eso queremos ganarle el año que viene”. La frase de un encumbrado dirigente radical parece resumir el sinsabor que dejó un nuevo capítulo de la galantería cordobesista con referentes de JxC. La foto de Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti en el despacho del gobernador cordobés aportó a una sensación de malestar que en las filas cordobesas cambiemistas buscan resistir, mientras miran con ceño fruncido a quienes bosquejan el armado nacional.

 

Después de una jornada que incluyó cruces tuiteros con protagonistas que no suelen ser usuarios activos en ese tipo de discusiones, como el exministro Oscar Aguad, el viernes se coronó con un acto que buscó elevar la bandera de la unidad en la coalición opositora por sobre cualquier debate que, a un año de las elecciones, consideran estéril. Puertas adentro, no imaginan a ninguna figura de las que se sientan con el gobernador abriéndose del cambiemismo, ni ven a Schiaretti participando de una interna opositora en las PASO.

 

En el acto que conformó la Mesa Departamental Tulumba el viernes por la noche estuvieron presentes representantes de todos los partidos que conforman la pata cordobesa de JxC. “Esta es la imagen a la que tanto le teme el gobierno, pero sabemos que no se van a entregar mansamente. El año que viene tenemos una oportunidad inmejorable. Por primera vez en 24 años este pueblo olfatea que podemos ganar y el peronismo lo sabe. Saben que la única forma de ganar Córdoba es dividirnos, pero si cada uno de los dirigentes que integran esta coalición y los cordobeses entienden que se terminó este ciclo de peronismo en la provincia no van a poder evitar que ganemos. La unidad, el consenso y la confianza van a permitir la construcción del triunfo”, exclamó Luis Juez en un mensaje de unidad que fue respaldado por la totalidad de quienes integran la coalición y que ven en las fotos de Schiaretti con la dirigencia cambiemista una estrategia que busca “confundir” a la población y generar “quilombo interno” en las filas opositoras.

 

Con un tono similar, el mensaje fue reafirmado por Rodrigo De Loredo, que aseguró que “la prioridad del espacio es consolidar la unidad y trabajar para ofrecerle a los cordobeses los mejores candidatos que pongan por encima de cualquier diferencia, los problemas de Córdoba”.

 

“Con los matices y nuestras diferencias vamos a presentar una propuesta de cambio y de oxigenación para la provincia. En Córdoba resolveremos cómo vamos a definir nuestros candidatos, cuando sea el momento de hacerlo. En cada distrito se deberá respetar la realidad local de la coalición”, aseguró el jefe del bloque Evolución en Diputados. Hablaba puntualmente del armado del interior pero también mirando hacia arriba y tratando de correr a un costado las suspicacias que, según JxC, buscan generar los coqueteos de Schiaretti. En especial si quienes posan con el mandatario son quienes conducen el espacio donde revista el exconcejal radical. 

 

En el juego de las conversaciones a toda hora y en todo lugar, esta semana una comitiva de intendentes del Comupro se reunió con Horacio Rodríguez Larreta en Buenos Aires. Conversaron sobre las experiencias de gestión, se analizaron posibles visitas del alcalde porteño al interior cordobés y se dejó en claro que “las cosas de Córdoba las definirán los cordobeses”. “Él tiene claro ese concepto. Sabe que hay que ganarle al peronismo el año que viene”, señaló a Letra P uno de los dirigentes presentes en esa reunión.

 

En las próximas semanas la UCR terminará de aprobar una propuesta para definir la manera en que se resolverán las candidaturas para el año próximo. Luego la elevarán a la mesa provincial de JxC para terminar de acordarlo con sus socios internos. La idea es fijar una fecha para la elección de candidaturas como mera formalidad. “Tenemos que llegar a un acuerdo y el que esté mejor posicionado tiene que ser el que encabece”, advierten en el partido centenario. Aseguran que ni Juez ni De Loredo serán oficializados como candidatos hasta comienzos del próximo año.

 

“Con la desesperación que tiene el peronismo, anunciar candidatos con mucho tiempo de anticipación es un riesgo. Si yo digo que el candidato es Juez, ¿cuánto pensás que tardan en tirarle mil carpetazos por la cabeza?”, advierte una voz opositora que, con mecanismo de relojería, pide “ir por todo, pero con paciencia”.

 

Esta semana, Marcos Ferrer aseguró que trabaja para que el candidato sea De Loredo. La afirmación no parece ser una novedad para un sector radical que piensa que la fórmula a la gobernación debe ser encabezada por un boina blanca. Lo que si cambió es el aparente nivel de acuerdo que se exhibe en la actualidad respecto a sostener la unidad más allá de los nombres. “Si Juez mide mejor, el candidato es Juez”, reconocen cada vez más radicales.

 

“Si alguien quiere plantear la interna, nadie puede impedirle que se presente, pero creo que es una gesto de sensatez poder mostrarle a los cordobeses que nos hemos puesto de acuerdo y que podemos resolver pacíficamente nuestras diferencias”, aseguran en las filas opositoras y buscan cerrar líneas para evitar la penetración de los movimientos externos que puedan debilitar el espacio.