11|9|2022

Sin liderazgo ordenador, recrudece la interna de Juntos en Pilar

30 de julio de 2022

30 de julio de 2022

Proliferan aspirantes a la intendencia. Heridas de larga data y reacomodamientos internos. Única coincidencia: despegarse de Ducoté y dirimir en las PASO.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Sin una mesa local que aglutine las múltiples patas societarias y con un expansivo universo de aspirantes a la intendencia bajo el paraguas de distintas referencias macro, Juntos exhibe en Pilar una atomización interna de semejante magnitud que las únicas coincidencias pasan por despegarse de la pasada gestión local del macrista Nicolás Ducoté y esperar que las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) 2023 definan liderazgos para disputarle la intendencia al frentetodista Federico Achával.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Sin embargo, lo sucedido en las primarias de 2021 tampoco da garantías de que quien gane conduzca y quienes pierdan acompañen. El año pasado, el santillista Sebastián Neuspiller –uno de los anotados para la carrera en el 23– se impuso en una interna de tres pero la integración con el sector que se ubicó en segundo lugar, el liderado por Analía Leguizamón, no se dio como la exconcejala reclamaba, por lo que quedaron heridas abiertas, más aún al no ingresar Leguizamón al Concejo –en las generales se ubicó en el sexto casillero; reclamaba el segundo– tras la fuerte derrota que Juntos sufrió a manos del FdT, por más de 12 puntos.

 

Leguizamón se alineó bajo el ala de los halcones y hoy se erige como la emisaria local de Patricia Bullrich, perfil con el que, en los últimos días, comenzó a ensayar articulaciones con líneas societarias que se autoproclaman “duras”. Entre quienes se anotan para la competencia en 2023 se cuenta al expresidente del Concejo Gustavo Trindade, otrora possita y ahora referenciado con el sanmiguelino Joaquín de la Torre. Ese incipiente armado es etiquetado desde otros rincones del PRO local como un reagrupamiento “de terceras o cuartas líneas del ducotismo”. En el 21, el exintendente amarillo respaldó la boleta de Leguizamón. Fue su última apuesta.

 

Hoy, ninguna de las vertientes abordadas por este medio reivindica la gestión Ducoté ni conoce su paradero político, aunque dejan trascender que el exintendente sigue operando “en las sombras”. En abril pasado, se conoció la decisión de la Justicia de llevar a Ducoté a juicio, acusado por “malversación de caudales públicos” y “violación de los deberes de funcionario público” en el manejo de los fondos otorgados por la Nación a ese municipio.

 

“Teniendo en cuenta la situación en la que nos dejó Ducoté, es muy difícil reconstruirse en tan poco tiempo”, confió a Letra P una voz que lidera una de las líneas internas de Juntos, para quien la oposición local está “pulverizada”. En la misma sintonía se expresó otra fuente dirigencial consultada. Ducoté “dejó partidariamente tierra arrasada”, dijo y descree de su actual influencia: “No está activo y si lo está, no lo suficiente para ser algo serio”.

 

Al frondoso escenario interno también se sube quien escoltó a Neuspiller en las últimas legislativas, la ritondista Adriana Cáceres, que ya levantó la mano para competir por la intendencia el año próximo. Voces de esa tribu detallan que Cáceres viene realizando una intensiva tarea territorial, mostrándose como lo novedoso en el frente opositor. La concejala ritondista construye sobre la dicotomía “pasado versus renovación” y se entusiasma con un cruce variopinto en las PASO que legitime su liderazgo, un tren que -considera- Neuspiller dejó pasar en 2021.

 

Por lo pronto, mientras Neuspiller difunde recorridas por comercios de Pilar junto a Horacio Rodríguez Larreta, Cáceres anfitriona a María Eugenia Vidal, con quien recorrió días atrás dos empresas. Por si fuera poco, esa diáspora amarilla se agranda: recientemente saltó a la cancha con la bendición de Jorge Macri el secretario de Ingresos Públicos de Vicente López, Andrés Antonietti, quien ya se muestra en cartelería y, en redes, postea propuestas en tono de campaña para la intendencia. “Lo de Antonietti es innecesario porque ya había bastante despelote”, resumió con fastidio una voz del sector de los “duros”. En otra esquina frentista, minimizan: “Redes, cartelería, pero de construcción política, bien gracias”.

 

Como si todo eso fuera poco, en el cuadro de las PASO 2023 que empieza a bosquejarse en Juntos Pilar también aparece el radicalismo, que ya compitió con lista propia en las primarias 2021, y confía en el envión que pueda darle Facundo Manes. La principal referencia de la conducción radical allí es la concejala Claudia Zakhem. La relación del partido centenario con el socio amarillo nunca gozó de buena salud.

 

Voces boinas blancas abordadas por este medio destacan que en la gestión Ducoté la UCR apenas inscribió en el gabinete municipal al director de Juventud. Con el PRO teniendo “la sartén por el mango” en aquellos años, se despegan de las manchas negras de esa gestión.

 

Con Cambiemos fuera del municipio, recuerdan que, en la última elección general, aunque quedaron por escasos votos fuera de la integración, no hubo gestos tendientes a sumarlos a militar la lista que lideró Neuspiller ni a participar activamente de la fiscalización. También aluden al “emoji gate” en la que una foto de un encuentro entre Diego Santilli y diversas referencias locales de Juntos fue retocada por la Juventud PRO pilarense, que tapó los rostros de las figuras radicales con emoticones de payasos, algo que disparó el inmediato rechazo boinablanca y de otros rincones societarios. Desde aquella oportunidad, el radicalismo no ha sido convocado a reunión alguna con líneas amarillas.

 

“No se abrió el juego”, fustigan en dirección al socio PRO. No dudan en que presentarán una lista propia a la intendencia en 2023, más aún con la línea que se baja desde el Comité Provincia de disputar internamente todos los distritos. En Pilar, la UCR tiene otra concejala, pero en otro bloque. Es la possista Michelle Alarcón, sin articulación con la línea de Adelante a la que reporta Zakhem. Como fuere, en el comité distrital trabajan con una agenda cargada de actividades desde agosto y con la remodelación de la casa radical.

 

En tanto, plagado de unibloques, el Concejo Deliberante es un espejo de la dispersión territorial de Juntos. “Todos somos oposición, pero cada uno con su impronta, sin jefaturas”, resumen. Así, sin mesa frentista conformada, en los distintos rincones que se preparan para la pelea interna del 23 piden que al menos es necesario sentarse a fijar las reglas de juego, sobre todo pensando en el día después.