11|9|2022

Albertismo hasta ahí: el equilibrismo de Bordet para no romper con el agro

27 de julio de 2022

27 de julio de 2022

El gobernador entrerriano y sus terminales sostienen la banca al Presidente, pero piden “un sistema productivo con el campo adentro”.  

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) “Bancamos a Alberto Fernández y bancamos un sistema productivo con el campo adentro”. Así, con cuidado equilibrio, las huestes del gobernador Gustavo Bordet sostienen su albertismo servido sobre finas hierbas de discurso a favor del agro, un blend complejo en un escenario de enfrentamiento entre el Gobierno y el sector.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Con las elecciones cada vez más cerca y con la necesidad de recuperar el voto rural sin romper con el Gobierno, el gobernador ensaya una postura más en línea con el peronismo núcleo de los gobernadores de Córdoba y Santa Fe, Juan Schiaretti y Omar Perotti y toma distancia del conflicto con el campo. Aunque no se pliega a las definiciones de su par santafesino, anunció que su gobierno va a establecer un esquema de trabajo y buscar alternativas de financiamiento para encarar obras viales que beneficien al sistema productivo entrerriano. Básicamente, renueva el compromiso de trabajar en los caminos rurales, que es uno de los principales reclamos del sector.

 

El diputado Marcelo Casaretto es el autor de la frase que abre esta nota y expone la postura del gobernador. "Es la línea acordada con Bordet”, le dice a Letra P. Esa idea apunta a un equilibrio que contemple las pasiones del peronismo y las necesidades del sector agropecuario.

 

La necesidad de dólares del Gobierno nacional es evidente. En esa línea va la medida del Central para incentivar al sector agroexportador a liquidar la cosecha, que busca que los productores vendan la soja acopiada y que, así, accedan a una cobertura de cambio por hasta el 70% de la venta de granos que concreten al exterior hasta el 31 de agosto próximo.

 

Casaretto incluye el tipo de cambio, las retenciones, financiamiento y tasas de interés entre los puntos que, cree, se podría maniobrar para forzar, o incentivar, la tan ansiada liquidación de granos. “En un mundo capitalista tenés que dar incentivos”, marca y sintetiza con una máxima: “Gana más liquidando que no liquidando”.

 

Pone Casaretto como ejemplo, respecto de la idea del equilibrio y de la necesidad de trabajar con todos, su labor en la comisión de Industria en Diputados, que preside. Cuenta que trabaja con el radical Ricardo Buryaile, que preside Agricultura y Ganadería en la Cámara baja, en la Ley de Promoción Agrobioindustrial, un proyecto presentado por el presidente junto a su vice Cristina Fernández. “La Argentina tiene que recuperarse produciendo más”, esgrime y dice que ya habló con decenas de cámaras industriales para avanzar en la sanción.

 

En el mismo sentido que Casaretto se pronunció el ministro de Producción de Entre Ríos, Juan José Bahillo: “La matriz económica de Entre Ríos se integra por un mosaico de actividades que protagonizan pequeños productores y empresarios. En la suma de su esfuerzo radica el poder productivo provincial. Aquí no hay plafón para las maniobras especulativas con las materias primas sencillamente porque la concentración no existe”, sostuvo ante la prensa y ayuda a entender la posición de Bordet.