22|9|2022

Curitas, diría Larroque: en pleno incendio, Batakis anunció dos medidas de bajo impacto

21 de julio de 2022

21 de julio de 2022

Se aplicará un desdoblamiento cambiario para que los extranjeros ingresen dólares al sistema. Ante el pedido de la UIA, relajan el cepo a sectores productivos.

El gabinete económico, comandado por la ministra Silvina Batakis, buscó calmar la tensión financiera y evitar un stop productivo con dos anuncios, pero de baja intensidad frente a la escalada del dólar blue en otra jornada que parece no encontrar techo. A la par que confirmó la aplicación del desdoblamiento cambiario para el turismo receptivo, con el objetivo de sumarle dólares al Banco Central, se reveló también el relajamiento del cepo importador para insumos de la actividad industrial, ante el temor de inicios de parates en fábricas y por la ascendente demanda de divisas internacionales en mercados secundarios para pagar compras al exterior.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Ambas resoluciones, anunciadas este jueves, impactarán en las cuentas del BCRA, que muestra una señal de fortaleza en el medio de la pelea contra la presión devaluatoria, cuando este jueves la brecha entre el oficial y los financieros se disparó por encima del 150%. Parte del mercado e incluso empresarios que festejaron la "victoria parcial" por la liberación de pago a importaciones, pero -parafraseando al camporista Andrés Larroque- dijeron que las medidas son "curitas positivas", en medio de la crisis. Las medidas debieron acelerarse por la comunicación oficial apresurada del día anterior

 

Las propuestas las puso sobre la mesa el presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce, que se mueve con "mayor confianza" en el mundo de las decisiones económicas del Gobierno tras la salida de Martín Guzmán, luego de alinear la relación con el Palacio de Hacienda, el Ministerio de Desarrollo Productivo que conduce Daniel Scioli, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), de Mercedes Marcó del Pont, y ahora con la asunción de Sebastián Negri en la Comisión Nacional de Valores (CNV). Hoy, las miradas están puestas en el poder de fuego que tiene el Central para contener la corrida cambiaria, además de sostener la mirada productivista que el presidente Alberto Fernández que encontró como techo la escasez de reservas internacionales.

 

Con la implementación del dólar turista, en donde los extranjeros podrán comprar "moneda extranjera en entidades autorizadas a operar en el mercado de cambio con la presentación de la documentación identificatoria utilizada para el ingreso al país" y cuyo monto máximo permitido por este mecanismo será de hasta 5.000 dólares, buscará reducir la informalidad. El Gobierno estima que, en lo que va del año, los turistas gastaron 1400 millones de dólares, aunque sólo el 16% de ese monto se cambió en el mercado formal; el resto, en cuevas. Sucede que, ante la ventaja cambiaria, la afluencia al país con objetivos vacacionales se multiplicó, pero esa situación no generó beneficios extraordinarios a la actividad financiera oficial, porque el grueso del cambio se realizó en el mercado paralelo.

 

Para dinamizar la situación industrial, el gabinete económico decidió "mejorar las condiciones de acceso al mercado de cambios para el pago de importaciones de insumos para sectores estratégicos y así garantizar la continuidad de distintos procesos productivos". "La medida que instrumentará el Banco Central permitirá el pago de insumos en tránsito, que fueron embarcados en origen, hasta el 27 de junio de 2022, y han arribado al país con SIMI vigentes hasta dicha fecha", señaló el comunicado de prensa que envió el Ministerio de Economía. En el cónclave estuvieron, además de Batakis y Pesce, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra; la titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos, Mercedes Marcó del Pont; el presidente del Banco de la Nación Argentina, Eduardo Hecker; el titular de la Comisión Nacional de Valores, Sebastián Negri; y la jefa de gabinete del Ministerio de Desarrollo Productivo, Camila Cabral.

 

Fuentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), que comanda Daniel Funes de Rioja, consultadas por Letra P, confirmaron que el permiso para que las industrias accedan al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) implicará una salida de aproximadamente 5.000 millones de dólares. Este relajo del cepo les permitirá a las empresas manufactureras recuperar la mercadería que estaba "flotando" hace dos meses, pero que no podía ingresar al país hasta la realización del pago final. "Es una medida positiva, pero que no resuelve el problema de fondo, porque existen muchas complicaciones para la actividad en término de importaciones que ya se está acumulando", sostuvo un integrante de la mesa chica de la UIA.

 

La resolución es resultado de la mesa de diálogo que se instaló en el Banco Central a partir de la crisis de los dólares para la importación. Con la salida de Matías Kulfas de Desarrollo Productivo, el secretario de Industria, Ariel Schale, es el funcionario que sostuvo el diálogo con ese ministerio mientras Scioli desembarcaba desde Brasil. Según confiaron desde la UIA, los reclamos se multiplicaron en esos ámbitos de negociación con el objetivo de evitar un mal de fondo: la judicialización de los envíos que estaban varados, debido a un cambio de normativa que se generó mientras se desarrollaba la operación. "No se pueden cambiar las reglas de juego de un día para el otro cuando existen contratos firmados con empresas de otros países que respetar. Si no había solución, se trasladaba todo a la Justicia", admitió otro empresario industrial.

 

Los sectores estratégicos, como textil y calzado, son considerados así por tener condiciones específicas dentro del mismo Mercosur. A estos grupos es que el Gobierno les tendió una mano, porque allí se aloja una gran parte del empleo fabril. "La liberación de los dólares del MULC para pagar las SIMIs autorizadas es algo muy positivo, pero es una curita positiva", reflexionó otro industrial consultado por Letra P. Sucede que los fabricantes nacionales están al tanto de la crisis financiera, y se preparan para un invierno largo en términos de acceso a dólares oficiales.