23|7|2022

¿Y si Guzmán salva a Todos?

02 de julio de 2022

02 de julio de 2022

¿Y si Guzmán, con su renuncia, que este sábado a la noche parecía un problema imposible de resolver, le resuelve todos los problemas a la coalición de gobierno?

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

¿Y si Guzmán le permite al Presidente salir de la obstinación que le imputan sus socios políticos y abrir el gabinete a figuras y políticas de consenso?

 

¿Y si Guzmán era el tapón que impedía el escurrimiento de las podredumbres que colapsan la pileta del Frente de Todos y ahora, con su decisión, nacida justamente de la imposibilidad de gestionar un programa económico hundido en esas porquerías, permite limpiar y empezar de nuevo?

 

¿Y si su decisión inconsulta, que dejó pedaleando al Presidente al término de la semana en la que había vuelto a defenderlo cebado por los números de crecimiento con distribución, al final le permiten al jefe de Estado despejar el escollo que le impedía acercarse a la vice sin sufrir el costo político de echarlo por presión de ella?

 

¿Y si, como pedía este sábado un diputado que habla con los dos, Alberto y Cristina se juntan y se ponen de acuerdo en cómo seguir sin quemar todos los campos para reconstruir, de cara a las elecciones del año que viene, la delicada estabilidad de una coalición que nació exitosa y amaga con consagrarse como un fracaso estrepitoso?

 

¿Y si no es para tanto, no se juntan Alberto y Cristina pero, al menos, encaminan a través de representantes un pacto para rediseñar el gabinete y, quizá con el cardenal Sergio Tomás Samoré al frente, le encuentran a la gestión de la economía el punto de equilibrio que la saque de una parálisis que acaso no era tal, como indican esos números de crecimiento con distribución que posteó esta semana la portavoz presidencial?

 

¿Y si, (spoiler) como escribía Gabriela Pepe este sábado a la noche mientras se vomitaban estas preguntas, la crisis era política y no económica?

 

¿Y si, entonces, la salida de Guzmán vuelve a convertir a Cristina y al cristinismo en oficialistas y de pronto, como por efecto de una carambola cósmica, lo que está todo mal empieza a estar todo bien?

 

¿Y si Guzmán, con su renuncia, salva al Presidente pero también salva a la vice, que en algún momento debería tener que hacerse cargo del fracaso de la criatura de cuya maternidad no puede desentenderse?

 

¿Y si Guzmán salva a Todos? 

 

(Si le pareció una mirada muy naíf, lea La quinta pata, de Marcelo Falak, edición adelantada al calor de la fiebre de sábado por la noche)