23|7|2022

El candidato es el proyecto, versión radical y bonaerense

02 de julio de 2022

02 de julio de 2022

La UCR, con nombres en danza para pelear por la gobernación, pero sin confirmaciones. Sumar musculatura y rodaje territorial al calor del peregrinaje de Manes.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) En la provincia de Buenos Aires, el radicalismo suma actividades, proyectos, kilómetros, fotos y arengas de liderazgo del frente opositor, pero aún no saca a la superficie una candidatura que aúne los consensos y el entusiasmo que en diversas tribus boinablancas sí genera el traje presidenciable con el que se pasea Facundo Manes, con paso outsider y prédica neurocientífica. Al casillero para dar la pelea por la gobernación bonaerense lo sobrevuelan varios nombres, pero lo ocupan pocas certezas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Ese panorama mecha la impaciencia de algunas voces que ven que el tiempo corre mientras el socio amarillo ya hace desfilar un póker de pretendientes, con la confianza de aquellas que apuestan a la doble tracción del neurólogo –por un lado- y las candidaturas locales en los 135 municipios -por el otro-, en un contexto donde el partido se muestra movilizado y propositivo. En una reversión del “candidato es el proyecto” -lei motiv que supo embanderar la narrativa de un kirchnerismo sin CFK en la lista en 2015- en las usinas del radicalismo bonaerense postulan: “Antes del candidato, lo importante es tener un programa de gobierno”.

 

Con ese eje, el partido trabaja en dos planos: muestra referencias y moviliza el territorio. Proyectos como la autonomía municipal viene siendo militado con presentaciones distritales y clamor en redes –acentuado luego de que esta semana el gobernador Axel Kicillof aludiera al tema. Otro, puntual, es la Fundación Poder, a partir de la cual vienen realizando numerosas actividades en distritos del interior y del conurbano, como así también desembarcos intendentistas fronteras afuera de la provincia, como sucedió esta semana en Jujuy, donde la comitiva bonaerense fue recibida por el gobernador Gerardo Morales y se plegó a los dardos lanzados contra Alberto Fernández post visita presidencial a Milagro Sala.

 

El clamor monocorde que corea un liderazgo radical para 2023 tiene entre sus principales abanderados en la provincia al titular del partido, Maximiliano Abad. Como artífice de la irrupción de Manes en 2021 y el consecuente reposicionamiento del partido tras la última elección legislativa, Abad es, por decantación, uno de los nombres que suena más fuerte como posible carta a la gobernación, aunque el escaso nivel de conocimiento de su imagen en el electorado es un aspecto que destacan tanto propios como adversarios internos.

 

Encarnando o no la propuesta en 2023, es un hecho que el marplatense es quien porta la lapicera para trazar la estrategia partidaria en la madre de todas las batallas. En clave de mostrar un partido activo, promueve encuentros con asiduidad en la sede del Comité Provincia, recibiendo popes nacionales del partido, organizando charlas y anfitrionando socios de Juntos, como lo hizo esta semana con Ricardo López Murphy.

 

Para empujar el pregón de un radicalismo con vocación de poder que abandona su fase herbívora 2015, voces dirigenciales prometen “varios candidatos a la gobernación” y deslizan extraoficialmente una tormenta de nombres: desde el mencionado Abad, pasando por la coordinadora de la Fundación Poder, Alejandra Lordén, hasta la diputada nacional Karina Banfi, por el lado del oficialismo partidario. También están los que insisten en la posibilidad de una figura que venga “de afuera”, a la usanza del neurólogo, el año pasado.

 

En cuanto a los sectores que enfrentaron a la conducción de Adelante Buenos Aires en marzo de 2021, Evolución sigue mostrando en cancha a Martín Tetaz, quien días atrás estuvo en Magdalena y el lunes visitará San Nicolás y Junín. El rodaje mediático del economista es uno de los atributos con los que el esquema liderado por Martín Lousteau mete presión en la rosca radical frente a la aridez de figuras taquilleras para la compulsa bonaerense. Pero, por fuera de la tropa propia, el diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires es resistido por algunos intendentes que exigen “un candidato que sea de la provincia”.

 

Gustavo Posse, el alcalde de San Isidro y eterno pretendiente a la gobernación, dio señales se acercamiento al oficialismo partidario. En su entorno subrayan votos de unidad y exaltan la foto multisectorial del sábado pasado en La Plata. Pero esos gestos están lejos de alcanzar en la tropa del oficialismo partidario para dejar de mirar de reojo los movimientos del sanisidrense.

 

También jefes comunales, como Esteban Reino (Balcarce), que reclaman por un candidato de consenso entre todos los sectores internos, algo que, con las tensiones de arrastre (y vigentes) de 2021, asoma como una empresa compleja.

 

En tanto el radicalismo apunta a sumar musculatura y rodaje territorial con la visibilidad del peregrinaje de Manes y el empuje de actividades y proyectos en la agenda política, el socio PRO hace su juego. Al maridaje Santilli-Abad que lugartenientes de El Colorado esbozaron públicamente días atrás, se suma la foto que el vidalista Cristian Ritondo publicó con el titular de la UCR bonaerense, montada de arengas de trabajo conjunto por una provincia “envidiable”.

 

Una fórmula mixta con el PRO es una posibilidad que desentona en el coro radical que habla de protagonismo y vocación de poder. Pero es algo que nadie se atreve a descartar y que algunos, en voz baja, marcan como una alternativa concreta. “Con el tema gobernación, falta un montón para saber bien cómo se moverán las fichas”, pateó una voz partidaria de peso.

 

En lo concreto, los esfuerzos pasan por estos días en dotar de volumen a la guardia radical en el conurbano. Solo esta semana, Manes estuvo en Morón, Avellaneda y La Matanza, bastión peronista éste último en el que desembarcó dos veces en 20 días. Cada una de esas visitas tienden también a apuntalar eventuales candidatos locales, en una retroalimentación que algunos ven como faro que, en algún momento del transitar a 2023, ilumine una candidatura concreta a la gobernación. Mientras tanto, el candidato es el proyecto.