21|7|2022

El BCRA compró U$S 536 millones y alcanzó una meta acordada con el FMI

30 de junio de 2022

30 de junio de 2022

Tras limitar las importaciones, la entidad acumuló 1.500 millones y cerró el primer semestre con el nivel de reservas que se pactó para el refinanciamiento.

Luego de que este miércoles el Banco Central (BCRA) comprara una cifra récord de U$S 580 millones, la entidad que conduce Miguel Ángel Pesce se hizo este jueves con otros 536 millones de dólares, lo que le permitió cumplir con la cantidad de reservas que le exige el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el marco del refinanciamiento de la deuda externa tomada por el expresidente Mauricio Macri en 2018. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En el último día de junio, la casa matriz cerró cuatro meses consecutivos con saldo positivo al hacerse con 536 millones de dólares de los 646,8 millones que circularon por el mercado. Desde el lunes, cuando el Gobierno impuso nuevos límites a las importaciones, el BCRA adquirió cerca de 1.500 millones, lo que representó la mayor parte de las divisas ofrecidas.

 

Además de robustecer las arcas del Estado, la adquisición de dólares le permitió a la Casa Rosada cumplir con la meta impuesta por el FMI, que exigió cerrar el primer semestre del año con 3.450 millones de dólares en las cuentas nacionales. A la cifra a la que se llegó con los billetes se le debe sumar, también, los desembolsos del propio Fondo y de otros organismos internacionales de crédito. 

 

El dólar fue una de las principales preocupaciones de esta semana para el presidente Alberto Fernández, quien denunció un tercer “intento de golpe” por parte del mercado que buscó una devaluación del peso y una disparada del dólar. Además, el lunes comenzó a regir un nuevo sistema de importaciones que busca limitar las maniobras especulativas que merman las reservas luego de que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner denunciara un “festival de importaciones”.