30|7|2022

Larreta hiperactivo: viaje a Uruguay, reunión de armadores y recorrida en el conurbano

19 de junio de 2022

19 de junio de 2022

El jefe de Gobierno retomó su agenda de forma intensa. En su entorno hablan de coincidencias. Del plan de 100 horas a 100 minutos.

Horacio Rodríguez Larreta cerró un miércoles a pura rosca como hacía tiempo que no tenía. En menos de 24 horas, el jefe de Gobierno porteño estuvo en una actividad oficial con la ministra de Educación, Soledad Acuña, luego viajó a Montevideo para reunirse con el presidente de ese país, Luis Lacalle Pou, y terminó con una cena en la que presentó formalmente al diputado nacional Omar De Marchi como el encargado de coordinar el armado en el interior, en reemplazo de también legislador Diego Santilli.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Después de lo que fue un raid mediático, pero que también incluyó encuentros con miembros del Círculo Rojo, Larreta se focalizó en la gestión con algunas críticas hacia la administración del presidente Alberto Fernández. En ese contexto sus principales rivales en la interna del PRO, pero también de Juntos por el Cambio (JxC), movieron sus fichas.

 

La titular del partido, Patricia Bullrich, presentó en sociedad a sus equipos técnicos; el expresidente Mauricio Macri asistió a ese evento que tal como contó Letra P se encargó de “copar” para mandarle un mensaje a la coalición y, acto siguiente, recorrió el conurbano junto al intendente de Lanús, Néstor Grindetti; el diputado nacional Facundo Manes ungió a su hermano, Gastón, en la Convención Nacional; y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, levantó el perfil para cruzar a Macri. 

 

De todos ellos, sólo el expresidente se encuentra fuera del país, en Qatar, debido a sus funciones como titular de la Fundación FIFA. Eso también coincidió con la hiperactividad de Larreta. En su entorno, ante la consulta de este medio, negaron que fuera algo planeado. “Jura de la Bandera es la fecha, barbijos da el contexto; el viaje a Uruguay era hace 10 días pero se suspendió por covid positivo del presidente; y la cena de ayer se planeó para terminar de encauzar a De Marchi”, respondieron.

 

La decisión de apuntalar al mendocino sirvió como excusa para juntar a todos los armadores que trabajan en post de la candidatura presidencial de Larreta. Como si fuera una de las películas de crossovers de Marvel, una de los Avengers, casi todos los actores larretistas confluyeron en un mismo lugar, Belgrano, y horario: Santilli, el ministro de Gobierno, Jorge Macri, el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, el secretario de Asuntos Estratégicos, Eduardo Macchiavelli, el director del Banco Provincia, Bruno Screnci Silva: hasta los zen masters del alcalde, el secretario de Medios, Christian Coehlo, y el secretario de Comunicación, Contenido y Participación Ciudadana, Federico Di Benedetto, entre otros.

 

Además de la arenga, el encuentro dejó dos datos. El primero fue que Larreta recalibró el tiempo que considera se tiene para tomar medidas de shock en caso de resultar electo. “Ya no tenemos 100 días, ni 100 horas, son 100 minutos”, dijo. El segundo fue el empoderamiento, de forma sutil, a Macri primo, como candidato a sucederlo. “Vamos a apoyar a todos los candidatos del PRO”, afirmó. El familiar del expresidente era el único que estaba ahí que se postuló para territorio porteño y así se leyó el mensaje.

 

Minutos antes Di Benedetto, que no suele hablar demasiado, también ponderó la labor de Macri. “Es una bestia”, remarcó para luego puntualizar en que el foco de todo ese grupo tiene que depositar a Larreta en la Casa Rosada. “Hay que trabajar, hay que convencer, tenemos al mejor candidato del espacio”, dijo según pudo reconstruir Letra P.

 

“Este equipo logró ganar la interna del 2015, la general de 2019, la provincia de Buenos Aires el año pasado, y distritos que nunca habíamos ganado como Chubut, la Pampa...”, fue lo que afirmó Larreta. Cuando terminó, resonaron los cánticos de “volveremos, volveremos”.

 

Minutos antes de la cena, el jefe de Gobierno regresó de una visita fugaz por Montevideo, en donde se entrevistó con el presidente de Uruguay. Sin abordar la cuestión local, Larreta se fue con un apoyo del mandatario y la promesa de que se volverán a ver las caras en Buenos Aires.

 

Durante la reunión, Lacalle Pou recordó una frase que usó en su campaña: “Firme con las ideas, suave con las personas”, y destacó que trabajar sobre las ideas y un plan es el primer paso para generar consensos dentro de una coalición.

 

En esa línea, Larreta destacó la unidad de Juntos por el Cambio y el trabajo de todos los dirigentes del espacio para generar un plan de gobierno. El jefe de Gobierno se interesó especialmente en la experiencia de la Coalición Multicolor, e hizo hincapié en que la Argentina necesita una gran coalición para impulsar las transformaciones que el país necesita para desarrollarse.

 

Larreta también retomó sus visitas al conurbano. El esquema que contó el mes pasado Letra P se mantiene a raja tabla. El jueves estuvo en Florencio Varela, uno de los municipios más esquivos para JxC, al que arribó con una agenda centrada en la inseguridad. El dato por fuera de la recorrida lo marcó la presencia de Florencia Casamiquela, excandidata de Florencio Randazzo que se sumó a las filas de Santilli.

 

De la visita al municipio, donde Pablo Alaniz es el principal candidato que tiene la coalición, también participó la senadora por la Ciudad Guadalupe Tagliaferri, a quien no esperaban. Fue el jefe de Gobierno quien la invitó porque precisaba seguir con la reunión que ambos tenían en ese momento. La semana que viene viajará a Córdoba para el encuentro de la mesa nacional de JxC en donde buscará tener una protagonismo.