18|6|2022

Sin que lo inviten, Fernández busca vitaminas para su imagen en Europa

09 de mayo de 2022

09 de mayo de 2022

Una gira a pedido de Buenos Aires, tregua para la interna feroz. España, Alemania… ¿y Francia? Agenda de comercio e inversión, pero sin expectativas concretas.

Un mes atrás, cuando la interna del Frente de Todos ya arreciaba pero no había alcanzado los insólitos niveles presentes, varios gobiernos europeos trasladaron a sus embajadas una pregunta que incluía una dosis de sorpresa: ¿Alberto Fernández quiere venir? La gira que el Presidente iniciará en la tarde de este lunes no surge, como es norma, de invitaciones extranjeras sino de una iniciativa puramente nacional. Será a España y Alemania, donde el jefe de Estado pretende encontrar comprensión de jefes de Gobierno que considera ideológicamente afines, sondear las posibilidades de inversión que abre la guerra en Ucrania –sobre todo energéticas–, sembrar negocios a futuro y, por qué no, darse un respiro respecto de la interna agobiante del Frente de Todos, campo de batalla en el que dejó, golpeado "por todos lados" pero decidido a "sostener con firmeza" el rumbo del Gobierno, al polemista designado Martín Guzmán.

 

Planteada la cuestión por el mandatario, se concluyó dentro del Gobierno que hacía falta tiempo para armar el viaje y, dado que París era junto a Madrid una de las escalas deseadas, el argumento para apaciguar su ansiedad fue que no podría realizarse antes de que Emmanuel Macron lograra la reelección en los comicios del 10 y el 24 de abril. Entre eso, que no fue un trámite, y el conflicto bélico –con todas sus consecuencias–, la atención de los eventuales anfitriones podría no haber sido la adecuada.

 

Superados los obstáculos, Fernández viajará este lunes a las 17 en un chárter de Aerolíneas Argentinas. Lo acompañarán el canciller, Santiago Cafiero; la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca, y la portavoz, Gabriela Cerruti, entre otras figuras del ala albertista del gabinete.

 

Este martes, se reunirá con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y con el rey Felipe VI. Entre el miércoles y el jueves, se dará el tramo alemán del viaje, durante el cual será recibido por el canciller (jefe de Gobierno) socialdemócrata Olaf Scholz, a quien conoció –en calidad de electo– el 30 de octubre del año pasado en la reunión del Grupo de los 20 (G20).

 

Aún se busca que Macron lo reciba el viernes, tal el plan inicial de la gira, pero eso no estaba confirmado al cierre de esta nota.

 

Las paradas presidenciales incluirán encuentros con referentes empresarios de los diferentes países, ante quienes intentará promover mayores exportaciones e inversiones.

 

Superada la renegociación de los distintos tramos de la deuda pública, la puesta en marcha de la "fábrica de dólares" sube al tope de la agenda del acosado ministro Martín Guzmán, con foco en la extracción, transporte, industrialización y exportación del gas de Vaca Muerta. Sin embargo, este tipo de eventos suele ser considerado por sus protagonistas como formas de sacarle lustre a placas de bronce que de pronto se han puesto opacas. La última encuesta de Zuban, Córdoba y Asociados (nacional, dos mil casos, realizada entre el 25 y el 27 de abril y con un margen de error de +/- 2,19 puntos porcentuales) indica que "el Gobierno nacional rompe nuevamente su récord de negatividad, llegando a un 68% de desaprobación de gestión. El dato se complementa con la sensación de que el país va en la dirección incorrecta, que ya llega a un alarmante 72%".

 

Fuente: Zuban, Córdoba y Asociados.

Allí va entonces Fernández, si es que las giras internacionales realmente sirven para apuntalar la imagen de mandatarios en problemas.

 

Según supo Letra P de una fuente oficial, "después de la pandemia, el mundo volvió a cambiar en febrero y el Presidente busca iniciar un diálogo al más alto nivel en Europa para escuchar opiniones y generar ideas que sirvan para aumentar las exportaciones y las inversiones, es decir, para que el país genere divisas".

 

"No se trata de una misión comercial, sino de una política", añadió, avisando que no hay que esperar grandes anuncios ni concreciones importantes.

 

Fernández visitará Madrid y Berlín –¿París?– también en su calidad de presidente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), puesto desde el que busca la diplomacia presidencial con los líderes clave de la Unión Europea (UE).

 

En los encuentros con empresarios buscará promover inversiones en los sectores que hoy se muestran más dinámicos, como el tecnológico, el minero –con foco en el litio– y el hidrógeno verde.

 

Más allá de eso, rutinario, la gira se produce en momentos en que la UE sufre el impacto inflacionario de la suba de las cotizaciones internacionales de los alimentos y la energía, ante lo cual el país buscará presentarse como un proveedor confiable de los primeros y como uno potencial, pero prometedor de la segunda. Para esto último, requiere de cuantiosas inversiones para extraer el gas de Vaca Muerta, transportarlo hacia las zonas de mayor consumo local y hacia los puertos, industrializarlo –licuarlo y envasarlo– y convertirlo en un producto de exportación. En esto, el Gobierno sueña un futuro diferente, en el que la escasez de divisas quede definitivamente atrás en un plazo de unos cinco a diez años.