30|9|2022

Fernández resucita su sello para ser ParTe del FdT en Buenos Aires

25 de mayo de 2022

25 de mayo de 2022

Es el partido que fundó el Presidente, que además preside el PJ. Está intervenido. Busca reactivarlo para sumar tropa y sentarse en la mesa bonaerense. 

Con la interna abierta del Frente de Todos (FdT) como telón de fondo y con la mirada puesta en la discusión de candidaturas en 2023, el presidente Alberto Fernández, que además preside el PJ nacional, decidió sacudirle el polvo a su Partido del Trabajo y la Equidad (ParTe) para disputar lugares y dar la discusión interna con hombres y mujeres de su riñón en la provincia de Buenos Aires, donde el kirchnerismo tiene su mayor bastión de poder.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El primer paso que dio el mandatario, que al mismo tiempo busca dar vuelta la págna de la pelea feroz que estremece a la coalición peronista con un lifting comunicacional, fue la normalización del sello, que se encuentra intervenido. Con el trámite judicial resuelto y una nueva conducción en funcionamiento, pretende utilizarlo como herramienta para sumar tropa, tener una silla en la mesa provincial del FdT y discutir candidaturas para la interna que propone a través de las PASO.

 

ParTe es el partido político que fundó Fernández junto al actual presidente del sello a nivel nacional, el legislador porteño Claudio Ferreño. Sin embargo, en la provincia de Buenos Aires, donde tiene 4.130 personas afiliadas y pese a haber integrado el Frente de Todos en las últimas elecciones, el sello electoral estaba flojo de papeles.

 

En 2021, una sentencia de caducidad de la personería política determinó su intervención, situación en la que se encuentra hasta este momento. Ante el clima político que atraviesa el oficialismo y la interna a cielo abierto que disputan el Presidente y la vicepresidenta Cristina Fernández, el propio Fernández ordenó ponerlo en orden para utilizarlo como herramienta electoral tras el fuerte avance del kirchnerismo en territorio bonaerense, donde, como publicó Letra P, las diferentes tribus peronistas se alinean en un armado K.

 

Siguiendo la directiva presidencial, laderos de Fernández conformaron una lista única encabezada por Manuel Luaces, apoderado del partido a nivel nacional y jefe de la Agencia Territorial del Ministerio de Trabajo, y esperan para los primeros días de junio el visto bueno del juez con competencia electoral de la provincia de Buenos Aires, Alejo Ramos Padilla, para salir finalmente a la cancha.

 

Un dirigente que trabaja en la reconstrucción del partido explicó a Letra P que ponerlo en funcionamiento en la provincia fue una decisión política de Alberto Fernández, que quiere tener un soporte institucional que le permita participar de la pulseadea por las candidaturas del FdT, que podrían dirimirse en las PASO, como él mismo propuso. El jefe de Estado es el presidente del Partido Justicialista Nacional, pero el PJ bonaerense está bajo control de Máximo Kirchner, a esta altura, uno de sus más feroces enemigos íntimos.  

 

La fuente explica que “hay agrupaciones muy grandes que no tienen un partido y dependen del PJ y, en esa dependencia, muchas veces se complica la confección de listas, hay trabas de la junta electoral… tener un partido siempre da un margen de autonomía mayor. Es un partido político que va a estar a disposición de Alberto en cualquier escenario” y agrega que desde allí se va a “trabajar fuertemente por la reelección del Presidente”.

 

Una vez saldada la cuestión formal, esta suerte de albertismo orgánico bonaerense trabajará en visibilizar el partido en la provincia, ya que reconoce que “el sello es bastante desconocido”. A partir de allí, comenzará un trabajo territorial y político para sumar dirigentes y darle volumen.

 

“Hay un montón de peronistas que no quieren participar desde el PJ y para ellos el partido va a estar a disposición. Vamos a tirar paredes con muchos dirigentes, armar reuniones... lo más interesante no es quiénes están hoy, sino quiénes van a estar”, sostiene una fuente que reporta a Fernández para restarle trascendencia al hecho de que la construcción comienza en el subsuelo.

 

Con la regularización e instalación de ParTe, el albertismo bonaerense buscará, también, una silla en la mesa política institucionalizada del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, que ya se puso en marcha con un primer encuentro al que no fue invitado ningún representante del Presidente, pero que avanzará, como contó Letra P, convocando a referentes de todos los partidos que integran el FdT.

 

“El partido tiene que estar a disposición de algo mas grande que es el albertismo, que hoy tiene varias terminales, y ser la herramienta electoral para organizarlo. ParTe va a cumplir un rol, con el plus de que, a diferencia de otros armados, como el Grupo Callao, es un partido formal”, se entusiasma uno de los referentes más activos del incipiente armado.

 

Hoy, el partido no tiene referentes de peso en Buenos Aires. En otras jurisdicciones, cuenta, por ejemplo, con la senadora nacional por Tucumán, Sandra Mendoza; el vicegobernador de Salta, Antonio Marocco; la exgobernadora de Tierra del Fuego Rosana Bertone, Ferreño, la legisladora porteña Maia Daer y la legisladora del Parlasur Fernando Gil Lozano.