22|6|2022

El impuesto a la fuga llega al Senado y cosecha dudas camino a Diputados

12 de mayo de 2022

12 de mayo de 2022

El oficialismo intentará aprobar la iniciativa, pero necesita el acompañamiento de dos aliados. JxC rechaza la propuesta. El poroteo en la Cámara baja.

La creación de un fondo especial para pagarle al Fondo Monetario Internacional (FMI) llegará al recinto del Senado este jueves. El oficialismo afrontará el reto de aprobarla. Tiene 35 votos propios y sólo uno de los dos senadores de bloques aliados confirmaron su acompañamiento para llegar a los 37 que requiere el cuórum. Es el camino indispensable para el Frente de Todos (FdT), desde que perdió ese número en las elecciones de noviembre, sume otro voto de algún aliado intermitente. Sin esa certeza la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner difícilmente habría convocado a la sesión para las 14, aunque no la conducirá porque está a cargo del Ejecutivo desde este lunes, cuando el presidente Alberto Fernández comenzó su gira por Europa. 

 

Más allá de la posible aprobación este jueves, podría correr el riesgo de quedar varada en Diputados, como ha sucedido con otros proyectos que fueron originados por la anterior mayoría del panperonismo en la Cámara alta. Sin embargo, hace una semana, CFK y el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, hablaron del tema durante la última reunión que mantuvieron en privado. 

 

El encuentro estaba programado con anticipación y desató todo tipo de especulaciones ante la aparente mediación que estaría protagonizando el tigrense entre la titular del Senado y el Presidente. Debajo de la hojarasca de la interna, analizaron los proyectos que una cámara le debe a la otra. El encuentro fue previo a la última sesión del jueves pasado en Diputados y en la hoja de ruta cruzaron porotos.

 

Massa anticipó el posible giro al Senado de la nueva ley de VIH y la prórroga del blanqueo para incentivar la construcción de viviendas. Se comprometió a motorizar el trámite del proyecto de beneficios para la industria automotriz y acordó iniciar el debate en comisiones de la reforma del Consejo de la Magistratura que aprobó el Senado con el mismo número que se pondrá en juego este jueves. CFK le anticipó que el próximo texto que le enviará a Diputados será la creación de un fondo especial para pagarle al FMI con la aplicación de un gravamen para los bienes en el exterior de argentinos que los declararon al fisco. 

 

Este jueves la aprobación depende de los dos aliados clave del oficialismo: el senador patagónico Alberto Weretilneck, de Juntos Somos Río Negro, y Magdalena Solari Quintana del Frente de la Concordia Misionero. La senadora no habría confirmado su respaldo y su eventual ausencia podría obligar al oficiaismo a recurrir a otro senador, como la riojana Clara Vega del monobloque "Hay Futuro". 

 

El camino asoma más difícil en Diputados. El oficialismo puede combinar su mayoría de 117 votos (la bancada tiene 118, pero Massa no vota porque preside) con un respaldo exiguo para alcanzar los 129. Podría llegar a 121 si cuenta con el respaldo del bloque Provincias Unidas, donde conviven los dos diputados de JSRN con dos del FCM. Si Solari Quintana aporta su voto en el Senado, habrá réplica del otro lado de Pasos Perdidos. La cifra podría llegar a 123 si se suman las dos voluntades del bloque SER. El espacio es aliado de JxC pero puede cambiar de posición. En el mejor de los casos la sumatoria podría llegar a los 127 si el oficiaismo logra convencer a los cuatro escaños del Frente de Izquierda - Unidad, una hipótesis que resulta difícil, pero no imposible para los operadores del oficialismo. 

 

Una previa de esa aritmética inalcanzable podría concretarse con la reforma del Consejo de la Magistratura, que empezó a tratarse este miércoles en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia. Será un nuevo round de debate en Diputados sobre la Justicia y JxC podría trabarlo por completo. El mismo freno ya fue asegurado en JxC para el fondo especial que lleva la firma del senador cristinista Oscar Parrlli y que podría prosperar este jueves. 

 

En la Cámara baja la inclinación de la balanza dependerá en gran parte de lo que decidan los ocho integrantes del interbloque Federal, donde coordinan cordobesistas, socialistas y lavagnistas. Los encabeza Alejandro Topo Rodríguez y se podrían inclinar por el rechazo. Dentro del espacio interpretan que la norma es un blanqueo y que no hace falta una ley para perseguir evasores porque hay tres vigentes: la penal tributaria, la de procedimiento fiscal y de lavado activos. Con esos antecedentes también están sorprendidos por la ausencia de funcionarios nacionales que defendieran el proyecto en el plenario de comisiones.

 

El proyecto que crea el fondo establece un gravamen del 20% para quienes adhieran y crece al 30% si los evasores deciden pagar luego de los plazos previsto para blanquearlos. Originalmente estaba acompañado por otra iniciativa que flexibiliza el secreto fiscal, bancario y bursátil de la ley de entidades financieras, pero su trámite llevará más tiempo para corregir falencias técnicas. 

 

La sesión de este jueves comprende una veintena de textos donde no habrán desacuerdos entre JxC y el FdT, hasta que llegue el plato fuerte de la jornada.