SEGUNDO TIEMPO

Magistratura: la reforma pasó el Senado, pero asoman nubarrones en Diputados

Los cambios al organismo que designa a los jueces fue aprobado por 37 votos a favor y 33 en contra. El albertismo en la Cámara baja admite una difícil sanción.

En la previa, con el apoyo del exgobernador rionegrino Alberto Weretilneck, el oficialismo se preparaba este jueves por la tarde para aprobar en el Senado el proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura, en un debate que comenzó cerca de las 14.30 y se extendió hasta cerca de las 20. Se esperaba una votación ajustada de las 35 bancas del Frente de Todos y el respaldo de las dos fuerzas provinciales que le han dado cuórum desde diciembre. Y así fue: resultó aprobado con esos 37 votos a favor y hubo 33 en contra. El texto ahora será girado a la Cámara baja, donde el camino para su aprobación aparece mucho más escarpado. 

 

En los planes originales del oficialismo, la idea era sesionar la semana pasada, pero los tiempos se estiraron cuando Weretilneck se mantuvo en su propio proyecto y no aceptó las propuestas del FdT. El dirigente de Juntos Somos Río Negro (JSRN) propuso federalizar el Consejo para que la remoción y elección de los magistrados y magistradas federales se realice con la integración de consejeros regionales sin goce de sueldo. 

 

Originalmente, en su boceto, planificó más de 60, pero la cifra se redujo sensiblemente y se mantuvo la propuesta de ordenar las designaciones en base a cuatro regiones: AMBA, Centro, Sur y Norte. Si el texto prospera, el Consejo sumará una quinta comisión de “Asuntos Federales”. Estará compuesta por 16 senadoras y senadores, que no cobrarán ninguna remuneración por esa función. Serán cuatro por cada región y tendrán distintas facultades de acuerdo a la región que representen con opiniones no vinculantes sobre concursos y procesos disciplinarios.

 

Es la síntesis que salió de la negociación entre el plan del rionegrino y la contraoferta del oficialismo para abordar la federalización del organismo. Plantea que sesionará "al menos una vez por trimestre en el ámbito de las distintas Cámaras Federales del interior del país, a efectos de interiorizarse y abordar las problemáticas y necesidades de todas las jurisdicciones del país”.

 

Con esta composición acordada, que forma parte del dictamen de mayoría, el oficialismo mantiene su propuesta original, de integrar el organismo con 17 miembros, cuando actualmente tiene 13. Esa cifra fue declarada inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia, que fijó plazo para cambiarla hasta el 14 de abril. 

 

Apenas se resolvió la votación, el titular del bloque del FdT en Diputados, Germán Martínez, oficializó lo evidente desde su cuenta de tuiter. No hay tiempo físico para llegar con una ley antes del plazo que estableció el máximo tribunal y el legislador rosarino se anticipó: "Hay media sanción. Antes del 15 de abril hay que tener una nueva ley. Quedan 4 días hábiles. El tiempo es muy escaso para darle en Diputados un tratamiento responsable a un tema de este calibre", escribió. En la coalición oficialista hablan de solicitar una prórroga ante la aprobación del Senado.

 

En el interbloque de JxC estiman que a partir del 15 de abril entrará en vigencia la vieja ley de 1997 e implicará que el Consejo sea presidido por el actual titular de la Corte, Horacio Rosatti.  Si hay un pedido, los cortesanos podrían extender el plazo, pero las chances de sancionar la ley en Diputados, como mínimo, llevará más tiempo. En la coalición opositora creen que ese momento nunca llegará, pero implicaría la parálisis del organismo. El nuevo componente federal del Consejo podría sumar aliados para el oficialismo.

 

La iniciativa del FdT sumó a los 13 miembros existentes un representante de la comunidad académica del derecho, dos por los abogados y uno por los jueces. De este modo el organismo quedará integrado por cuatro jueces federales (al menos dos deberán ser mujeres), tres diputados o diputadas y tres senadores o senadoras, un representante del Ejecutivo, que deberá alternar el género una vez por año, y dos representantes del "ámbito académico o científico". 

 

Por el contrario, JxC propuso mantener una composición de 20 miembros y que sea presidido por un miembro de la Corte. En ese punto radica la complejidad que se avecina para el texto en la Cámara de Diputados. 

 

El anticipo fue lanzado por el exministro de Economía, Roberto Lavagna y la diputada del bloque Identidad Bonaerense, Graciela Camaño. Ambos consideran que hay que integrar a la Corte al organismo, pero difieren en si debe presidirlo o no. “Si somos un organismo de equilibrio es mejor dejar que el propio Consejo decida quién va a presidir”, dijo la diputada e integrante del Consejo. “No estoy a favor de que nosotros en la ley a una instancia le demos un doble voto y le demos la presidencia para desequilibrar", detalló Camaño. Lavagna había dicho que "es natural que el Consejo sea presidido por el Presidente de la Corte". 

 

Ese contrapunto anticipa que el lavagnismo comparte una coincidencia con JxC. El conglomerado opositor votará en contra en el Senado y se prepara para frenarlo en Diputados, donde el oficialismo tiene 118 voluntades y necesita 11 para obtener cuórum, En esa búsqueda, el lavagnismo juega un rol importante, porque está dentro del bloque Federal, donde hay ocho votos que también acompañarían el planteo de Camaño o Lavagna. 

 

Cuando comenzó el debate, el titular de la comisión de Asuntos Constitucionales. Guillermo Snopek (FdT) recordó que, de acuerdo a la decisión del máximo tribunal, todos los fallos del actual Consejo serán declarados nulos luego del 15 de abril. Luego, el senador Oscar Parrilli, de la misma bancada sostuvo que el trámite era a la fuerza: "Nos vemos obligados a tratarlo por una actitud absolutamente inconstitucional. Hoy estamos sancionando una medida transitoria que nos impone el fallo de la Corte, que está avasallando al Poder Legislativo”, disparó el titular de la Comisión de Justicia. 

 

La riojana Clara Vega (Hay Futuro), formó parte de JxC pero ahora es independiente. Tampoco sumó su voto. "Coincido en que tiene que haber paridad de género y federalismo, pero tenemos que dejar de poner en la mesa temas que nada tienen que ver con las soluciones que espera la ciudadanía", dijo. El tucumano Pablo Yedlin (FdT) insistió en que "la Constitución en ningún momento prevé que sea el presidente de la Corte presida el Consejo. No es lo que dice la Constitución ni está en el espíritu de los constituyentes".

 

La cordobesa Alejandra Vigo, del monobloque Córdoba Federal, confirmó su rechazo.  "Hago hincapié en la necesidad de que el Consejo debe incluir a uno de los miembros de la Corte y no necesariamente tiene que ser el Presidente (..) No se puede prescindir de la Corte", dijo la legisladora, en la misma línea argumental de Camaño, que convive en el interbloque Federal con tres diputados que responden al gobernador Juan Schiaretti, consorte de Vigo. 

 

Weretilneck defendió los cambios que impulsó y fue al grano: “Si miramos los dos dictámenes hay una sola diferencia. Es si la Corte integra el Consejo o no, pero creo que las posiciones de los partidos políticos con respecto la Corte tienen que ver con situaciones coyunturales", aseguró y recordó cuando el actual ministro de Justicia, Martín Soria, compitió por la gobernación provincial e impugno su candidatura en la Justicia. “La posición de Soria de aquel momento es otra a la de hoy, y puedo decir lo mismo con la posición de cambiemos. ¿Cuál es el cambiemos que habla en serio? ¿el de hoy o el de 2017? Porque el presidente Mauricio Macri y Germán Garavano elevaron al Congreso el proyecto de reforma del Consejo y no preveía la Corte". 

 

En los cierres, la mendocina Anabel Fernández Sagasti fue la oradora del bloque. Fue en la misma línea del aliado patagónico. Recordó que entre 2009 y 2011 la oposición presentó iniciativas de reforma sin sumar a la Corte y remarcó que en 2018 la fundadora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió presentó uno sin sumar a la Corte, al igual que lo hizo Garavano.  "¿Nos quieren convencer ustedes y la Corte de que volver a esta ley es lo mejor que le puede pasar a las instituciones de la Argentina?" les preguntó la vicepresidenta del bloque a sus pares de JxC y cargó contra la Corte. "Ni siquiera se tomaron el trabajo de ocultar los fines políticos, que es garantizar el predominio de la familia judicial y algunos poderes económicos dentro del Poder Judicial", acusó. 

 

Los radicales se encargaron de contestarle pero cinturearon la polémica sobre la Corte. "El centro del debate no tiene que ver con la Corte si o la Corte no, eso es secundario. El problema central que estamos discutiendo es cómo se planta la política ante el Poder Judicial”, sostuvo el formoseño Luis Naidenoff, jefe del bloque de la UCR.

 

las universidades nacionales, contra el acuerdo uba-gobierno: no priorizaremos ningun atajo
el pro, contra kicillof por la ayuda a chubut: esta pensando en su candidatura presidencial

También te puede interesar