20|6|2022

Rodolfo Tecchi: "El peronismo jujeño perdió contacto con las bases"

10 de mayo de 2022

10 de mayo de 2022

El exrector de la universidad de Jujuy se lanza de lleno a la reconstrucción del justicialismo provincial. Críticas al PJ y llamado a armar un plan de gobierno.

Rodolfo Tecchi acaba de terminar su mandato como rector de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJU) y como presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN). Ministro de Educación durante el gobierno de Eduardo Fellner, ahora vuelve a enfocar su objetivo en la política jujeña, esquiva para el peronismo desde 2015. Tras ser candidato del Frente de Todos (FdT) en las elecciones nacionales del año pasado, se diferencia del Partido Justicialista  (PJ) provincial que preside Rubén Rivarola y analiza la dispersión del espacio en el escenario político local, donde reina el gobernador, Gerardo Morales, quien tiene mayoría cómoda en la Legislatura. 

 

Tecchi quiere trasladar su trabajo en la UNJU a la provincia y cuestiona a quienes conducen el peronismo jujeño, que en los comicios provinciales de 2021 se dividió en cinco opciones, entre ellas el FdT-PJ, que salió segundo a 28 puntos del oficialismo, con un magro 13%. "No están dispuestos a sentarse a gobernar y encontrar puntos de acuerdo, sino que todos intentan llegar primero a la meta y ver de qué manera logran imponer sus condiciones a otros dirigentes", cuestiona.

 

De paso por Buenos Aires, Tecchi habló con Letra P sobre el peronismo que acuerda con Morales y las alianzas que imagina para construir una alternativa de cara a 2023. 

 

-¿Qué balance hace de su gestión en la UNJU?

 

-Teníamos una universidad concentrada en San Salvador de Jujuy y abrimos ofertas académicas en más de 12 localidades. Duplicamos la matrícula: había 14.000 estudiantes y estamos llegando a 30.000. Pusimos en marcha la carrera de Trabajo Social, creamos tres nuevos institutos de investigación con el Conicet y otros dos donde participa el estado provincial. Entre ellos, el del litio. 

 

-¿Cuál fue el modelo de trabajo?

 

-Nunca les preguntamos a quienes nos apoyaban de qué color político eran. De hecho, era una alianza de distintos sectores.

 

-¿Ese modelo lo toma como referencia para unir al peronismo jujeño?

 

-El foco lo tenemos que poner en la gente que dejó de confiar en el peronismo. El diálogo se recompone proponiendo un plan de desarrollo de la provincia en un modelo parecido al que llevamos adelante en la universidad. No queremos un PowerPoint, sino un proyecto.

 

-¿En ese proyecto lo incluye a Rivarola y a la cúpula partidaria?

 

-No, es una idea que surge del peronismo y otras fuerzas políticas que encontramos en la universidad un objetivo de crecimiento. En Jujuy hay temas preocupantes, la mayor parte de la fuerza laboral está en la informalidad. Faltan viviendas y servicios básicos en muchas localidades.

 

-¿No existe ese plan en el PJ?

 

-Después de la derrota de 2015, algunos dirigentes creyeron que estaban destinados a liderar el peronismo y cada uno armó su propio grupo. El problema es que no están dispuestos a sentarse a gobernar y encontrar puntos de acuerdo, sino que todos intentan llegar primero a la meta y ver de qué manera logran imponer sus condiciones sobre otros.

 

-En ese contexto, el peronismo jujeño retrocedió electoralmente.

 

-El peronismo perdió contacto con la gente, con las bases. De hecho, las distintas facciones del peronismo en Jujuy han perdido entre 100.000 y 120.000 votos. La izquierda pasó de reunir algo más de 20.000 votos en las elecciones provinciales a conseguir 100.000 cinco meses después. Obviamente, ahí hay muchos peronistas desencantados que se están expresando.

 

-¿Incidió en esta división la postura del peronismo de Jujuy sobre Milagro Sala?

 

-No me parece que su particular forma de construcción social y política haya incidido mucho en la división del peronismo. El justicialismo lo que perdió es capacidad de liderazgo. Ninguno de los dirigentes en Jujuy tiene capacidad de liderazgo para recuperar los votos que se fueron.

 

-¿Con cuál de todos los espacios se siente más identificado?

 

-Con ninguno. Soy afiliado al Partido Justicialista, que me pidió que vaya segundo en la lista para Diputados, sabiendo que era muy difícil que lograra ser elegido,  pero lo acepté disciplinadamente. El PJ de Jujuy decidió que la primera de la lista fuera una militante de La Cámpora (N de R: la diputada nacional Leila Chaher). Cumplí con el peronismo en ser candidato en esa lista.

 

-Hay una parte del peronismo que en Jujuy trabaja con Morales. 

 

-Sí, encontraron su lugar en la alianza con el radicalismo. Algunos de esos dirigentes hoy manifiestan un descontento muy grande, como el exministro de Gobierno Agustín Penassi. Otros, se sienten cómodos dejándole las decisiones al radicalismo y siendo sus socios menores.

 

-¿Es viable una reforma de la Constitución provincial?

 

-Si están dispuestos a discutir cosas que cambiarían en serio la estructura política de la provincia, discutiremos. Si le van a dar un mandato más a alguien, no.

 

-A nivel nacional, ¿las PASO pueden ordenar la interna del FdT?

 

-No. En el peronismo, las internas no resuelven nada si no hay acuerdo.