03|7|2022

Morales no habla de re-re, pero en Jujuy soplan vientos de reforma

02 de mayo de 2022

02 de mayo de 2022

El entorno del gobernador niega que aspire a un tercer mandato, pero el peronista Jenefes tiró la bomba y el río suena. Desconfianza en el FdT y la izquierda.

TUCUMÁN (Corresponsalía Norte Grande) El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, juega a varias bandas en la carrera que definirá su futuro. Tras cerrar la cumbre de la UCR cordobesa en Villa Giardino como titular del partido a nivel nacional, de la que se llevó el compromiso de algunas figuras locales de acompañarlo en su carrera presidencial, la semana pasada estuvo en el centro de la escena para desmentir la existencia de un acuerdo con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, para designar a la diputada radical Roxana Reyes en el Consejo de la Magistratura. Como si fuera poco, la volcánica reunión en la que Juntos por el Cambio pateó como pudo una definición sobre su relación con Javier Milei lo encontró en la trinchera batallando contra la inclusión en la alianza del diputado ultra. Mientras esa agenda se desarrolla bajo el foco de los medios nacionales, ya se instaló en su provincia un clima de inminente llamado a la reforma de la Constitución local, que le permitiría un hipotética re-reelección por si llegaran a naufragar sus pretensiones de llegar a la Casa Rosada o, también, para llegar empoderado a la discusión de la fórmula opositora.

 

"No, para nada", respondió a Letra P un hombre de confianza del gobernador, que recorre los pasillos del Congreso, ante la consulta sobre la existencia de un proyecto oficial de reforma de la Constitución. Otro responsable del armado de la estrategia del jujeño para nacionalizar y fortalecer su imagen, expresó a este medio que Morales está enfocado en la gestión local y en lograr que la UCR tenga sí o sí a un nombre propio en el binomio que competirá el año que viene por el sillón de Rivadavia. "Si llegara a avanzar en una reforma, perdería esa proyección en la que crece a paso firme. Tanto, que ha puesto incómodo al PRO", señaló.

 

Con todo, los aires reformistas ya soplan en el norte. El primer dirigente que se atrevió a reconocerlo en público fue el ahora exministro de Gobierno y Justicia Oscar Agustín Perassi, que renunció el 30 de marzo a su cargo por pedido del propio Morales. Unos días antes, en una entrevista a un canal de televisión, reclamó para el Frente Primero Jujuy, que integra la coalición gobernante Cambia Jujuy, una  mayor participación. "Nos sentimos tratados como furgón de cola", dijo, y agregó que no estaba de acuerdo con una eventual reforma constitucional si se trataba de un traje a medida del gobierno de turno, ante una eventual habilitación para un tercer mandato del gobernador.

 

Perassi, considerado un hombre de peso en el peronismo jujeño y el miembro del gabinete de Morales más antiguo hasta su dimisión, al haber asumido en 2015, no dudó en afirmar en diálogo con Letra P que “nadie puede desmentir que se avanza en una reforma, aunque es extraoficial. Morales trabaja en un acuerdo con el diputado provincial y presidente de PJ, Rubén Rivarola, y con el vicepresidente, Guillermo Jenefes, para que el peronismo presente la iniciativa. Es posible que lo consiga, porque no le falta audacia, pero eso atenta contra la división de los poderes. Nosotros ya nos sentimos afuera del frente y veremos qué hacer el año que viene”.

 

Morales, mientras tanto, niega que el oficialismo intente cambiar la Carta Magna local. Hace unos días, en una entrevista en La Quiaca, expresó: "Voy a ser Presidente. Creo que tiene que haber otro gobernador. Nosotros no nos hemos expresado todavía, no hay ningún proyecto en concreto sobre la reforma de la Constitución. Oportunamente, cuando se presente una iniciativa, opinaremos".

 

No hubo que esperar mucho tiempo para que una voz propusiera la reforma. Fue el propio Jenefes. Dueño del multimedios más importante de Jujuy, en su programa de televisión "Detrás de las Noticias", por Canal 7, editorializó hace una semana sobre la necesidad de que la Legislatura acuerde una ley que convoque a elecciones de convencionales constituyentes para una reforma parcial, de manera que se deberían definir los cambios en 60 días. "La reforma se va a producir, va a ser una reforma parcial teniendo en cuenta que nuestra Constitución provincial es de 1986 y, con posterioridad, en 1994, se reformó la Constitución de la Nación. Tenemos que adaptar la nuestra”, dijo.

 

El dirigente peronista, exmiembro del directorio del Ente Nacional de Comunicación (Enacom) entre 2017 y 2019 por la minoría parlamentaria, agregó. "Tenemos que crear dentro de la Constitución normas fundamentales que permitan dar las herramientas al Ejecutivo para que pueda hacer las reformas estructurales que necesita la economía, que necesita la administración pública. Por ende, lanzo este guante de la necesidad de una reforma", expresó.

 

En forma paralela, también se han manifestado varias voces en contra de un posible llamado a la reforma que, en principio, le costaría al Estado jujeño alrededor de 500 millones de pesos si las elecciones para convencionales no se hicieran el mismo día que las provinciales. Las diputadas nacionales jujeñas Carolina Moisés y Leila Chaer, del Frente de Todos, coincidieron en que las prioridades hoy son otras para la población, mientras que Alejandro Vilca, del Frente de Izquierda Unidad, rechazó de plano una posible convocatoria. Este jueves 28, en declaraciones a una FM de la capital jujeña, el senador por el Frente de Todos Guillermo Snopek también anticipó su oposición a una posible convocatoria. 

 

En los comicios legislativos de junio del año pasado, de las 24 bancas en disputa Morales logró 18, el 42% de los votos. Si se lo propusiera no tendría inconvenientes en lograr la mayoría calificada de los 48 diputados provinciales, las dos terceras partes, para sancionar una ley que convoque a una convención constituyente. "Hábil, es consciente que es mejor que esa convocatoria sea fruto de un consenso, pero el tiempo apremia", reflexionó un avezado dirigente del peronismo.