26|7|2022

Arduh ataca de nuevo: “Hay radicales más juecistas que Juez”

05 de abril de 2022

05 de abril de 2022

El diputado provincial que crispó a la oposición con el juego online ahora critica a su partido por no bancar a De Loredo. Insiste con sumar a Schiaretti a JxC.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Entre las internas que fluyen dentro de la versión cordobesa de Juntos por el Cambio (JxC), una parece ascender nuevamente al punto de ebullición. A días de la concreción del congreso partidario de la UCR, el tráfico de chicanas ha derivado en serias acusaciones. Tomando el centro de la escena, el diputado provincial Orlando Arduh imputa al pleno de su partido la existencia de un acuerdo para sostener a Luis Juez como candidato a gobernador. Tal pacto, afirma, va en desmedro de las posibilidades de Rodrigo de Loredo, a quien ve con mejores chances para 2023.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Yo prefiero que vayamos con un candidato radical. Si ambos, Juez y De Loredo, sacaron 54 puntos, ¿por qué tiene que ser Juez y no De Loredo? Puede ser cualquiera. Yo me inclino por Rodrigo”, dice el legislador que en las últimas semanas se ha transformado en un fogonero de la grieta en la coalición opositora local. Primero, con su proyecto que impulsó el juego online en Córdoba para beneplácito del oficialismo y que le valió un intento de expulsión de la UCR. Luego, con declaraciones sobre el gobernador Juan Schiaretti: "Lo veo en un lugar importante a nivel nacional y en JxC", lanzó. Ahora, apunta a su partido de cara a 2023. 

 

“Veo algunos radicales más juecistas que Juez. Veo constantemente a Juez que dice que ya es candidato. Parece apurado y no hay que apurarse. Es muy difícil cambiar un gobierno que tiene el 73% de imagen positiva. No podés tener un candidato a un año de las elecciones porque sí. Tenés que armar una propuesta y un frente importante”, amplía.

 

La invocación a la prioridad puede funcionar como antídoto a la opción más ventilada por dirigentes opositores: Juez para la provincia, De Loredo para la capital.

 

“No tiene sentido. No tenés seguro nada. Hoy no sé si un 54% vota a Juez o De Loredo. Es una votación al Ejecutivo, totalmente distinta. Tienen mucho que ver los intendentes, los dirigentes provinciales, las fuerzas que se suman. Hay que ver qué hace el PRO, que hoy está dividido. La Coalición Cívica quiere sumar a García Elorrio, históricamente enfrentado con Macri. Para ganar, necesitás un JxC fortalecido y hoy no lo veo así”, analiza.

 

El jefe del bloque legislativo opositor en la Unicameral no solo percibe debilidad en el espacio compartido. También se muestra escéptico ante la mesa provincial, cuyo principal cometido es la elaboración de pautas para la selección de representantes. “No creo que con estos dirigentes podamos llegar a una alianza institucional. Al paso que vamos, sin propuestas, va a ser muy difícil. Si no van juntos todos los partidos y con un candidato de acuerdo, no hay forma de ganarle al schiarettismo. Si vamos divididos, volvemos a 2019”, advierte.

 

De inmediato, ajusta su mirada y enfoca a la dirigencia de la UCR. En particular, a quienes durante la pasada semana presentaron un recurso de queja al Tribunal de Conducta partidario, que había dictaminado que Arduh no había violado la Carta Orgánica del partido al impulsar el proyecto de ley de regulación del juego online. “No solo no le tengo fe a la mesa, sino que tampoco me representan quienes dicen representar a mi partido. Ya ni respetan al Tribunal de Conducta, que hizo lo que tendría que haber hecho el Comité Provincia: preguntar sobre la ley. No: tomaron posición contraria a la ley. Quisieron bajarla. Hubo sobreactuación. Nunca creí que pudiera haber esta beligerancia contra mi persona, de partidarios y de extrapartidarios”, fustiga.

 

La referencia conduce, nuevamente, hacia quien muchos señalan como candidato natural para el próximo año. “Veo un Comité Provincia jugado con Juez. Pareciera que soy el único que quiere que Rodrigo sea gobernador. No escuché a ningún otro dirigente radical decirlo: ni Mario Negri, ni Miguel Nicolás, ni Ramón Mestre, ni el presidente del partido. Deben tener algún acuerdo o creen que Juez ya es el candidato. En ese caso, que lo digan”, dispara.

 

Devolviendo lances, desestima versiones que lo indican como promotor de la ruptura: “Son ellos los que rompen. Los que en 2019 dejaron que el peronismo ganara la ciudad y la provincia, fueron Mestre, Negri y Juez. Yo no. Ahora los mismos se quieren unir detrás de Juez como candidato”, dice.

 

Un problema grave

En diciembre, Arduh impulsó el proyecto que permitió la regulación de las apuestas online en Córdoba. Le valió no solo la presentación de sus pares del partido ante el Tribunal de Conducta. También lo ubicó en el centro de las sospechas sobre el tan mentado acuerdo entre Juntos por el Cambio y el schiarettismo.

 

Cuatro meses después el dirigente radical ratifica su beneplácito para sumar a figuras de origen peronista a un proyecto nacional que plante cara al Frente de Todos. El gobernador Schiaretti entre ellas.

 

“Se puede avecinar un problema grave para los cordobeses. Corremos el riesgo de tener una provincia totalmente aislada de la Nación si en 2023 sigue un gobierno del mismo signo. Por eso necesitamos acuerdos con los mejores dirigentes. No pasa por si conviene o no a JxC en Córdoba. Pasa por la Nación, que necesita un gran frente. Nombré a Schiaretti como parte del peronismo federal. No podemos negar su trascendencia, es uno de los dirigentes más importantes. Y no solo lo digo yo: lo vienen a buscar de mi partido. Gerardo Morales y Facundo Manes están muy interesados en que se sume”, amplía.

 

En sintonía con el presidente de la UCR, Arduh pide que el armado asigne un rol preponderante al radicalismo, al que destaca como socio mayoritario. “Tenés que tener un gobierno de coalición, no el que tuvimos con Mauricio Macri. Éramos Cambiemos, estábamos juntos, pero no era un gobierno de coalición, compartiendo poder. No podés tener presidente, vice, ministros, secretarios, todos del PRO. Hay que compartir poder”, concluye.