27|6|2022

El Plan V de Vidal, en veremos

24 de abril de 2022

24 de abril de 2022

Errante, la exgobernadora mantiene su aspiración presidencial. Bajo perfil en Diputados y agenda federal. No descarta la sucesión de Larreta.

María Eugenia Vidal retomó en Neuquén el tono de campaña permanente que mantuvo durante los últimos años, pero no pudo protagonizar ningún acto masivo. El más importante de los encuentros que encabezó reunió a 50 personas frente al céntrico monumento al general San Martín de la capital provincial. La gira fue de dos días. En marzo viajó a San Juan y continuará en los próximos meses con nuevas escañas en el norte del país. Es parte de un plan que decidió en 2022. Aunque la convocatoria es escasa, se trata de siembra durante un año no electoral. La exgobernadora lo hace porque quiere mantener en pie su aspiración presidencial, aunque no anula la posibilidad de encabezar la lista del PRO para suceder a Horacio Rodríguez Larreta al frente del gobierno porteño en 2023. 

 

La indefinición le sirve como motor para salir un poco del perfil opaco en la Cámara de Diputados. Juró el año pasado y, como le sucede a buena parte de sus pares recién asumidos, sólo le ha tocado ser una más en medio de los debates por el Presupuesto 2023 y el pacto con el FMI. Vidal comenzó a transitar el bosque legislativo sin proyectos que la diferencien por ahora y con intervenciones en el recinto que pasaron inadvertidas. Dicen que trabaja en proyectos de carácter productivo. 

 

El delay intermitente que se vive en el Congreso desde fin de año fue el camino propicio para retomar las giras proselitistas federales, aunque también realiza, al menos, un encuentro mensual con vecinos porteños junto a Rodríguez Larreta. 

 

A la par, la hoja de ruta federal sale de las entrañas del bloque PRO, conducido por Cristian Ritondo, el aliado más estrecho que tiene Vidal en el recinto. El exministro de Seguridad bonaerense se muestra, cada vez más, en distintas localidades de la provincia y dentro de la Cámara recibe las invitaciones que le hacen los diputados del bloque. Trabaja para las aspiraciones de Vidal, pero también recorre el territorio que quiere gobernar, aunque para hacerlo deba medirse con su amigo Diego Santilli, otro recién llegado al Parlamento. En el bloque dicen que trabajan en tándem y que todos los movimientos pueden combinar con la trayectoria que elija Vidal. 

 

Por ahora, en su entorno son cautelosos para hablar de su rol porteño. Sin embargo Vidal continúa sumando a sus figuras de confianza en el organigrama de poder larretista. El año pasado promovió a Emmanuel Ferrario como cabeza de lista y, ahora, el joven es el viceprimero de la Legislatura. Su exministro Santiago López Medrano, actualmente presidente de la Corporación Buenos Aires Sur (CBAS), suena como próximo titular del Ente Único Regulador de Servicios Públicos (ERSEP) porteño.  Si la mudanza de López Medrano se concreta, la CBAS quedará en manos de su actual vice, Matías Pantanali, un hombre que reporta a Ritondo. Esos movimientos no forman parte del discurso público del vidalismo y tampoco de su exministro. En el entorno de Vidal  optan por relatar detalles del road show para seguir manteniendo su alto nivel de conocimiento. 

 

"Los pedidos de viajar surgen de sus compañeros de bancada para acompañar las candidaturas locales, pero también es una forma positiva de alejarse de cualquier internismo sobre la sucesión de Horacio", detallaron en el entorno de la exgobernadora. "Si fuese por ella visitaría todas las provincias, pero por ahora va a demanda de los distritos que la invitan", sostuvieron ante las consultas de este portal. 

 

Vidal cree que los candidatos del PRO para 2023 no tienen que ser resueltos mediante internas partidarias, sino con una lista consensuada que se mida con la UCR en las PASO. Es lo que dijo la semana pasada cuando participó de un almuerzo con el expresidente Mauricio Macri, la titular del PRO, Patricia Bullrich y Rodríguez Larreta. La participación de la diputada en esa mesa reforzó las especulaciones sobre su aspiración presidencial. El hueco porteño lo deja el alcalde, que no dice palabra sobre su sucesión. En el despacho de Vidal recuerdan que no tiene apuro por definirse porque su candidatura ya esta instalada en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires. "Ella no duda, sólo que no tiene urgencia y además viene de ser la gobernadora de un territorio muy grande, algo que le da otro volumen en este momento", acotaron. 

 

Las definiciones que no lanza desde Diputados las utiliza para terciar en los medios. No lo hace sola, sino en forma combinada con Rodríguez Larreta. “Dejen de darle poder a dirigentes que hacen acampes y deciden quién recibe los planes”, lanzó hace 15 días, durante la movilización de distintas organizaciones sociales que acamparon frente al Ministerio de Desarrollo Social. El alcalde pidió quitarles los planes y Vidal abundó. “¿En qué elección la gente los legitimó para que administren los planes?”, dijo. Este sábado adhirió al tractorazo en forma presencial y se sumó a los guiños que lanza Larreta al sector más ultra del voto agrario. Antes, había criticado el proyecto que enviará el Ejecutivo para gravar la renta extraordinaria del 3,2% de los grandes contribuyentes que beneficiaron sus ingresos por el impacto de la guerra en Ucrania. 

 

“El impuesto a la renta inesperada se llama ganancias. Dejen de tomarnos el pelo. Ya lo pagamos junto con otros 164 impuestos más. Les dejo la lista por si no lo sabían”, dijo la diputada y la economista Julia Strada le salió al cruce. “La lista tiene en un 25% tasas, 16% derechos, 15% contribuciones, incluye regimenes laborales e incluso los aportes y contribuciones al sistema de Seguridad Social (2,4%).  ¿Hay impuestos? Sólo el 36,6% de los 164 citados”, le contestó la directora del Banco Provincia e integrante del CEPA. “La lista está deliberadamente agigantada. El 65% de los conceptos incluidos no son impuestos, sino tasas, contribuciones, derechos, fondos, cánones y otras formas de cobro por parte del Estado (en sus diversos niveles) que requieren de contraprestación”, insistió Strada. Vidal no tomó el guante, pero afrontó el costo de plegarse al discurso más ortodoxo del PRO, en la constante táctica de evitar la fuga de votos por derecha que tracciona el economista y diputado Javier Milei

 

“Es un debate abstracto porque él ya ha dicho que no va a ser parte de juntos por el Cambio”, dijo la exgobernadora en una entrevista por twich con Rosendo Grobocopatel, jefe del área de Comunicación del PRO. Vidal no le bajó el precio al diputado de La Libertad Avanza, pero prefirió deslizar una advertencia para quienes se acercan demasiado al dirigente ultra. Consideró que los elogios de Bulrich a Milei fueron “un intento de dividir a JxC". 

 

“Si JxC se rompe, gana el kirchnerismo. Por eso vamos a defender la unidad. Además ni Mauricio, ni Patricia, romperían JxC con lo cual me parece una discusión sin sentido, abstracta porque ni él va a venir a JxC, ni Mauricio, ni Patricia, van a dejar JxC”, opinó Vidal y revelo la tensión que tiene con ambos sobre el competidor de ultraderecha.