PJ BONAERENSE

#27M Las internas que Kirchner y los intendentes no pudieron evitar

El mapa de los distritos donde la unidad no fue posible. Las riendas municipales siguen orbitando el partido. La Cámpora gana terreno en municipios opositores.

El mensaje de unidad que bajó Máximo Kirchner en la antesala del cierre de listas para las elecciones que se realizarán el 27 de marzo en el PJ bonaerense se materializó en la mayoría de los 135 distritos que componen la provincia. Aunque en algunos casos esa unicidad no fue sinónimo de unidad, queda cristalizado en las nóminas que el criterio para la conducción en cada territorio pivoteó sobre dos ejes: el liderazgo de las intendentas y los intendentes en los municipios gestionados por el FdT y el avance del camporismo -a la cabeza en numerosos bastiones sin tierra- bajo el ala del conductor del partido. Pese a todo, en más de una decena de comunas la unidad no fue posible y habrá cruces internos, siempre supeditados a la venia final que otorgue, o no, la Junta Electoral partidaria.

 

Un caso paradigmático es el de Mar del Plata, donde se reeditará el cruce de la interna local de 2017: Juan Manuel Rapacioli (actual presidente del PJ) frente al dirigente gremial de Luz y Fuerza Eduardo Coppola. La diferencia con aquel primer cruce son los padrinazgos. En esta oportunidad, el camporismo liderado por Fernanda Raverta no apoya a Rappacioli, sino a Coppola, quien ya marcó su respaldo al objetivo de la titular de Anses de ir por la intendencia marplatense en 2023.

 

Bajo ese paraguas, se alistan las seccionales de las tres centrales (CGT y ambas CTA), como así también el grueso de movimientos sociales y hasta dirigentes que regresan al peronismo, como el exsenador de Juntos Lucas Fiorini, que comparte con Raverta la lista de candidatos a congresales. Las recientes declaraciones de Fiorini a Letra P dando cuenta de su reposicionamiento generaron un fuerte vendaval en la arena política marplatense. Por su parte, Rapacioli buscará renovar con el respaldo de algunos gremios y del armado que tiene como referente al actual director del Correo Argentino, Rodolfo Manino Iriart.

 

Como adelantó Letra P, también habrá enfrentamiento en Necochea. Será entre el presidente actual, Marcelo Rivero, y la exconcejala Ana Asa, madre del referente del camporismo local Camilo Vidal. Allí, la unidad no fue posible en un escenario donde los sectores del peronismo tradicional alineados a la candidatura de Rivero reclaman una “apertura” del FdT necochense.

 

Otro cruce se dará en Tres de Febrero, donde el otrora caudillo Hugo Curto deja la presidencia del PJ local. Para su sucesión, hay disputa de tres: por un lado, el exsenador y actual concejal camporista Juan Debandi. También se anotó el exdiputado nacional Horacio Alonso y el exministro de Salud bonaerense Alejandro Collia.

 

En San Miguel, el actual titular del PJ distrital, Juan José Castro, enfrenta a Stella Maris Vuillermet. En Pergamino, se cruzarían Mariela Ghio (impulsada por el diputado nacional de Kolina Lisandro Bormioli) y Ricardo Ruggeri (dirigente que sintoniza con Sergio Berni).

 

En San Isidro, la conducción del PJ se dirimirá entre Patricia Castro, titular local de Anses que es respaldada por Santiago Cafiero, y José Luis Cáceres, dirigente que es impulsado por la senadora Teresa García y el ala massista sanisidrense que anota de vice a Liliana Burgos y lleva en la lista de congresales a Fernando Galmarini y Marcela Durrieu. También, se registran enfrentamientos internos en distritos como Bragado, Trenque Lauquen, Ayacucho y Zárate.

 

Intendentismo

La lapicera intendentista para inscribir su liderazgo en la conducción partidaria local es algo que se plasmó con tinta indeleble en los mojones donde el FdT gobierna. Con nombres propios, eso quedó sedimentado en las candidaturas a presidir el PJ local de Mayra Mendoza (Quilmes), Juan José Mussi (Berazategui), Ricardo Alessandro (Salto), Fabián Cagliardi (Berisso), Nicolás Mantegazza (San Vicente), Leandro Boto (Luján), Federico Achaval (Pilar), Alberto Descalzo (Ituzaingo), Hernán Ralinqueo (25 de mayo), Fernando Moreira (San Martín), Marisa Fassi (Cañuelas), Mariel Fernández (Moreno), Blanca Cantero (Presidente Perón), Pablo Zurro (Pehuajó), Ignacio Pugnaloni (Hipólito Yrigoyen) y Esteban Sanzio (Baradero), entre otros. Dentro de ese lote, aparece en Esteban Echeverría el intendente Fernando Gray, que va por la presidencia del PJ distrital en un contexto de persistente tensión con su sucesor en el mando del PJ bonaerense.

 

También encabezan en sus terruños intendentes en uso de licencia que cumplen actualmente funciones en la Nación o en la Provincia. Son los casos de Ariel Sujarchuk (en Escobar), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Jorge Ferraresi (Avellaneda). También, referentes territoriales como los exalcaldes y el actual legisladores provincial Mariano Cascallares (en Almirante Brown) y el legislador nacional Julio Pereyra, jefe territorial de Florencio Varela.

 

Algunos intendentes no encabezan la propuesta al PJ local, pero llevan a figuras de su confianza en la estructura partidaria. Eso se advierte en casos como Ezeiza, donde buscará renovar al frente del partido Edgardo Amarilla, delfín del intendente Alejandro Granados. Como vice, va la esposa del jefe comunal, Dulce Granados. En San Fernando, los Andreotti anotan al próximo presidente del PJ local, Augusto Briceño, mientras que la vicepresidencia queda para La Cámpora, con María Flor Rubinich. En Tigre, Julio Zamora promovió al funcionario municipal Lucas Gianella para la conducción, mientras que el massismo puro también ocupa varios espacios de poder en la estructura partidaria tigrense. En Colón, Ricardo Casi promueve a Gonzalo Villalonga, un funcionario de su gestión. Allí, la diputada camporista Fernanda Díaz va como candidata a congresal.

 

La Cámpora

El camporismo, por su parte, consolidó su avanzada en la estructura pejotista, siendo los distritos sin tierra (donde el FdT no gobierna) donde encontró tierra fértil para anclar en la conducción a sus principales referencias locales. Esto se detecta en Tandil, donde encabeza el diputado nacional Rogelio Iparraguirre; Olavarría, donde buscará renovar al frente del partido Federico Aguilera, excandidato a intendente y actual subsecretario de Minería bonaerense; en Lanús, donde se alcanzó la unidad con el exviceministro de Justicia Julián Álvarez al frente; o en La Plata, con “La Orga” presidiendo por primera vez el PJ local, de la mano del diputado provincial Ariel Archanco.

 

En Chivilcoy también habrá lista única, liderada por la diputada nacional camporista Constanza Alonso, última candidata a la intendencia del FdT. Diversas vertientes del peronismo se ven expresadas en esa nómina, aunque no participa el radazzismo duro, que orbitó el partido hasta las recientes turbulencias internas y que se mantiene con un fuerte tono crítico hacia La Cámpora.

 

En otro bastión del noroeste bonaerense, Junín, La Cámpora también anotó la cabeza de la lista única, con el referente local Andrés Merani. Allí articulan diversos espacios políticos y gremiales, pero quedó afuera el sector de Unidad Ciudadana en donde confluyen, entre otros, el exsenador Gustavo Traverso, los concejales José Bruzzone y Rodolfo Bertone y la concejala y exprecandidata a la intendencia Victoria Muffarotto. Cerca de ese espacio dejaron trascender a Letra P un fuerte malestar para con el camporismo, definiendo como “vergonzoso” que quede afuera “el espacio que tiene la representatividad de los votos del peronismo en Junín”. Los agudos resquemores prometen tener su eco de cara a la construcción para 2023.

 

En el distrito más populoso de la Segunda, San Nicolás, se logró la unidad de la gran mayoría de los sectores del peronismo. Encabeza el coordinador del gabinete de la cartera de Seguridad nacional, Lucas Gaincerain, con fuerte interacción gremial y con La Cámpora anotando nombres; el más significativo, el de la última candidata del FdT en el distrito, Cecilia Comerio, quien va en la nómina de congresales.

 

En Bahía, en tanto, las negociaciones contrarreloj llegaron a buen puerto. El ala gremial nucleada en la CGT bahiense, el armado referenciado con Federico Susbielles (donde sintoniza el camporismo) y los espacios de exlegisladores Marcelo Feliú, Gabriel Godoy y Dámaso Larraburu acordaron promover a la presidencia a la actual secretaria de la Mujer del PJ local, Patricia Domínguez. Diversas voces abordadas consignan que se trató de un nombre que mantiene abierto el diálogo entre las distintas vertientes y no cierra la discusión de liderazgos a 2023.

 

Federico Sturzenegger.
Martín Lousteau, el Sr. Cuórum.

Las Más Leídas

También te puede interesar