ELECCIONES 2023

El Frente Renovador, un congreso en suspenso y una candidatura dormida

Enfrascado en la búsqueda de votos para el acuerdo con el FMI, Massa frenó el encuentro nacional del FR, su plataforma de lanzamiento. Surfing en la tempestad.

“El Frente Renovador va a proponer a Sergio Massa como candidato a presidente en 2023”. La sentencia lanzada por el diputado Rubén Eslaiman a Letra P en enero fue el puntapié inicial del operativo clamor de varios referentes del espacio para empujar la candidatura presidencial de su jefe político. El Congreso Nacional del Frente Renovador (FR) planificado para los últimos días de febrero oficiaría de plataforma de despegue, sería un mojón fundacional en la competencia por la sucesión de Alberto Fernández. Pero todo tendrá que esperar: el anuncio del entendimiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la posterior renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque del Frente de Todos alteró los planes del massismo. Con otra crisis interna sacudiendo a toda la coalición de gobierno y sumergido en la búsqueda de consensos para ratificar el acuerdo con el Fondo, el presidente de la Cámara de Diputados puso en stand by su propio congreso y con ello, su virtual lanzamiento.

 

“Los tiempos los maneja Massa”, dice a este medio alguien de su entorno. El líder del espacio es quien decidió posponer el congreso nacional partidario. El horno no está para bollos, grafican en alusión a la crisis -otra más- desatada en la coalición oficialista tras el portazo de Kirchner en desacuerdo con la estrategia y el resultado de la negociación que encabezó el Presidente y su ministro de Economía, Martín Guzmán, con el organismo internacional. No sólo el clima en el Frente de Todos no es el propicio para lanzar su candidatura presidencial, sino, además, la situación empujó al presidente de Diputados a enfocarse en la búsqueda de consensos para ratificar en el Congreso el acuerdo.

 

“Sergio (Massa) calcula los tiempos políticos para dar cada paso y considera que no es el momento de hacer el Congreso Nacional del Frente Renovador; con lo de Máximo (Kirchner) y el trabajo en la Cámara para tratar el acuerdo con el Fondo, no hay chances. Está a full con eso”, dijo a Letra P un dirigente de trato cotidiano con Massa. El encuentro, que reunirá a toda la dirigencia del país alineada con el tigrense, se realizaría recién a fines de marzo.

 

También quedó freezado el pedido que Massa hizo a principios de diciembre, durante un encuentro en San Fernando, sobre la necesidad de conformar una mesa política bonaerense del Frente de Todos. “Pasa todo para después del acuerdo con el Fondo”, explican en el entorno del líder del FR. Al mismo tiempo, los dirigentes con los que habló este medio se esforzaron por destacar el buen vínculo de Massa con el gobernador Axel Kicillof. Es “sumamente fluida” y ratifica que “el FR apoya” la reelección de gobernador, dijeron.

 

El Congreso Nacional del Frente Renovador tiene como objetivo reunir a todos los intendentes, legisladores y legisladoras nacionales y provinciales, concejales y concejalas y otros referentes para debatir cómo fortalecer el espacio y cómo encarar el próximo año la elección nacional y las provinciales, puntualmente la de Buenos Aires, el distrito que concentra el 40% del padrón electoral del país y donde Massa tiene embajadores y, desde hace algo más de mes, a un representante sentado en el gabinete bonaerense, Jorge D’Onofrio, titular del flamante Ministerio de Transporte.

 

Sin embargo, más allá de la formalidad y la agenda prevista, el evento serviría para enviar un mensaje político hacia adentro del FdT, el de una fuerza organizada y en expansión que pone sobre el tablero político un candidato para disputar la presidencia.

 

Aunque prefieren no decirlo a viva voz, en el Frente Renovador consideran que la candidatura de Massa puede llegar tanto a través de un acuerdo de unidad como mediante una competencia interna, puerta que abrió el propio Fernández tras la derrota en la elección legislativa. Envalentonados, analizan que la crisis recurrente causada por el enfrentamiento que mantienen los Fernández posiciona a Massa, quien hasta el momento logra surfear la tempestad tomando distancia o involucrándose, según el momento, exhibiéndose como conciliador y árbitro en algunas disputas. Por ahora, elije no colgarse el cartel de candidato, aunque sabe que todos saben que lo es.

 

Martín Llaryora anunció la continuidad de los programas de boleto gratuito en Córdoba. 
el sinuoso juego de villarruel

También te puede interesar