21|9|2022

Kirchnerismo en fuga y ¿gobierno roto? Máximo K. renuncia a la presidencia del bloque

31 de enero de 2022

31 de enero de 2022

Dijo que su decisión nace de no compartir la estrategia utilizada ni los resultados de la negociación con el FMI. ¿Qué hacen CFK y el resto de su tropa?

Máximo Kirchner detonó este lunes una bomba de alcance impredecible que pone al Frente de Todos (FdT), otra vez, al borde de la ruptura: en desacuerdo con el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), renunció a la presidencia del bloque oficialista de la Cámara de Diputados.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"Esta decisión -dijo en una carta- nace de no compartir la estrategia utilizada y mucho menos los resultados obtenidos en la negociación con el Fondo Monetario Internacional, llevada adelante exclusivamente por el gabinete económico y el grupo negociador que responde y cuenta con la absoluta confianza del Presidente de la Nación, a quien nunca dejé de decirle mi visión para no llegar a este resultado".

 

La renuncia de Kirchner recrea el clima de extrema tensión que puso al Gobierno en riesgo de fractura tras la derrota oficialista en las PASO, cuando las principales figuras del gabinete que respondían a la vicepresidenta Cristina Kirchner pusieron sus renuncias a disposición del presidente Alberto Fernández.

 

 

 

Además, puso un interrogante sobre la actitud que tomará la propia CFK, en silencio desde que se conoció el acuerdo alcanzado por el Gobierno con el Fondo, y si la bomba de MK es el principio de una salida en cadena del kirchnerismo de las posiciones de poder que sostiene.

 

Pese a esta determinación, adelantó que permanecerá dentro de la bancada "para facilitar la tarea del Presidente y su entorno". Según afirmó, "es mejor dar un paso al costado para que, de esa manera, él pueda elegir a alguien que crea en este programa del Fondo Monetario Internacional, no sólo en lo inmediato sino también mirando más allá del 10 de diciembre del 2023".

 

En tanto, recordó que "desde el día en que, en el año 2018, Mauricio Macri trajo de regreso a la Argentina al FMI", sabían que sería "el problema más grande para el país". En particular, "por la magnitud y excepcionalidad del préstamo que alcanzara los 57.000 millones de dólares y del cual se desembolsaron 44.500 millones de dólares en sólo un año".

 

"No aspiro a una solución mágica, sólo a una solución racional. Para algunos, señalar y proponer corregir los errores y abusos del FMI que nunca perjudican al Organismo y su burocracia, es una irresponsabilidad. Para mí lo irracional e inhumano, es no hacerlo", agregó.

 

En la misma línea, mencionó también que acompañó la sanción de la Ley que aprobó la reestructuración de la deuda privada en moneda
extranjera que realizó el Gobierno en 2020 "a pesar de estar en profundo desacuerdo con algunos de sus artículos".

 

"Sería más que incorrecto aferrarse a la Presidencia del Bloque cuando no se puede acompañar un proyecto de una centralidad tan decisiva en términos del presente y los años que vendrán. Algunos se preguntaran qué opción ofrezco. En principio, llamar a las cosas por su nombre: no hablar de una dura negociación cuando no lo fue, y mucho menos hablar de “beneficios”, indicó.

 

Previo a los agradecimientos del caso, trajo a escena que en la cena de fin de año "ningún Diputado ni Diputada recibió una instrucción para expresarse en contra de la imposición del Fondo", así como tampoco a su favor. "Es por ello mismo que decido liberar al Presidente para que no se sienta “presionado”, como tantas otras veces ha hecho trascender su entorno. ¿Presionar? No. Eso lo hace el Fondo Monetario Internacional", aseveró.