17|1|2023

Los presidenciables suplentes de CFK, en un mar de dudas

07 de diciembre de 2022

07 de diciembre de 2022

Aún en shock por el "renunciamiento", el Frente de Todos recalcula su danza de nombres. Más allá de la boleta, la mirada está puesta en el legado de la vice. 

Corría 2019, el flamante Frente de Todos (FdT) todavía no había ganado las elecciones y un asiduo visitante de Instituto Patria sinceró su peor pesadilla, con dejo de autocrítica: "Nuestro principal problema es que no sabemos qué hacer sin Cristina (Fernández de Kirchner). No construimos ninguna sucesión". En el anochecer de un #6D agitado, el inesperado "renunciamiento" de la vicepresidenta, la principal dirigenta de los últimos 15 años, adelantó los tiempos para la búsqueda de un legado en gateras: el #7D fue todo incertidumbre, al punto de que vuelve a insinuarse una interna como la que supo ser denostada por sectores K luego de la propuesta formulada por Alberto Fernández el año pasado, cuando planteó por primera vez su intención reeleccionista. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"Salgan a jugar". Así fue interpretado el discurso de Cristina el miércoles por la noche en Ensenada, como contó Letra P, post-fallo condenatorio. La palabra más repetida en el peronismo como primer análisis es "shock". En ese estado, comenzaron las primeras elucubraciones sobre el futuro. "El mensaje que CFK le dio a la militancia y a la dirigencia es 'lleven el bastón de mariscal en la mochila, empúñenlo'", ofició de exégeta Axel Kicillof. Con un poco de picardía, un ladero de un aspirante a presidenciable analizó: "Los liberó a todos, terminó admitiendo las PASO que tanto le costó aprobar". 

 

Sin la certeza de una promesa definitiva de la voice, aunque se amparan en la visión de Andrés Larroque, que tomó el paso al costado sin vuelta atrás, la danza de nombres regresó, pero de forma congelada. Nadie quiere dar el primer paso para evitar quedar en offside aun sin CFK en la cancha. "¿Para qué juntó a todo el peronismo en La Plata detrás de ella para bajarse unas semanas después, con una sentencia que ya conocía?", es la gran pregunta que paraliza, por ahora, a los prematuros lanzados. 

 

"Todo sigue igual". En la gobernación bonaerense niega que el plan reeleccionista de Kicillof se vea modificado. En la Liga de las provincias, a pesar de que el propio Máximo Kirchner pidió un candidato de ese sector, por ahora nadie se asoma: todavía no se disipó el vapor del baño de humildad que debió darse Jorge Capitanich. "No comparto su decisión de renunciar al 2023, pero está en su derecho", le dedicó este jueves el chaqueño a la exmandataria. "Cristina abrió el juego, habilitó a todos, sin ella. ¿Por qué no puede aparecer un (Juan) Schiaretti a sumarse a unas PASO para captar votos peronistas fuera de la pecera del kirchnerismo?", elucubró una fuente consultada por este medio. Ante la incertidumbre, todo es posible. 

 

En la Casa Rosada, las aspiraciones de otro mandato de Fernández siguen en gateras, mientras el Presidente podría llegar a tener la foto pública del reencuentro con su vice el lunes en el CCK. La miradas se dirigen, entonces, a Sergio Massa. "Nos van a medir por la economía y si baja la inflación", marcan como objetivos primarios en el Palacio de Hacienda antes de agitar cualquier deseo presidencial. La definición del tigrense se va a marzo, mes clave para ver si el IPC acompaña sus aspiraciones con una baja o quien termina bajándose es él.

 

Mientras un sector del albertismo apuesta al plan Massa para salir del intríngulis electoral de una colación anómala, como contó Letra P, otro imagina la interna pretendida pero sin su referente: entre el ministro y Daniel Scioli, que ya envió mensajes diciendo que iría en una boleta si el mandatario no fuera por la reelección. "Imagina una PASO para 2023, como en 2015 la quería para ganarle a (Florencio) Randazzo", destacan cerca del embajador. En tren de confidencias, durante su mensaje post-condena, CFK reveló que el exgobernador la quiso en una boleta como candidata a diputada aquella vez. 

 

Con Cristina autoexcluida, en el banco, la otra duda que sobrevuela es el rol que tomará en 2023. "Se cayó la única candidata con votos propios que teníamos", fue una cruda admisión. ¿Trasladará a su electorado a un tercero o se mantendrá prescindente en una interna? Lo segundo, hasta ahora, nunca lo hizo, mal lo aprendió Randazzo. Con encuestas en la mano, una opción electoral 100% K que no sea ella no parece factible, hoy por hoy. Igual, la precampaña de Eduardo de Pedro sigue su marcha. 

 

En plena conmoción, un sector del PJ paró la pelota: antes de las elecciones, en marzo, llegarán los fundamentos de la condena. "La prioridad es salir a bancarla, no hay que trabajar a reglamento, hay que movilizarse", reinterpretan en un ministerio las palabras de CFK. Pionero, Gabriel Katopodis organizó, para el sábado a la tarde, una marcha en San Martín en apoyo de la vicepresidenta. Por efecto contagio, la movida podría nacionalizarse. 

 

La idea de plantear un cristinismo sin Cristina en la cancha no es nuevo. Por ahora, los experimentos previos por fabricar un legado fracasaron. Con final aún abierto para el FdT, un antecedente fue la estrella fulgurante de Amado Boudou que se convirtió en un agujero negro con la causa Ciccone. En 2012, se transformó en un vicepresidente investigado que, con un discurso en vivo desde un salón del Senado, cargó contra Héctor Magnetto y el Grupo Clarín y hasta llegó a denunciar una "mafia" en la Justicia. Fue hace diez años, pero es como si hubiera pasado ayer.