ELECCIONES 2023

Una foto abrió una luz de esperanza en la semana negra de JxC en Tucumán

El radical Sánchez y el larretista Alfaro se mostraron juntos tras la reunión fallida para rubricar la alianza. Interna abierta o cerrada, divisoria de aguas.

TUCUMÁN (Corresponsalía Norte Grande) La figura de Raúl Alfonsín consiguió lo que no pudo una semana de rosca infructuosa en la versión local de Juntos por el Cambio (JxC). Este viernes por la noche, el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro,  y su rival en la disputa por la candidatura opositora a la gobernación, el presidente de la UCR provincial, Roberto Sánchez, se mostraron juntos en el acto de inauguración de un busto del expresidente organizado por el Comité Capital boina blanca. La foto es un respiro a la carrera de obstáculos sin fin que trajina la coalición, que esta semana vio fracasar la segunda reunión del año de la mesa provincial. En esa instancia, los partidos que conforman el espacio debían firmar el acta de acuerdo para la constitución definitiva de la alianza, con vistas a consensuar cómo se dirimirá la fórmula que enfrentará al peronismo el 14 de mayo de 2023. El resultado no pudo ser más gráfico: hubo dos bandos y cada uno rubricó su propia acta. Ahora, el futuro es incierto, porque el tiempo apremia y no hay consenso sobre el mecanismo para definir la interna.

 

Tal como viene contando este medio desde hace un semestre, la puja entre Alfaro y Sánchez por el liderazgo opositor no tiene tregua y carece de vasos comunicantes. En la coalición, los socios esperaban que el año finalizara con un acuerdo encaminado para encauzar la interna, pero el encuentro de este miércoles fue un gol en contra: cada dirigente se fue a su casa con la sensación de haber ingresado en un laberinto o, en el peor de los casos, en un callejón sin salida y en tiempo de descuento, a menos de cinco meses de los comicios, a los que hay que descontarles el tiempo muerto electoral que implican las Fiestas y las vacaciones de enero. "Pensábamos que íbamos a encontrar un rumbo, un mensaje claro para la sociedad, pero pasó lo contrario. Es una vergüenza como señal para un espacio que pretender conducir una provincia", reflexionó ante Letra P un dirigente radical.

 

El resultado del encuentro que buscaba acordonar la alianza con todos los socios dentro y evitar una eventual ruptura se cristalizó en dos actas, cada una firmada por quienes no se pusieron de acuerdo. En los hechos, ninguna servirá para nada, porque hasta el 6 de marzo hay tiempo para inscribir alianzas en Tucumán, según lo resuelto por la Junta Electoral, pero los caminos bifurcados mostraron cómo juega cada sector y cuáles son las desconfianzas. La divergencia central tiene como eje la indefinición sobre cómo se elegirá a la fórmula que competirá con el oficialismo peronista: interna abierta, como sugiere la mesa nacional de JxC, o cerrada.

 

Alfaro es un dirigente de raíz peronista que, al frente del Partido por la Justicia Social (PJS), se enrola en el larretismo. De hecho, participó este jueves en la Horacioneta que el alcalde porteño montó en Costa Salguero para mostrar músculo federal en su carrera a la Casa Rosada. El alfarismo pretendía que la reunión sirviera para constituir de manera definitiva a JxC en Tucumán. Tras casi dos horas de debate sin acuerdo, quienes impulsan la candidatura del intendente firmaron un acta con las rúbricas del apoderado del PJS; Álvaro Contreras; del dirigente Mariano Malmierca, por el PRO; Cristian Arias, por la Democracia Cristiana; Macarena Toledo, de  Encuentro Republicano Federal, y Leandro Parajón, por Pueblo Unido. Al término de la reunión y en una conferencia de prensa improvisada, Alfaro señaló: "Podríamos decir que ya tenemos Juntos por el Cambio". El condicional lo dice casi todo, pero añadió: "Lo más importante es que ya se ha conformado el frente y que se espera a la UCR y a CREO". La referencia apunta a Sánchez y a su aliado de CREO, Sebastián Murga, presidente de la Sociedad Rural de Tucumán, quienes  ya caminan la provincia como una fórmula consolidada.

 

El acta del alfarismo contiene el punto de discordia que profundizó la grieta interna. Sostiene que "las elecciones de candidatos para todos los cargos en juego se definirían a través de comicios internos, con los votos de los afiliados de los partidos que integran la alianza". En la vereda de enfrente hubo una férrea oposición de la UCR a dicha formalización. Temen quedar entrampados en cuestiones legales, porque la legislación tucumana solo prevé internas cerradas en los partidos políticos, mientras la conducción nacional de JxC alienta internas abiertas, con participación de independientes.

 

"Lo más importante era acordar este miércoles cómo será la interna, porque es el centro de todo. Bastaba una expresión política pública para demostrar que todos somos JxC, pero el alfarismo insistió con la formalización y aún hay tiempo hasta marzo", manifestó a este medio un referente que participó de la tensa deliberación. Ante las diferencias, este grupo suscribió su propia acta expresando la intención de construir un gran frente opositor con las firmas de la exsenadora y vicepresidenta de la UCR, Silvia Elías de Pérez; el apoderado del partido CREO, Jorge Jiménez Lascano; y Sandra Manzone, por la Coalición Cívica- ARI. También puso el gancho el concejal de Banda del Río Salí y secretario del PRO, Miguel Diosquez, de manera que el partido amarillo quedó con un pie en cada orilla.

 

"A nosotros no nos va a llevar de las narices nadie. No vamos a permitir que alguien quiera avanzar en la construcción de algo que no se puede. Se ha querido dar por terminado diciendo ‘nosotros firmamos, se acabó’. Hoy no teníamos intenciones de salir con dos actas firmadas, nos han llevado a eso, pero tiene que primar el consenso", se quejó Elías de Pérez ante los medios al salir de la reunión. En consonancia, la diputada Paula Omodeo (CREO), que participó del cónclave, señaló que "hay que hacer todo el esfuerzo para aplicar las recomendaciones de la mesa nacional", en alusión a las internas abiertas.

 

"Hay que seguir dialogando, hay tiempo", dijo Omodeo. Sin embargo, los plazos son claros. El 6 de marzo es la fecha tope para inscribir las alianzas y el 14 de marzo es la última opción para que los frentes celebren internas en las urnas. Con menos de 90 días para encaminar lo que no logró resolver en un año, JxC buscará que los caminos bifurcados no se conviertan en fractura para tener alguna chance frente al peronismo en 2023. Por eso, hasta hay quienes le prenden una vela a Alfonsín.

 

Gustavo Valdés firmó convenios con Guillermo Francos. 
Javier Milei y Gerardo Zamora durante la firma del Pacto de Mayo. 

También te puede interesar