JUNTOS EN EL BARRO

No los une el amor: JxC silencia sus internas para soldar la alianza en Córdoba

Tras el mitin Macri-Llaryora, De Loredo y Juez se muestran proclives a formalizar un acuerdo que fije reglas de juego y evite rupturas. Fecha estimada, 20D.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Tras innumerables idas y vueltas, la alianza Juntos por el Cambio quedará formalmente constituida en Córdoba. Se trata del requisito que permitiría a siete partidos (PRO, UCR, Frente Cívico, Coalición Cívica Ari, Primero la Gente, Republicanos Unidos, Encuentro Republicano Federal) acudir de manera conjunta a las elecciones para renovación de autoridades provinciales y municipales que se celebrarán en 2023. En los tres primeros partidos, socios mayoritarios y únicos participantes de las “mesas políticas”, destacan recientes avances significativos y anticipan que la rúbrica formal se realizará en el curso de la próxima semana. Manejan como límite el 20 de diciembre. Anhelan cerrar el año con ese hito en el balance. Paradójicamente, a tales avances ha contribuido decisivamente la reunión que sostuvieran semanas atrás Mauricio Macri, fundador del PRO, y Martín Llaryora, intendente de la ciudad de Córdoba y candidato del cordobesismo para retener el gobierno provincial.

 

Dicho encuentro, que remite a una saga de acuerdos entre el expresidente y el gobernador Juan Schiaretti, no solo opera como factor aglutinante para quienes quieren dirigir el segundo distrito electoral del país. Según admiten quienes participan del armado de la alianza, tan pronto aquel mitin adquiría dimensión pública comenzaba a operar un cambio en la actitud de los precandidatos a gobernador, Luis Juez y, especialmente, Rodrigo de Loredo. Por meses, los espacios de ambos referentes cruzaron acusaciones y suspicacias por la falta de avances en la letra.

 

“Rodrigo ya no corre el arco como antes, que rechazaba cualquier bosquejo de acuerdo. Se ha acercado al resto y se muestra más operativo. Incluso ha cambiado de interlocutor en las mesas y ahora lo representa Miguel Nicolás, un viejo conocedor de los armados y sus implicancias políticas”, explica una fuente del PRO.

 

El Frente Cívico vuelve a apuntar a la interna radical por las demoras en la suscripción de las reglas de juego, pero no desconocen el impacto que han tenido las distintas jugadas de Macri al interior de la alianza opositora y aprovechan para soliviantar ánimos.

 

“A nosotros esa reunión no nos cambia en nada. Macri nunca quiso que el candidato fuera Luis. Él quiere que gane Llaryora, ya lo sabemos. Si a alguien engañó es a De Loredo, que se lo debe haber creído. Quizás por eso ahora acepte algunas cosas. De todos modos, la negociación es con el partido, no con él”, advierte un referente del juecismo. Aún considerando algunas inconstancias, el dirigente descarta cualquier posibilidad de ruptura de cara a 2023. “Es imposible. Hay muchas posibilidades de ganar. No hay interés en romper, porque en el reparto habrá para todos”, vaticina.

 

Tiempos

Menos enfáticos, otros socios remarcan la existencia de una mayoritaria voluntad de victoria en la coalición, especialmente quienes siguen los pasos de  Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich. Palomas y halcones locales marcan distancias con Macri afirmando que quieren que JxC se imponga en Córdoba.

 

Sin embargo, con la experiencia de la fractura del 2019 aún pendiendo, prefieren definir cuanto antes el entramado que da sustento legal a aquellas aspiraciones. Ello incluye, además de la alianza propiamente dicha, la definición de un reglamento sobre los procesos para dirimir candidaturas, tanto para la gobernación como para más de 200 municipios que renovarán autoridades. Entre ellos, la capital.

 

En el PRO afirman que una versión de dicho reglamento estaría lista también la próxima semana. Aclaran que podría no ser el definitivo, dado que se trata de una herramienta sujeta a modificaciones. Por ende, tampoco adjudican un carácter decisivo para garantizar la permanencia de todos los partidos en el redil. Mucho menos que sea válido para toda la provincia. Señalan como ejemplo la reciente experiencia de La Falda.

 

En el Frente Cívico coinciden en destacar la proximidad de un acuerdo sobre la herramienta. También admiten que contemplaría una batería de encuestas como apertura para la definición de fórmulas y elecciones internas en caso de no arribar a un acuerdo. También, tal como adelantara Letra P, el compromiso de que quien pierda la interna a la gobernación acompañará como postulante a vice. No obstante, supeditan su publicidad a los cálculos proselitistas y relativizan las presiones que llegan desde Buenos Aires.

 

“Sin fechas hay muchas cosas que no podemos definir. Si precisamos nuestra fecha para las internas, le damos margen a Schiaretti y Llaryora para que manejen el calendario electoral. También ellos evalúan su campaña según quien sea nuestro candidato. Son incógnitas que debemos despejar con el calendario definido. ¿Para qué aclararle el panorama al oficialismo? ¿Para qué regalar eso? Mejor tenerlo bajo siete llaves”, razona el dirigente juecista.

 

“Rodrigo quiere presentar alianza y acuerdo en un encuentro que se realizará el 20 de diciembre”, precisa un representante radical. “Juez también quiere anunciarlo en un acto”, refleja un portavoz de su entorno. “Para todos será un hecho político. Ya que Schiaretti sigue jugando a rompernos, vamos a demostrarle que no va a poder”, sentencia un tejedor larretista.

 

Martín Llaryora engorda las filas del Partido Cordobés con intendentes de la oposición.
El radical Leandro Altolaguirre junto a Sandra Fonseca (Comunidad Organizada), el senador Daniel Kroneberger y Juan Carlos Tierno. Parte de la oposición de La Pampa busca amucharse en una sola boleta para vencer al peronismo.

También te puede interesar