26|1|2023

La Falda, un ensayo a escala de la interna abierta de JxC en Córdoba

26 de noviembre de 2022

26 de noviembre de 2022

Este domingo dos radicales disputarán la candidatura de la alianza a la intendencia. Caso testigo para la puja provincial y rebote nacional. El no del juecismo.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Las elecciones internas de este domingo en La Falda serán, protocolarmente, la instancia que resolverá las candidaturas de Juntos por el Cambio (JxC), alianza que gobierna la ciudad, para los comicios de renovación de autoridades que se realizarán en marzo del próximo año. Más allá de lo formal, la contienda se presenta como un examen de la factibilidad, en la provincia y también una muestra de lo que puede acontecer en otras donde no rigen las PASO a nivel local, de las internas abiertas como mecanismo de resolución de postulaciones en una coalición atravesada por desconfianzas y tensiones. Punto de cruce entre ambos ejes, serán una prueba de la consistencia de una aún vaporosa coalición de partidos ante una disputa concreta por el poder.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Serán dos dirigentes radicales los que acudirán a las urnas este domingo 27 de noviembre. Por un lado, el intendente Javier Dieminger, quien espera renovar mandato en solo cuatro meses. Por otro lado, Eduardo Arduh, su antecesor por dos períodos consecutivos, lapso en el que obró también como su jefe en el Ejecutivo.

 

Con 12500 personas habilitadas para votar, entre afiliados e independientes, La Falda es una de las principales ciudades del corredor del Valle de Punilla y de las más valiosas administraciones mediterráneas en manos opositoras. Más importante aún, será el primer turno electoral de 2023 en Córdoba. Tras el rotundo triunfo en Marcos Juárez, la alianza opositora espera eslabonar otro éxito en la previa de la puja por la gobernación.

 

Detrás de Dieminger, que corre con favoritismo, aparecen encolumnadas las principales voces de JxC. En meses precedentes se mostró con Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno porteño y precandidato presidencial amarillo. También con su correligionario Rodrigo de Loredo, lanzado ya como aspirante a la gobernación.

 

Acompañado por su secretaria de Turismo, Luciana Pacha, Dieminger conformó una lista con referentes locales del PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica. “Ha tenido siempre la apertura hacia el resto de los partidos de JxC. Arduh tiene mucha trayectoria, pero su lista es absolutamente radical, sin interpretar que JxC es la herramienta a consolidar en Córdoba”, explica una de las voces del macrismo en la capital provincial.

 

Dieminger, arropado por Larreta, Juez, El Sukaria y la dirigencia de JxC

El aludido exintendente acredita prosapia en la UCR. Se le reconoce haber “recuperado” el gobierno de la ciudad en 2011. En el juego interno, se alista en el Morena, el sector que comanda el diputado Mario Negri. Allí también se referencian los principales nombres de su boleta.

 

La actual conducción asegura que Arduh no aceptó ninguna de las propuestas realizadas por Dieminger para evitar las internas. Otras voces dicen que el intendente incumplió un acuerdo datado en 2019, cuando aquel lo ungió como su sucesor.

 

Contrariados

Una pústula, que algunos analizan a escala provincial, es seguida con atención: solo un socio decidió no adscribir a la versión local de JxC. Ni más ni menos que el Frente Cívico, el partido sobre el que caen las acusaciones por la falta de un reglamento que establezca reglas de juego en Córdoba. La principal apunta a la aversión de su líder, Luis Juez, precandidato a gobernador, a participar de elecciones internas.

 

Sobre la filiación radical de los postulantes estriba la negativa del Frente Cívico a integrar formalmente Juntos por La Falda. 

 

“Es una interna puramente radical y a futuro no podemos quedar contrariados con ninguno de los que se enfrentan. Ambos deben ayudar en la general. Optar por uno ahora puede significar encono del otro en 2023 y un consiguiente perjuicio para Juez. Así ocurre con las internas en los pueblos. Como sea, el próximo año vamos a apoyar al que gane la interna”, dicen en el juecismo.

 

Esa línea argumental desestima también las acusaciones sobre la renuencia a suscribir el reglamento interno a nivel provincial.

 

“El Frente Cívico apura para firmar. La interna radical es la que demora todo. Es inextricable. Se apoya un ladrillo y se cae otro. Hay diez tribus y ningún cacique. No se puede negociar bien donde no hay jefe”, afirman.

 

El pasamano de responsabilidades atiza los reclamos que llegan desde la Mesa Nacional de JxC, que semanas atrás volvió a pedir una rápida definición en las provincias donde no se han reglamentado las PASO. Córdoba es, por volumen y simbología cambiemista, la más importante de ellas.

 

Las internas en La Falda también servirán para otear posibles alineamientos y realineamientos de cara a la interna provincial para las candidaturas a la gobernación. Sea quien fuere el ganador, la foto del lunes encontrará a dirigentes de la UCR en las fotos triunfales.

 

A pocas cuadras, las distintas líneas del peronismo cordobés realizarán su propio recuento de lesos y heridos. Un triunfo en la antesala de las generales podría ayudarlos a unir fuerzas en un terreno donde es muy clara la división entre las huestes de Carlos Caserio, el taita de Punilla, y las que le hacen la venia al gobernador Juan Schiaretti.