29|1|2023

Con Giuliano en Transporte, Massa gana una ficha de peso en Santa Fe

30 de noviembre de 2022

30 de noviembre de 2022

El rosarino aseguró una transición ordenada y mirada federal. ¿Entra al tablero electoral? El llamado de Perotti y Javkin, la foto y el reclamo que se viene.

SANTA FE (Corresponsalía) Diego Giuliano comenzó a ponerse el traje de ministro de Transporte hace poco más de un mes, cuando Alexis Guerrera le comunicó al presidente Alberto Fernández la decisión de dar un paso al costado. Ahí mismo arrancó la transición con el rosarino, quien era secretario del área y alguien a quien muchos consideraban el candidato natural para sucederlo. Hombre de Sergio Massa, al igual que sus dos antecesores, fuentes de la cartera describen que el oriundo de Arequito garantiza la continuidad de los programas en marcha, pero, además, que evitaron un cambio de autoridades rupturistas y arrancar de cero en negociaciones urgentes que se vienen, como la suba de tarifa de colectivos y trenes. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Giuliano es, además, el principal referente del Frente Renovador (FR) en la provincia de Santa Fe. Al mismo tiempo, extiende el poderío del ministro de Economía. Manejará los hilos con un tema sensible y que durante el año fue medular en discusiones federales y de redistribución: los subsidios al transporte urbano de pasajeros para el resto de las provincias, en pie de guerra por las diferencias a favor del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Si logra resolver o, por lo menos, achicar las diferencias que benefician el centralismo porteño, Massa tendrá puntos clave para sumar a una futura campaña presidencial.

 

El ascenso convierte a Giuliano en una pieza fundamental para 2023 para lo que necesite el peronismo en el armado de la oferta electoral, pero, sobre todo, en el esquema que proyecta Massa para su propio futuro y el de su partido, tanto a nivel nacional como en la provincia de Santa Fe. Tanto es así que, horas antes de la asunción, recibió dos llamados telefónicos del núcleo del poder santafesino: uno del gobernador Omar Perotti y otro del intendente de Rosario, Pablo Javkin, que lo saludaron y acordaron con él encuentros para los próximos días. Se estima que esa foto llegará pronto, junto con la firma del convenio de la puesta en marcha de la tarjeta SUBE en Rosario. Hasta ahí habrá sonrisas, pero también sabe que ambos estarán con cuchillo y tenedor en mano para discutir cómo elevar la calidad y una mayor cantidad de fondos para el transporte el año próximo.  

 

Para la tropa propia, con la mirada puesta en la provincia, Giuliano es un jugador valioso que aporta ventajas que otros perfiles que empezaron a sonar en los últimos días carecen. “Puede mostrar gestión y know how. Es un cuadro técnico y eso es muy difícil de conseguir”, dicen en la mesa chica del FR y plantean un contraste con perfiles que tributan al Frente de Todos y tienen un fuerte reconocimiento del electorado, como el senador Marcelo Lewandowski y, más aun, en referencia a la movida que esta semana posicionó al periodista Alejandro Fantino como candidato para la provincia.

 

Sin embargo, las huestes renovadoras santafesinas no dan por sentado que Giuliano compita de local el año próximo y marcan que las negociaciones trascienden el tablero de Santa Fe: “Para Massa es un ficha importante. Después se verá si le asignan enfocarse en la provincia, en el municipio (Rosario) o que quede en la Nación. Sergio tomará esa decisión. Nuestra ventaja es que somos parte de un armado nacional y eso otros candidatos santafesinos no lo tienen”.