28|1|2023

Del operativo anti-PASO a achicar los tiempos entre las primarias y las generales

27 de noviembre de 2022

27 de noviembre de 2022

Los gobernadores norteños insistieron con su plan para voltear esa herramienta que define candidaturas. Los votos que no están y la salida posible.

La última asamblea del 2022 que concretaron los diez gobernadores del norte argentino, reunidos en el grupo autodenominado "del Norte Grande", dejó un anticipo político para los próximos días. Salvo los recaudos de los dos socios radicales, los ocho mandatarios peronistas no aceptarán fácilmente que fracase el operativo que impulsaron para suspender o eliminar las PASO el próximo año. Así lo dejaron trascender luego de la reunión que mantuvieron con el ministro del Interior, Eduardo de Pedro. El planteo no pasó inadvertido en la Cámara de Diputados. En el oficialismo esperan que esta semana los mandatarios detractores de las primarias viajen a Buenos Aires y vayan a Diputados para insistir sobre la derogación, pero siguen sin reunir los respaldos suficientes entre las 118 voluntades del Frente de Todos. Los esperan con una salida intermedia que hace un mes mencionó el diputado nacional Máximo Kirchner: achicar a 30 los 80 días que separan esa instancia electoral de los comicios generales. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Los tiempos se acortan para cualquier intento de reforma electoral aceptable, o digerible, por la amplia mayoría del arco político. La regla no escrita que ningún partido cuestiona, hasta ahora, es que los cambios se realizan en un año no electoral, y no en la previa de una visita a las urnas. Un puñado de días muy exiguo para la línea de tiempo que baraja el oficialismo en la Cámara baja.

 

Los amagues para derogar las primarias se diluyen ante la caída de los tiempos parlamentarios y si los gobernadores norteños visitan el Congreso será para acelerar la marcha. Si no fuera por el decreto del presidente Alberto Fernández, que extendió el período de sesiones ordinarias hasta el 30 de diciembre, la semana próxima habría sido la clausura del año legislativo. Ya corre el tiempo de descuento para que prospere alguna iniciativa  formal para cristalizar el planteo de suspenderlas. 

 

Todo aparece congelado hasta ahora. El diputado rionegrino Luis Di Giácomo, jefe del interbloque Provincias Unidas, puede dar cuenta de ello. Es el autor del último proyecto que busca derogar las PASO y su derotero tuvo un amague inaugural, cuando fue advertido por Juntos por el Cambio. En su momento, las autoridades del mayor espacio opositor sostuvieron que no votarían el Presupuesto 2023 si entraba una iniciativa para cambiar ese mecanismo. Cuando el texto fue aprobado, Di Giácomo ingresó el texto pero hasta ahora no tuvo movimientos y, con los 30 días que hay por delante, sólo podría tenerlos si hay una decisión política en activar el trámite legislativo. 

 

Esa relativa imposibilidad ahoga el planteo de los gobernadores norteños y quizás por eso redoblarán la apuesta en Buenos Aires. Según confiaron distintas fuentes del oficialismo, si los votos no alcanzan para suspenderlas existen más posibilidades de impulsar una reforma intermedia que permita contener las diferencias para el año que viene. "Ya no hay margen para suspenderlas o derogarlas, pero todavía hay tiempo para analizar el acortamiento de los 80 días que separan a las primarias de las generales", detalló a Letra P una alta fuente parlamentaria del oficialismo. 

 

Los últimos cruces por las PASO sucedieron hace un mes. El presidente Alberto Fernández no está de acuerdo con suspenderlas y defendió el instrumento electoral todo lo que pudo. En su entorno dan por concluido el debate porque no hay voluntades en el Congreso para hacerlo.  Es un bálsamo para el mandatario en medio de los tironeos que mantiene con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que no olvida la escena del año pasado cuando dijo que quería primarias desde el primer al último cargo. Para el entorno de la titular del Senado es una afrenta indecorosa que evoluciona en silencio.

 

Por su parte, De Pedro dijo que habían gobernadores e intendentes que estaban tratando de convencer a Fernández y que la mayoría no quería las PASO. Con un enfoque distinto salió el diputado nacional y titular del PJ bonaerense, Máximo Kirchner. Reconoció que hay un debate interno y mencionó la posibilidad de acortar los 80 días que separan a las primarias de las generales.

 

Esa posibilidad será puesta sobre la mesa de negociaciones a partir de la semana próxima, en caso de que los gobernadores redoblen el lobby anti PASO. No están sólos: Di Giácomo, del bloque Juntos Somos Río Negro, le puso el gancho a la propuesta para eliminarlas, pero lo hace con el decidido respaldo del ministro de Economía, Sergio Massa, que nunca ocultó sus críticas contra las primarias. 

 

Si sucede algún acuerdo para mantenerlas pero acortar su cercanía de las generales, en el FdT admiten que el tema podría ser abordado durante diciembre, pero también durante un eventual convocatoria a extraordinarias para febrero. En los últimos tres años, el Presidente ha firmado sendos decretos para convocar a  ese período y definió un frondoso temario que no se cumplió. En esta oportunidad sería la última chance para debatir ese aspecto, aunque quedan 30 días del período de ordinarias y los gobernadores podrían salir a aprovecharlo, pero luego de resignar el objetivo de máxima de derogarlas. Para eso, advierten en la bancada oficialista, no hay votos ni respaldos. Lo demás, se puede conversar, incluso en febrero.