27|1|2023

Cornejo logró una foto, pero no pudo parar la guerra entre Alfaro y Sánchez

02 de noviembre de 2022

02 de noviembre de 2022

La interna de JxC en Tucumán es un volcán en erupción. No hay acuerdo para dirimir candidaturas y asoma la interna ¿cerrada? Preocupación en la alianza.

TUCUMÁN (Corresponsalía Norte Grande) La situación de Juntos por el Cambio (JxC) en esta provincia no le va en zaga a la tensión que atraviesa a la coalición opositora a nivel nacional. En un Antón Pirulero donde cada cual atiende su juego y muestra los dientes para una hipotética interna en la que se diriman las candidaturas para 2023, el presidente de la Unión Cívica Radical (UCR) local, Roberto Sánchez, y el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, las dos figuras que aspiran a disputarle la gobernación al peronismo, continúan por carriles paralelos y no parece haber tregua que posibilite un entendimiento. En un intento por poner paños fríos y acercar posiciones, el senador radical Alfredo Cornejo consiguió sentarlos en una misma mesa. Los dos dirigentes se saludaron y estuvieron en el mismo escenario el sábado pasado, pero cuando todo terminó, la grieta todavía estaba allí.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El intento del mendocino durante el acto al que convocó el exlegislador radical Fernando Valdez por el aniversario de la agrupación La Pisarello murió en la foto. Horas después, el diputado Sánchez lanzó su candidatura a gobernador. La movida pareció una respuesta a la reunión que armó el viernes último Alfaro, titular del Partido por la Justicia Social (PJS), en la que juntó al PRO tucumano y al partido CREO, del ruralista Sebastián Murga, y en la que no estuvo representado el radicalismo. En ese cónclave, se decidió avanzar hacia una interna cerrada, en contra de las recomendaciones de la mesa nacional de JxC, que sugiere como último recurso en los distritos donde no rigen las PASO una compulsa en las urnas en las que también pueda participar la ciudadanía que no tiene afiliación a ningún partido.

 

Respuesta o no, el domingo, Sánchez confirmó que aspira a la gobernación tucumana ante un importante número de jóvenes en el acto del Movimiento Boina Blanca, que cuenta con el apoyo del delegado regional del Enargas de Tucumán y Santiago del Estero, Ariel García.

 

"Sánchez es el presidente del partido porque logró la unidad para terminar con la intervención que se extendió durante los años del macrismo. Por lo tanto, como lo decidió la Convención partidaria, a través de una comisión de acción política, es nuestro candidato para vencer al peronismo el año que viene", expresó García, en diálogo con Letra P.

 

La confirmación de la candidatura de Sánchez en la capital provincial se produjo 24 horas después del espaldarazo que recibió del propio presidente del Comité Nacional de la UCR. El gobernador jujeño, Gerardo Morales, en el acto de Costa Salguero convocado para celebrar otro aniversario del triunfo de Raúl Alfonsín en 1983, lo presentó ante la dirigencia nacional boina blanca como "nuestro candidato a gobernador" y arrancó aplausos de la concurrencia.

 

La pulseada

Ante la falta de diálogo entre Alfaro y Sánchez, en los diferentes sectores de JxC analizan que solo queda el camino de las elecciones internas, siguiendo con los lineamientos de la decisión de la mesa nacional de la alianza, que el pasado 19 de septiembre instruyó un sendero para dirimir candidaturas. El documento acordado por la cúpula de la fuerza sugiere que si fracasan el consenso y el uso de encuestas imparciales, la última y tercera opción debe ser el camino de las urnas a través de una interna abierta en la que "se considerarán como electores solo a los afiliadas/os de los partidos que integren la alianza de JxC (o la denominación equivalente que tenga en cada provincia) y los ciudadanos no afiliados a ningún partido político". Esta vía cuenta con el apoyo explícito de los intendentes radicales Mariano Campero, de Yerba Buena; Sebastián Salazar, de Bella Vista, y Alejandro Molinuevo, de Concepción, quien sucedió a Sánchez en el municipio cuando el jefe de la UCR renunció para asumir su banca en el Congreso. En ese mismo sentido se expresó también la exsenadora radical Silvia Elías de Pérez. Sin embargo, la cumbre de Alfaro, Murga y el PRO empujó una compulsa cerrada.

 

Un dirigente del PJS le dijo a Letra P que, aun cuando ese espacio nació en 2016, tiene capacidad de movilización como para hacer frente a una interna y no le teme al padrón provincial de la UCR, sensiblemente superior. Se apoya en la convicción de que la estructura que construyó el alfarismo en San Miguel de Tucumán le serviría para inclinar la balanza a su favor. El radicalismo, en tanto, cree que con las tres intendencias mencionadas más el electorado independiente que no está afiliado a ningún partido político, traccionado por la imagen positiva de Sánchez en ese sector y entre jóvenes, la disputa interna quedará para el lado boina blanca.

 

En medio de la puja por las características de la eventual interna, hay escollos legales que podrían llevar este recorrido a un callejón sin salida, de no mediar el consenso. De acuerdo a la Ley de Partidos Políticos local (5454/83), de existir una interna cerrada entre dos listas, quien pierda la compulsa no puede secundar a quien triunfe e integrar la fórmula que competirá en las generales. Por lo tanto, la oposición perdería a una de sus dos figuras principales. La misma norma exige, además, que la convocatoria sea para dirimir todas las candidaturas ejecutivas, es decir, cierra el camino para que se convoque exclusivamente para los cargos máximos del Ejecutivo. 

 

Frente a este escenario, ninguno de los socios mayoritarios de JxC de Tucumán pareciera dar señales que alienten a imaginar, al menos en el corto plazo, una mesa de diálogo y consenso para conformar un reglamento ad hoc que allane las dificultades que presenta la interna y cortar de cuajo con una puja que ya comienza a preocupar a otros actores de peso en la oposición tucumana. Hace unos días, José Cano, extitular del Plan Belgrano y uno de los armadores de la candidatura presidencial de Morales, expresó su preocupación de que la mesa provincial opositora no se reúna desde marzo y pidió que se concrete un encuentro cuanto antes para definir un método rápido y eficaz para definir candidaturas. Es que restan 162 días para que venza el plazo de presentación de las listas para las elecciones provinciales en Tucumán y 194 días para que Tucumán concurra a las urnas el 14 de mayo del año que viene.