19|1|2023

Reforma previsional del Bapro: el primer round fue para la oposición

16 de noviembre de 2022

16 de noviembre de 2022

El oficialismo no logró el cuórum y se postergó el tratamiento. Pese a sus diferencias, Juntos se abroqueló para frenar los cambios propuestos por Kicillof.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) La oposición torció este miércoles en la Cámara de Diputados bonaerense la intención del Frente de Todos (FdT) de avanzar con el proyecto de reforma de la Ley 15.008, una norma sancionada durante el gobierno de María Eugenia Vidal que le quitó derechos a los jubilados y jubiladas del Banco Provincia y motivó desde entonces una ola de cautelares en la Justicia, para sostener el régimen previsional vigente hasta 2017. De todos modos, sin el cuórum para comenzar la sesión, el oficialismo bajó al recinto junto a un puñado de aliados para exponer las 41 bancas vacías de la oposición mayoritaria. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Con 42 bancas, el peronismo necesitaba otras cinco para conseguir el cuórum necesario para dar tratamiento a la iniciativa, pero sólo consiguió tres: dos del Frente de Izquierda y los Trabajadores y uno de 17 de Noviembre. De todos modos, el oficialismo bajó al recinto para exponer la ausencia de los representantes de Propuesta Republicana (PRO), la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica (CC), con la intención de hacerle pagar el costo político de no acompañar la reforma, en medio de un pedido explícito de la Suprema Corte de Justicia bonaerense de resolver cuanto antes la problemática del sistema previsional de la entidad crediticia estatal y las presiones de la Asociación Bancaria que conduce Omar Palazzo para que se retrotraiga la situación tras la decisión vidalista de elevar la edad jubilatoria y quitar el 82% móvil.

 

Aun así, el bloque que conduce el dirigente de La Cámpora César Valicenti se encontró con una sorpresa en la fallida sesión: la diputada del Movimiento Evita Patricia Cubría no asistió de manera presencial y tampoco de manera virtual, tal como lo permite el protocolo legislativo aún vigente por la pandemia. Su ausencia fue leída por algunos sectores como parte de la interna a cielo abierto que se libra entre albertistas y cristinistas a nivel nacional. Tampoco estuvo la diputada Débora Indarte, que integra el monobloque Unidad para la Victoria, después de haberse separado del bloque oficialista a principios de abril de este año. 

 

Según comentaron fuentes del oficialismo a Letra P, además del respaldo de los bloques minoritarios descriptos, el oficialismo buscó persuadir hasta último momento a los representantes del radicalismo e incluso algunos del partido amarillo que responden a los intendentes, pero se encontraron con un bloque opositor que decidió actuar sin fisuras ante el riesgo que hubiera significado dividir sus votos en el medio de una campaña electoral. “Priorizan la política a solucionar los problemas de los trabajadores y trabajadoras pasivos del Banco Provincia”, criticó una voz frentetodista.

 

De no hallarse una salida legislativa en el corto plazo, asoma un fallo de la Corte declarando inconstitucional la norma, lo que habilitaría a una multiplicación de las presentaciones judiciales existentes, con el impacto que eso conllevaría para las cuentas de la administración provincial. Estiman que, sólo con los amparos vigentes, el costo para el Estado rondaría los 38 mil millones de pesos.

 

Pese a eso, legisladores y legisladoras del PRO, sobre todo quienes responden a la línea de Vidal, salieron al unísono a cuestionar el proyecto de reforma del gobernador Axel Kicillof. A través de un comunicado, habían adelantado el miércoles pasado que se negarían a discutir “cualquier modificación política y oportunista” al régimen jubilatorio del Bapro. “No vamos a permitir que se siga insistiendo en aumentar el déficit para sostener las jubilaciones de unos pocos, imponiendo antiguas reglas de juego que hacen insostenible al sistema previsional. Así, se pone en peligro el futuro de la protección social de los propios trabajadores del banco”, recalcaron.

 

Para el gobernador bonaerense, “la Ley 15.008 fue un acto irresponsable e intempestivo del Gobierno anterior para avanzar con un ajuste contra los trabajadores del Banco Provincia, en el marco de un plan de reforma previsional, fiscal y laboral que se impulsaba a nivel nacional”. “Que vaya a hacer de halcón a otro lado, no a la Legislatura de la provincia de Buenos Aires”, apuntó Kicillof contra la interna amarilla, quizá en referencia a las diferencias que quedaron expuestas en el PRO luego de la renuncia del intendente Néstor Grindetti a la mesa de conducción del partido. En aquel entonces, había madurado un preacuerdo de modificaciones entre oficialismo, oposición y gremios, pero el ala de los halcones que conduce Mauricio Macri a nivel nacional y Cristian Ritondo a nivel bonaerense hizo valer su peso en las negociaciones e hizo caer los cambios.