24|1|2023

Quién avanza y quién retrocede en la carrera para suceder a Bordet

10 de octubre de 2022

10 de octubre de 2022

La falta de definición del gobernador suma nombres a la nutrida grilla del PJ entrerriano, aunque no todos cotizan igual.

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) Sin una figura consolidada y con la calma del gobernador Gustavo Bordet a prueba de presiones, la carrera por el Sillón de Urquiza suma más nombres en vez de depurarse en tanto avanza el tiempo. Por ahora siguen en carrera la vicegobernadora María Laura Stratta, el intendente de Concordia, Enrique Cresto, el de Paraná, Adán Bahl, el de Gualeguaychú, Martín Piaggio, y se sumó en el último tiempo con un envión por su designación nacional el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Juan José Bahillo. Además, siempre ronda el nombre de José Eduardo Lauritto.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Entre los nombres en danza, el que primereó en la cancha fue Cresto, quien renunció al Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa) para reasumir al frente de la intendencia de Concordia y desde allí disputar la gobernación. Como contó Letra P, en julio se autopostuló como candidato y dijo poner a disposición del peronismo su nominación. En el entorno de Bordet lo reconocen como el único que se lanzó a la cancha. Ahora en terreno que conoce, se mueve cómodo y podría sumar una ventaja competitiva sobre el resto, que aún no arranca a jugar.

 

La vicegobernadora Stratta, quien supo ser ficha puesta por ser de máxima confianza del gobernador, no se subió a la ola y mantuvo la quietud que predican los demás. La gestión en la provincia condiciona mucho más sus movimientos, puesto que es observada con el filtro de la responsabilidad de gestión, siempre en sintonía con el Gobierno. Mantiene una agenda atada a lo institucional sustituyendo al gobernador en más oportunidades que las que marca la tradición, con acento en temas a los que dio impulso (Ley de Paridad Integral, por ejemplo) e incorporándose a temas ligados a lo productivo y económico para intentar dar batalla en el terreno en donde parece que pueda definirse la elección. Mantiene en su discurso los temas que abordó como ministra de Desarrollo Social, durante la primera gestión de Bordet, que le valieron contactos con participes de la economía popular.

 

Bahl, que tiene la opción de repetir mandato como presidente comunal, aún no ha manifestado públicamente su intención de ser candidato a gobernador en esta ronda electoral aunque nunca ocultó su propósito de serlo en algún momento. El tiempo, un bien cada vez más escaso, dirá cuándo considera que es el momento de arriesgarse e ir por el premio mayor de la política entrerriana. Tiene para mostrar la gestión en la capital de la provincia, que supuso un ordenamiento respecto de la que comandó Sergio Varisco. En tanto, en el plano provincial fue ministro de gobierno durante los últimos meses de la última gestión de Jorge Pedro Busti y durante los ochos años de Sergio Urribarri. Es este último cargo el que le dio la oportunidad de conocer la geografía de la provincia y, lo que suele ser más importante en política, de tener contactos en las ciudades y los pueblos para que, eventualmente, le abran la  puerta. Capital que también sumó Cresto en estos años como funcionario nacional.

 

Su cercanía con el gobernador osciló aunque en los últimos tiempos construyó una relación fluida. Puede ilustrarse esto con dos fotos. La primera fue durante la tercera semana de septiembre con la titular de la Fundación Iapser y esposa del gobernador, Mariel Ávila, en virtud de la realización de obras en la una plaza de Paraná. La otra imagen fue la semana pasada, cuando el gobernador y el intendente inauguraron obras de restauración del palacio municipal. Ninguna imagen es más que una instantánea del momento ni dice lo que callan mil palabras pero, a la luz del silencio y de las crecientes especulaciones respecto de los nombres que jugarán en 2023, deben ser valoradas para predecir los movimientos de la dirigencia.

 

Las acciones de Bahillo subieron cuando fue convocado para Agricultura y su nombre se sumó a las especulaciones. El argumento: Es un peronista moderado, de buen trato con el campo, que podría enfrentar a Rogelio Frigerio. De igual modo, debe aclararse que aún no hay números de encuestas que avalen este razonamiento. Durante su gestión como ministro de la Producción maduró buen dialogo con el sector productivo y hoy, desde la Nación, se laurea como facilitador de demandas.
De Piaggio puede decirse que tiene una fluida relación Juan Grabois y que recibió hace poco a Juan Cabandié, el ministro de ambiente que se enfrentó con Bordet. Tiene un discurso anti-campo y -pro agroecología, en rigor- lo que, sumados a sus relaciones políticas, lo hacen un candidato difícil de instalar en la ciudadanía.

 

Por último, Lauritto es un nombre que estuvo muchas veces en las boletas electorales y que siempre está en danza aunque las especulaciones no se condigan con lo que marcan las encuestas, puesto que no aparece en el ranking de las preferencias, según sondeos. Sí podría ser el encargado de fortalecer la estrategia de abajo hacia arriba que, como contó Letra P, propone fortalecer la listas con candidatos fuertes en sus territorios, en este caso en Concepción del Uruguay.