19|10|2021

Todos para atrás: el Gobierno volvió a apostar a la grieta

08 de septiembre de 2021

08 de septiembre de 2021

Con la gestión anclada en la pandemia, eligió polarizar con el macrismo en el cierre de campaña bonaerense. Full vacunación, cero economía y ningún anuncio.

Montado sobre la grieta y con una férrea defensa de lo hecho durante la pandemia, el Frente de Todos (FdT)) cerró su campaña bonaerense para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del domingo. Lo hizo con un triple acto en distritos del interior gobernados por la oposición y que el oficialismo busca recuperar en 2023. Estuvieron presentes los principales líderes de la coalición de gobierno, a excepción de la vicepresidenta, Cristina Fernández, quien sí estará en el cierre nacional de este jueves en Tecnópolis. No hubo anuncios y poco se habló de economía, aunque los oradores insistieron en la promesa de un futuro de reconstrucción y generación de empleo.

 

El Frente de Todos tuvo que modificar sus planes y dejar de lado la idea de un cierre con algo más de épica peronista. El mal clima obligó a un acto con estética de pandemia. Los escenarios fueron montados en lugares cerrados donde se cumplieron los protocolos de distanciamiento y sin militancia. Los discursos del presidente Alberto Fernández; del gobernador Axel Kicillof; de los diputados Sergio Massa y Máximo Kirchner y los precandidatos Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollán estuvieron, todos, centrados en las críticas a los gobiernos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, y atravesados por las medidas que se tomaron frente a la pandemia y la vacunación, aunque cada uno sosteniendo su perfil.

 

“Para muchos, el domingo hay una votación, para mí es la mitad de mi mandato, y voy contarles qué fue para mí la mitad de ese mandato”, comenzó el Presidente en el cierre del encuentro en Mar del Plata, una de las tres ciudades, junto a Bahía Blanca y Junín, elegida para la trilogía peronista. Y recordó, antes de hacer un recorrido por su gobierno, que tuvo “solo 99 días” antes de la llegada de la pandemia.

 

“Dejaron un Estado destruido, degradaron el ministerio de Salud, había galpones con vacunas vencidas, no creían en la salud”, apuntó Fernández contra la oposición y se dijo “orgulloso” de haber salvado miles de vidas, de empresas y de trabajos. “Hay dos modelos de país, uno que piensa en ustedes y uno que piensa en ellos, por favor les pido, voten por ustedes, por el pueblo, por los Argentinos y las Argentinas”, cerró.

 

Fiel a su estilo, previamente, el gobernador dio un largo discurso donde apuntó a cada una de las acciones de los gobiernos de Macri y de Vidal. Dijo que la campaña de 2015 fue una “estafa electoral” porque no se cumplió nada de lo que se prometió y que en esta campaña están haciendo lo mismo y que por eso no quieren debatir.

 

“Empezaron por esconderlo a Macri. La que hoy preside la lista de la Capital fue la gobernadora que hizo desastre en nuestra provincial. La idea es que del gobierno de Macri y de Vidal no se hable. Cambiaron el nombre, los colores. Todo tiene un solo propósito, que el pueblo argentino, golpeado por la pandemia, tenga un olvido total de lo que nos pasó hace poquito”, descargó Kicillof. “Quieren esconder que no tienen ninguna propuesta para el futuro que no sea lo mismo que hizo, pero más rápido, más profundo y más doloroso”, insistió.

 

Fue un acto dilatado, que, pese a que se había pensado más breve, duró más de dos horas. Con una Tolosa Paz oficiando de presentadora, abrió el acto el segundo precandidato a diputado nacional por la provincia, Daniel Gollan, que se enfocó en la pandemia y auguró para Mar del Plata “la más extraordinaria temporada que se tenga memoria” gracias a la vacunación. Y prometió “llenar las urnas de votos” porque “nadie quiere ir para atrás”. Nunca más para atrás a esos cuatro años nefastos, dijo el exministro de Salud bonaerense.

 

Desde Bahía, corazón de la Sexta sección electoral, y con la misma estética de los otros dos escenario, Máximo Kirchner arrancó pidiendo un minuto de silencio por los fallecidos por covid y luego habló del “desastre económico y social de una profundidad inimaginada” que dejó el gobierno de Macri y de las dificultades que trajo la pandemia. “Hubo que empezar a construir una Argentina que había sido diezmada en su aparato sanitario y una economía destruida”, indicó. Y afirmó que ahora hay una “oportunidad”, al tiempo que pidió “abandonar la queja y participar”, una idea que viene sosteniendo en diferentes presentaciones.

 

En Junín, el presidente de la Cámara de Diputados pronunció un encendido discurso, mantuvo su perfil y habló de producción y trabajo. Se encargó una y otra vez de remarcar las diferencias con la oposición y remató: “El domingo se vota qué Congreso construimos; podrán disfrazarlo o mudarlo de un distrito a otro para disimular los fracasos, pero son los mismos que dejaron la Argentina endeudada; el domingo se juega la Argentina del trabajo y la producción contra la Argentina para pocos”.

 

Tras apuntar contra Vidal, quien dijo “no puede quedarse en la provincia porque no puede mirar a los ojos a los bonaerenses”, la primera precandidata a diputada nacional por Buenos Aires, Tolosa Paz, defendió cada una de las medidas tomadas por el Presidente durante la pandemia. “El 2020 pusimos un colchón de amortiguación para que la caída no fuera tan letal”, graficó.

 

El Frente de Todos puso toda la artillería para el acto bonaerense. Desde las diferentes localidades presenciaron los actos intendentes e intendentas, precandidatos y funcionarios provinciales y nacionales; en el escenario de Mar del Plata estuvo, además, la vicegobernadora, Verónica Magario. Algunos se quedaron con gusto a poco: “Faltó la épica”, se lamentó un dirigente bonaerense.